500-days-bus-full-of-zooey-deschanel1
  • Sex & Love

    Soltero y feliz, pero… ¡sueño con mi ex!

    Share on Facebook61Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Esta historia comienza como muchas otras, chico conoce chica. Chico está muy enamorado de su novia: vivirán juntos para siempre, se casarán y tendrán hijos si la crisis económica lo permite. Pero entonces se va todo al garete y la distancia es una mierda, y ya no es lo mismo y no estoy enamorado, me rayo y se va al carajo todo. Luego el chico se arrepiente un pelín pero bueno, como dijo un sabio: haber estudiao.

    giphy

    Luego de encontrarme durante un cierto tiempo prudencial en una fase que llamaremos “puta vida tete”, conseguí salir de mi autocompadecimiento y pensar que bueno, que si en verdad había estado cuatro añazos con una chavala tan increíble pues igual resulta que yo tampoco estoy tan mal.

    Así que aprovechando que volvía a la ciudad por todo lo grande, regresé al mercado y me puse bien grande la etiqueta de solterito con ganas de comerse el mundo y lo que se ponga por delante. Desdeñé a pesar de los consejos de ciertos colegas de utilizar las archiconocidas nuevas redes sociales de ligoteo, y utilicé la técnica un poco más clásica, lenta pero a mí entender más efectiva de salir con amigos, ampliar círculos y oye “preséntame a tu amiga que es muy simpática”. Ya me entienden, que uno no tiene edad para andar con tonterías. Por cierto, sí, es posible conocer gente así y cómo una de mis mayores tácticas de ligue son mi presencia, mi parla y mis habilidades en la cocina (para un estadio un poco más avanzado, obviamente), pues la verdad es que veo que quizá eso de Tinder y sucedáneos no va conmigo.

    En fin, al poco tiempo empecé a recoger los frutos de la cosecha, y me vi envuelto en ligoteos varios, a tontear por whatsapp con alguna que otra muchacha, tomar unas cuantas cervezas, y finalmente invitándolas a cenar una buena pasta a mi casa con postre sorpresa. En ésta época coseché muchos éxitos y algunos fracasos, pero la cosa estaba clara: tras cuatro años en pareja quería darle a mis caderas un poco de alegría, es decir, quería pocos compromisos. Cierto es que tampoco me gusta pegar un polvo y si luego te he visto no me acuerdo, me gusta conectar con la gente, escuchar sus historias, incluso encariñarme, pero dada mi condición de extrema inestabilidad (básicamente que no sé dónde acabaré en pocos meses, si en mi ciudad actual, en Madrid, Barcelona o Pekín) me veo totalmente incapaz de comprometerme con nadie. Es por ésta razón que ahora mismo voy de flor en flor sin pensar demasiado qué vendrá después. Y estoy disfrutando como loco ésta época de soltería, no sólo evidentemente dándome algún que otro buen revolcón e intercambiando algunas frases y fotos picantes a través del móvil, sino además estoy conociendo muchísima gente interesante y haciendo lo que realmente me gusta: escribir, ir a conciertos, hacer deporte, hacer nuevos amigos, etc.tenor

    La historia podría quedar así, hombre soltero y feliz pasa página, pero claro, al final las historias no suelen ser tan simples y bonitas. Y lo próximo que me ocurrió me iba a dejar totalmente desencajado.

    Una noche, ocurrió algo inesperado,  aquella chica morena a la que besaba sin parar me producía un dejà vu constante, pasé mis dedos por su cabello y su sedosidad reverberó en mi mente, por último busqué ansiadamente con mis manos sus curvas y en ese preciso instante pensé: “este cuerpo lo he recorrido muchas veces, lo conozco demasiado bien”, su tacto y su perfume era familiar, y por último volví la vista a su mirada, a aquellos grandes ojos oscuros, y entonces sentí como si perdiera el equilibrio y cayera de un precipicio, el vértigo se apoderó de mi cuerpo y cuando pareció que tocaba fondo…

    Desperté

    Mierda.

