SUPERFICIALIDAD Y MALOS ROLLOS

Posted In: Love

  • Harta on #95198

    Hola a todas. Y a todos.

    Hace tiempo escribí un post acerca de las decepciones que hombres y mujeres me han brindado durante mucho tiempo. Actualmente, sigo concediendo oportunidades (me las doy yo) pero ya me he vuelto un poquito más selectiva y, a la mínima cosa rara que veo, me alejo. Y sí, la fauna sigue siendo la misma: chicos y chicas que sólo quieren follar, que mienten, que te enredan, que no saben lo que quieren y que no se preocupan por dar placer ajeno. Admito que he conocido a chicas muy interesantes por cuestiones de trabajo, y tanto, que las conservo como amistades, pero de las buenas, y así lo están demostrando desde hace ya mucho: no habrá surgido amor, pero al menos, hay mucho cariño y buen rollo.

    Pues la cosa es que me apetecía desahogarme, quisiera hablar de lo que me ocurrió antes de la depresión y la ansiedad que padecí a raíz de una ruptura chunga, más que nada, porque el pasado siempre vuelve, y lo peor, es que me persigue, aunque yo intente esquivarlo.

    Al año de romper con mi pareja, conocí a una muchacha a través de una red social por motivos laborales, a través de compañeros de trabajo y eso; naturalmente, yo estaba en proceso de recuperación y no me apetecía, de momento, empezar algo, pero esta chica empezó a mostrar mucho interés en mí, y yo pensé que por qué no, si vamos despacio claro. Durante unos meses, después de intercambios de mensajes y demás, decidimos quedar: resultado, que aunque nos habíamos visto en fotos y tal, en persona pues… yo no le gusté, y ella a mí fifty fifty, físicamente imponente, pero había algo en ella que no me enganchaba. Cuando regresó a su ciudad, porque es de fuera, empecé a notarla distante y cuando percibí que ya no me cogía el teléfono ni contestaba tan ampliamente mis mensajes, pensé que no le interesaba: efectivamente, me fue sincera, me dijo claramente que yo no era su tipo, y que no me hiciera ilusiones, aunque sí reconocía que le dio un poco de miedo el encuentro porque sintió cierta conexión. En ese momento, tenía dos alternativas: o mostrarme tal y como soy, esto es, ofrecer lo mejor de mí para que sepa que soy algo más que un cuerpo, o pasar del tema. Maldita sea el día en el que decidí lo primero. Pues, a partir de ahí, empecé a soltarme un poco más, normalmente solemos ser reservados con la gente que nos conocemos, pero como la chica me gustaba, pues me di una oportunidad, y ella empezó a notar ese cambio y la noté mucho más receptiva. Invertí mi tiempo, incluso mi dinero, en vernos a menudo, salir, hacer cosas entre ambas… y ella encantada de la vida. Claro que, como no existía una especie de acuerdo que delimitara que tipo de relación teníamos, sólo amigas que se están conociendo un poco más, ella y yo éramos libres de conocer a otras personas… y eso fue una de las cosas que menos me gustaron, esto es, cuando estoy conociendo a alguien, por pragmatismo, me centro en ese alguien… pero ella se estaba viendo con tres chicos, hablaba pestes de ellos… pero cai en la cuenta de que lo que ella misma criticaba era lo mismo que ella hacia (los acusaba de que mientras estaban con ella también estaban con otras… y ella hacia exactamente lo mismo). Hasta conoció a una chica con la que acabó malamente porque, según la versión de sus hechos, se había enamorado de ella, ella quería mantener la amistad y tuvo que distanciarse… a mí no me gustó esta actitud, más es libre porque no hay nada entre ambas…

    Pasaba el tiempo, y la pesadilla comienza cuando noto que, aunque ella me sigue etiquetando como amiga, tiene ciertas actitudes de control con respecto a mí: me insinuaba que cambiara de estilo, que me quería regalar ropa más moderna, me halagaba cuando adelgazaba, tenía que estar a ciertas horas y a cierto tiempo pendiente del teléfono y demás, que le pasara fotos mías de cuando me arreglo y demás (cuando salgo de higas a brevas me pongo muy elegante)… Era como si quisiera modelarme a su gusto, y yo, naturalmente, me negué, porque lo dicho: ni tengo que agradar a nadie porque yo soy como soy, y si no soy tu tipo, no pretendas cambiarme para convertirme en la mujer que quieres tener a tu lado y a la que retienes. No le di importancia al principio, pero ahora que lo pienso…

    Y lo peor: por cualquier tontería, ella discutía conmigo… y yo pensaba… estas discusiones son propias de pareja, y si no somos pareja, ¿a qué vienen estas peleas? Discusiones por celos, celos que, repito, no deberían de existir porque en ese momento éramos amigas. Nada más… y acaparandome el cien por cien del tiempo. ¿A qué jugaba?

