destacada
  • Vida sana

    ¡Tú vas al gimnasio para follar!

    Share on Facebook218Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    —Es por estar sano, ¿sabes?

    Jorge abre los Risketos tamaño XL mientras se sienta en el respaldo del banco. A sus pies la bolsa de deporte. Saliendo del metro me lo he encontrado en el parque de al lado de casa.

    —Y todos deberíamos hacer lo mismo. No sólo por lo bien que sienta, coño. Por salud y por auto estima, ¡por todo!

    Vuelca medio contenido del paquete de aperitivo naranja en su boca. Unas migas caen sobre su pecho musculado. Joder. ¡Si es que tiene más escote que yo y soy una tía! Desde que se quedó en paro, ha estado yendo a menudo al gimnasio y su cuerpo ha cambiado. Nada que ver con el chico rellenito que era cuando le conocí en el instituto.

    patatasfritas_rev

    —Deberías hacer más deporte, vente un día conmigo– dice con la boca llena mirándome de arriba abajo.

    —Pero si yo ya hago ejercicio

    —No. Andar 2 o 3 veces a la semana no es ejercicio. Me refiero a machacarse de verdad. Verías que cuerpazo se te pondría en unos meses.

    Para mi, ha sido un día largo en el trabajo. Nada de lo que he hecho ha parecido gustar al jefe, pese a seguir sus instrucciones al pie de la letra (lo habré entendido mal, ¡qué tonta!). Lo que menos me apetece es escuchar el sermón de Jorge. Eso suele tocar los sábados noche, tras varios cubatas.

    notagain_rev

    — ¿Ah sí? Dime, ¿por qué hacer deporte es tan bueno?

    — Joder, pues por salud. Y por autoestima. Estar gordo no es atractivo y nos guste o no, el físico es muy importante en nuestra sociedad.

    Termina de vaciar la bolsa apurándola hasta la última miga en su boca. Hace una bola con el plástico y la encesta en una papelera cercana. De su mochila saca un paquete de Donetes. Me ofrece, pero niego con la cabeza.

    — Pues qué quieres que te diga. Me parece una mierda una sociedad donde lo más importante sea estar bueno o buena. Que se enseñe que hay que matarse de cualquier manera, para poder conseguirlo. ¿Y por qué no se enseña a leer más? ¿A aprender a escribir mejor? ¿O a hablar adecuadamente?

    — Joder, pues porque son cosas secundarias. La primera impresión que tienes de una persona es por su aspecto y su físico – coge un donut con la mano.

    what

    — ¿Cómo que son secundarias? Tú ahora mismo estás hablando. Y escribir, escribes a diario a través de internet, por ejemplo.

    — Si, pero tú vas a ver antes a una persona que a hablar con ella o leer cómo escribe. Mírame a mí: desde que estoy así de mazado, he tenido más entrevistas de trabajo y ligado con muchas más chicas que cuando no lo era. ¡Es el efecto gimnasio! ¡Anímate! ¡Funciona!

    Es como hablarle a una pared. Suspiro desalentada mientras aparto la mirada de su cara y me fijo en su mano. Se ha terminado el paquete de bollería. Noto como me sube la bilis a borbotones.

    — Pero… Tú a mi no me engañas. ¡Tú vas al gimnasio para follar!

    — ¿Cómo?

    — No me vendas el rollo de la salud cuando comes mierda a diario. Que nos conocemos desde hace muchos años y siempre igual. Me dices que tendría que ir más al gimnasio, pese a que yo sí que como bien y hago ejercicio moderado. ¿Cuál es tu verdadera razón? ¿Hacer deporte para estar buenísimo/a? ¿Y para que haya más gente que me quiera follar, como te ha pasado a ti?

    fuckyou

    Jorge me miraba boquiabierto comisuras manchadas de chocolate.

    — Joder, no te pongas así, no iba a malas.

    — Pues no te ofendas si a partir de ahora cuando te vea, te aconsejo ir más a menudo a la biblioteca. Quizás así aprendes de una puta vez a no confundir “A ver” con “haber”. Y si lo consigues, voy contigo al gimnasio encantada. Pero por mi. No por ti.

    — Eh.. Bueno. Vale, tranquila. No te enfades.

    Veo en su gesto nervioso al Jorge entrado en kilos de hace unos años. Durante un segundo me remuerde haber sido tan tajante con él. Pero lo sucede una sensación de triunfo. Me despido sin obtener respuesta y vuelvo a casa sonriendo.

    thatsright

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Amanda Vázquez

    Me gustan las ilustraciones, los libros y los cómics. Tanto que hasta hago los míos propios. Soy amante de la buena cocina y las cosas bonitas. Vivo feliz al lado del mar, bajo el sol.

    

    Login