glass of green smoothie
  • Vida sana

    Batidos detox: cómo incluirlos en tu dieta sin morir en el intento

    Share on Facebook88Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Estoy segura no, es que pongo la mano en el fuego y no me quemo cual Daenerys de la Tormenta si digo que todas hemos visto, nos hemos planteado e incluso hemos probado los famosos batidos detox de los que las celebrities hablan maravillas. Las revistas del famoseo nos los venden como la piedra filosofal del adelgazamiento y se atreven a adjudicar cualidades tales como “he perdido diez kilos después del embarazo gracias a los batidos”, y yo ya os digo ahora que nanai. ¿Que se pueden perder diez kilos? Bueno, si te pasas siete días ingiriendo sólo lo que sale de un termo pues mira, igual la báscula te da una alegría puntual, pero pocas cosas habrá más perjudiciales y dañinas que estas locuras temporales que al final no nos sirven de nada.

    Os explico, yo estoy muy a favor de los batidos detox, los batidos verdes, azules, violetas y todo lo que queráis, siempre y cuando se tomen como se deban tomar y se sepa que no son milagrosos, por eso en este post os voy a hablar de los beneficios que tienen estas bebidas y cómo incluirlas en nuestras dietas (ojo, dieta en el sentido de comida diaria, no me vengáis ahora diciendo que os obligo a adelgazar ni nada que nos conocemos, ¿eh?) de forma sana y saludable, sin tonterías.

    Batido de remolacha y zanahoria de champagneinmyboots.com

    Empecemos con un poco de medicina básica: cuando nos hacemos un corte nuestro cuerpo reacciona para evitar infecciones bloqueando la herida, cuando comemos algo en mal estado lo vomitamos, así que, ¿qué necesidad tendríamos de marcarnos tres, cuatro o a saber cuántos días de “purificación” o “desintoxicación” para limpiar el cuerpo de los excesos? Efectivamente, ninguna. ¿Va a funcionar mejor el sirope de arce que nuestros propios riñones? Pues no. Y de hecho es al contrario, creer que podemos compensar días de comidas ingentes haciendo una limpieza a base de zumitos varios no sólo es absurdo, sino poco recomendable, ya que estaríamos sometiendo a nuestro cuerpo a un estado hipocalórico extremo que no haría más que empeorar si además hacemos deporte.
    No os creáis nunca a nada ni a nadie que os diga que adelgazó 15kg en sólo diez días a base de piña y té, o a la revista que proclama a los cuatro vientos que Gwyneth Paltrow está espectacular desde que toma sus batidos verdes varias veces al día en lugar de comer comida normal. Todo es mentira. La gente que adelgaza cuando prácticamente ayuna durante un periodo corto de tiempo lo vuelve a recuperar en la mitad de tiempo e incluso lo dobla, y los famosos salen estupendos en las revistas porque además de todo un séquito de maquilladores, estilistas, peluqueros y esteticistas también tienen expertos en Photoshop. Para vivir de forma sana, ya no digo ni para adelgazar, hay que ser constantes, tener paciencia y mucha fuerza de voluntad. No es algo fácil, y deberíais desconfiar de todo lo que os diga que pasar de una 48 a 36 es tan fácil como chasquear los dedos.

    Y ahora diréis, “pues chica, yo ya no quiero que me cuentes nada de los batidos porque me estás diciendo que son una mierda”, y yo os respondo sí y no. Son una mierda y una opción mala si buscáis que sean sustitutivos y por ejemplo en lugar de tomar una comida y una cena equilibradas beber dos batiditos, pero sí que pueden ser una buena idea si se toman como complementos.

    green-detox-smoothie

    Batido de col rizada, fresas y grosellas de pattynguyen.wordpress.com

    Cuando hablamos de un batido detox nos referimos a un variado de frutas y verduras que, bien preparado, puede ser perfecto para tomar después de una caminata o de una sesión de running ligera. También sería una opción estupenda para tomar a media mañana o a media tarde junto con un yogur o una barrita energética casera. ¿Por qué? Porque según los ingredientes que escojamos le estamos dando al cuerpo una dosis extra de vitaminas, fibras vegetales, minerales y hierro que son diuréticas y nos ayudan a facilitar las digestiones y a llegar con menos hambre a todas las comidas, por lo que además tendríamos un mejor rendimiento a lo largo del día y, al tomar un batido, no estaríamos comiendo cosas peores como patatas fritas, bollería industrial, etc. Esto siempre y cuando se haga combinado con una dieta equilibrada que incluya carnes, pescados, lácteos (vegetales o animales, eso es una elección personal), verduras y hortalizas.

    2012-09-18-1024x614

    Batido de pepino, fresas, col y leche de almendras de ambitiouskitchen.com

    En esto de los batidos lo mejor para encontrar una combinación de sabores buena es guiarnos por nuestros gustos dentro de una base. Si queremos empezar a tomarlos para, por ejemplo, acostumbrarnos a tomar más verduras y hortalizas, podemos partir de una base con vegetales que no tengan demasiado sabor y luego ir ampliando. Yo suelo usar como base cosas del tipo espinacas o lechuga, que tienen un sabor bastante neutro (al menos para mí) y me encantan. Como soy muy de cítricos, mi combinación ganadora y la que suelo preparar lleva espinacas, naranja, pomelo, mango y zanahoria, todo bien triturado con un poco de miel y agua. Si os va más el dulce, podéis mezclar plátano, manzana y naranja con lechuga y leche de coco o de avena, por ejemplo. Básicamente se trata de pensar cuál es vuestro zumo favorito y a él añadirle alguna verdura, o hierba de trigo, para obtener un batido detox, pero siempre tomándolo con cabeza y como complemento a una dieta equilibrada, nunca usándolo para saltarnos comidas.

    Es innegable que ingerir frutas y verduras y sano y saludable siempre que se haga con cabeza, así que desde aquí os animo a probar estos batidos siguiendo nuestras pautas. ¿Los habéis probado alguna vez? ¿Qué soléis combinar para que esté bien rico?

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Romina

    Me gustan las regalices rojas, los Cheetos Pandilla y el Guitar Hero. Soy la dueña y señora de un gastroblog chachi y muy molón llamado Lemon and Tangerine y no concibo una vida sin Nutella.

    

    Login