trainwreck-amy-schumer-bill-hader
  • Sex & Love

    Y si te enamoras, ¿qué?

    Share on Facebook1,162Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Buscamos mil maneras de no enamorarnos. Mil.

    Nos hacemos los difíciles. Los duros. Los inaccesibles. Nos disfrazamos de presas en un juego de cacería y corremos rápido, no vaya a ser que nos encuentren, que nos disparen. La presa juega el papel de huir. Los guardamos en el móvil con apodos divertidos para despersonalizarlos y que así no sean Juan, ni Pedro, ni David; sino El de Cuenca, el Creativo, el Lavadoras. Contestamos tarde a los mensajes calculando el tiempo preciso que debemos dejar pasar para que no se note ni un pelín que el corazón nos dio un vuelco cuando apareció su nombre en nuestra pantalla.

    Porque el corazón nos da vuelcos. Porque queremos, pero nos empeñamos en no querer.

    Salimos con otros. Salimos con varios. Fragmentamos el cariño porque un cariño, así, chiquito, jamás se podrá enamorar. Nos llamamos a nosotros mismos “imán de idiotas”, le achacamos el fracaso al resto, nos reímos de nuestra mala suerte en el amor. Mostramos sólo partes de quienes somos y ocultamos nuestros pedazos importantes, convirtiéndonos así en criaturas misteriosas y secretas. Elevamos muros. Cavamos zanjas. Tiramos abajo todos los puentes. Decimos que NO a las invitaciones y desaparecemos por horas, días, no vaya a ser que piense que –¡el horror!– estoy pensando en él.

    Nos fijamos en todo aquello que no nos gusta. Le achacamos un montón de cosas incorrectas. Que no me gusta su pelo. Que no me gustan sus hombros. Que no me gustan sus uñas. Que no me gusta que use el emoji del gato con ojos de corazón cuando no es el momento apropiado para usar el emoji de gato con ojos de corazón. Nos ahorramos los halagos con él pero nos deshacemos en halagos con los demás. Nos empeñamos en fijar límites temporales y decimos que “esto” durará sólo un mes, un verano, una temporada.

    Nos empeñamos en llamarlo “esto”. Nada más.

    Buscamos no enamorarnos. No querer. No queremos querer porque, luego de haber querido (y de haber fallado) es tan cómodo pensar que todo siempre saldrá mal, pésimo, horrorosísimo. Que nos podemos ir a la mierda. Que nos pueden matar. Que nos podemos morir.
    Pero y si te enamoras, ¿qué?
    Cabe la posibilidad de que las cosas salgan bien.
    Y también cabe la posibilidad de que las cosas salgan mal.
    Pero qué más da.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Mariella Villanueva

    (Lima, 1980) Escribo porque me permite abrir una puerta o cerrarla para siempre. Escribo porque es más barato que ir al psiquiatra. Escribo porque no sé, y quiero saber. Escribo para perder los escrúpulos y gritar cosas que yo nunca gritaría. Escribo porque cuando escribo miento y cuando miento, digo la verdad. Escribo porque escribir es una forma de nostalgia. Escribo porque no sé hacer nada más.

    

    Login