D
  • Vida sana

    Fitcocho fácil de plátano y avena

    Share on Facebook49Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    A ver lo sé, soy la loca del plátano. Es algo así, como el fondo de armario de la repostería sana, de verdad, no sé que haría sin él. Combina genial, da una textura estupenda, como aglutinante o edulcorante no tiene rival, y lo mejor, es que justo cuando está pocho y nadie tiene intención de comérselo al pobre, es justo su mejor momento. ¡No me digáis que no es la bomba de fruta!

    Ya os he colgado por ahí varias recetas con plátano, si no recuerdo mal, unas bolitas express y unas tortitas. Así que como no hay dos sin tres, se me ha ocurrido terminar el trío con un fitbizcocho. A pesar de que no es una receta TAN TIRADA como las otras dos, no necesita casi ingredientes y no tiene ninguna complicación. Así que si sois tan fans del plátano como yo, esta receta os va a gustar.

    2017-05-03 22.02.23

    Necesitaremos:

    – 2 plátanos pochos (cuanto más pochos mejor)

    – 2 vasitos (formato yogur) de harina de avena. Yo uso una de Max protein con sabor a Donut o a Cream cookies, pero podéis usar la que queráis, de hecho, si no queréis comprar la harina de avena con sabor, con los mismos granos de avena que venden ya casi en todas partes, los podéis triturar hasta que queden en textura de harina.

    – Edulcorante (opcional)

    – 2 quesos 0% batidos pequeños

    – 1 huevo

    – 5 claras

    – Canela al gusto

    – 1 sobre de levadura en polvo

    Nota: Podéis añadirle los extras que queráis, yo para esta receta lo he hecho sin nada porque suelo fundirle una onza de chocolate negro con stevia por encima (babas), pero podemos rellenarlo de nueces o pepitas de chocolate negro edulcorado.

    Elaboración:

    – Precalentamos el horno a 200 grados.

    – En un vaso de batidora (o thermomix velocidad 3,5,7) mezclamos todos los ingredientes, hasta que quede una masa homogénea.

    – Vertemos la mezcla en un molde de silicona apto para horno.

    – Horneamos 30/35 minutos. Comprobamos, pasado ese tiempo, pinchando con una varilla para ver si la mezcla está ya hecha.

    – Cuando la varilla salga limpia, retiramos y dejamos reposar.

    – ¡Y a comer!

    2017-05-03 22.02.10

     

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Ana López

    Interiorista y escenógrafa por amor al arte. Considero que la gente a la que no le gusta comer no es de fiar. Adicta a las cosas bonitas, a mis perros y a la tortilla de patata de mi madre. Instagram: @curiositykilledthecat

    

    Login