    Luego llegó el desencanto… no podía enamorarme de una mujer así. Ella siguió en su plan “somos amigas, pero te retengo por si no encuentro algo mejor”… y creando falsas expectativas, y decidí, después de acusarme de cosas que no hice contra ella, cortar la relación de amistad, pero no la profesional.

    Con su tremenda habilidad para joder la vida ajena, ha conseguido ponerme en contra de todos los amigos en común porque yo “la estaba manipulando” y demás argumentos que me dan hasta vergüenza… les soltaba a sus colegas que estaba enamorada de mí y que la había rechazado… pero… si era ella la que no quería tener nada conmigo y me tenía de amiga, y luego, antes de cortar la relación con ella, me confesó que estaba enamorada desde hacia años de un colega casado y con hijos. ¿En qué quedamos? Malos rollos los justos, y ella consiguió revolver mi conciencia en cuestión de segundos: la mandé a la mierda, la bloqueé de todas las redes y hasta he bloqueado su número de teléfono.

    En la última discusión innecesaria que tuvimos me soltó así, esta fresca: “no podemos tener nada tú y yo serio porque no me gustas”. Ah, no te gusto pero bien que has estado detrás de mí para tener atención constante… y las falsas expectativas, lo dicho… prometerme de manera indirecta cosas… meterme en su casa… presentarme a sus amigos… a su familia… Su estrategia era dar falsas expectativas para que estuvieras alrededor de ella, como las moscas a la mierda. Y yo me cansé. Por fortuna, me topé con la chica con la que pretendía algo y… efectivamente, la versión era completamente distinta.

    Y luego vino lo que conté hace tiempo en el otro post. Años de soledad por una depresión jodida y que, por suerte, ya me he recuperado.

    El asunto es que ella ha vuelto… sí, ha vuelto. Y por la puerta de atrás. Aunque le retiré la palabra porque me ha acusado de cosas muy graves incluso, se arrepiente de todo porque, atención, ahora se da cuenta de que siempre me quiso y de que tenía miedo de aceptar sus propios sentimientos.

    Y ahora estoy bastante jodida, porque yo no quiero saber nada de ella, pero ella no va a parar hasta que me arranque una palabra, un gesto, todo aquello que le ofrecí en su momento porque yo no soy el prototipo de su mujer ideal… pero al verse sin nada, al pensar que yo podría volver a darle todo aquello que le hace falta… pero claro… los amigos en común… el trabajo de por medio… sí, por desgracia, la han trasladado a mi centro y la veo a menudo… ella intenta llamar mi atención pero yo paso. De momento, no ha pasado nada fuera de lo normal, pero sé que le suelta indirectas a los compañeros sobre mí y mi pasotismo con ella, pero conociéndola, esta es capaz de joderme la vida.

    ¿Sabéis? Estoy tan harta de este tipo de gente, porque no será la última que entre así… que no sé qué hacer, esto es, tengo varias opciones: hablar con ella y decirle que me olvide, en plan ultimatum, hablar con mis amigos en común para ofrecerles la versión de los hechos que motivaron la ruptura y así que ellos le hagan comprender que no quiero tratar con ella, cambiar de puesto de trabajo para no tenerla cerca porque una persona tóxica la quiero bien lejos, y porque tengo esa opción, por suerte… no sé, no sé.

    Me temo que tengo que tomar una decisión rápida: no quiero cambiar de puesto, aunque en el otro que me ofrecen gano más, mi puesto actual me encanta; hablar con los amigos para remover la mierda del pasado no sé si servirá, y tampoco sé si hablar con ella servirá de algo porque su técnica es precisamente echar mierda cuando no consigue lo que quiere…

    Gracias por la parrafada… pero necesito saber opiniones…

    Respuesta
Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Respuesta a: SUPERFICIALIDAD Y MALOS ROLLOS
Tu información:






Login