    Acababa de tener un sueño erótico con mi ex.Especially-when-you-see-stuff-like-nuzzle

    La mezcla de sensaciones no podía ser más contraproducente, estaba entre cachondo y realmente triste, con la “bandera” enhiesta y tratando de dilucidar qué demonios había ocurrido. Y aquí es donde la cosa se puso seria porque empezó a invadirme unos sentimientos terribles y que me dieron ganas de llorar: extrañeza, nostalgia, ¿amor? Definitivamente no, pero desde éste momento no me pude sacar esas imágenes de mi cabeza. Se me empezaron a agolpar preguntas en mi cabeza sin orden ni sentido.

    Lo peor es que la cosa no quedó ahí, los sueños eróticos continuaron, ganaron en intensidad, e incluso empezaron los sueños más “perturbadores”, en los que yo hacía vida feliz de pareja con mi exnovia. ¿Pero qué coño? Los sueños sexuales se intercalaron con los idílicos de una vida en pareja que pudo haber sido y el destino truncó.

    Yo puedo controlar mis pensamientos durante el día, puedo despejarme de cualquier forma, salir a correr, tomarme unas copas con mis amigos, tontear con alguna de mis follamigas, pero por la noche no había escapatoria, los sueños me acorralaban y siempre me llevaban al mismo callejón. A imaginarme a mí y a mi exnovia desnudos reviviendo ese sexo tan jodidamente bueno que teníamos. A despertarme con una sensación de culpabilidad.500-days-of-summer-500-days-of-summer-14555105-500-213

    La cuestión llegó hasta el punto que un día no soñé con mi ex novia, sino que nada menos que con… ¡su señora madre! La cual me aleccionaba sobre la vida y me contaba cómo su hija ahora era plenamente feliz y tenía un nuevo estupendo novio que no era yo (¡por supuesto!). En ése momento sentí como si el mismísimo Stallone me golpeara mil veces con sus puños en el estómago. Sin embargo, lo más surrealista no acabó ahí ya que la madre de mi ex novia se despidió apresuradamente, se convirtió en perro y se fue como si tal cosa (si, en el mundo de los sueños todo es posible, no me pareció nada extraño). En fin, Freud se estará partiendo la caja en su tumba. Y si aún no te parece graciosa la cuestión, cuando desperté los primeros dos pensamientos que tuve fueron: 1) no, mi exsuegra no es capaz de convertirse en perro y 2) nah, mi ex no tiene novio… je je je, o sí… Mierda.

    Ahora no sé qué hacer. A veces siento que quiero vivirte más que soñarte, y me siento estúpido, un bufón. No sé cómo sacarte de mi cabeza, juro que mis días los ocupan otros pensamientos y otras mujeres, pero cuando cae la noche, apareces y le das la vuelta a mi vida completamente, sacudes todos mis esquemas y me haces volver la mirada al pasado con anhelo.tumblr_niu58sCDt81rx3q30o1_500

    Sé que esto es una fase y pasará tarde o temprano, pero te extraño tanto, joder, mis sueños lo gritan, y cuando despierto necesito seguir besándote y acariciándote. Quiero que salgas de mi cabeza, pues llenas mis noches de alegría, mis mañanas de tristeza y mis días de dudas.

    A veces me despierto y me entran ganas irrefrenables de hablar con ella, de saludarla, de preguntarle cómo está. Pero sé que no debo hacerlo.

    Y ahora éste es el momento en el que podéis contarme si habéis vivido esta situación, qué se os pasó por la cabeza, y por supuesto, qué me aconsejáis ¿voy pidiendo cita con el psicólogo?tumblr_o1hgkd2IPt1to8zhoo1_400

    Menos mal que al menos, tal como dijo un sabio, que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

    Fdo: Juanaco.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login