gordos donuts
  • Vida sana

    ¿De verdad sigues pensando que todos los gordos lo son por comer Donuts?

    Share on Facebook1,403Tweet about this on TwitterEmail this to someone
    Desde que fundé WeLoversize hace ya casi 3 años junto a Rebeca, he aprendido muchísimo sobre moda para tallas grandes, belleza y ojo al dato, sobre psicología y nutrición.
    Es curioso (y triste) ver como a día de hoy gran parte de la sociedad cree que el sobrepeso es igual a dejadez, vagancia y glotonería. Nos llegan mensajes diariamente atacando nuestra escasa fuerza de voluntad y enviándonos directamente al gimnasio dando por hecho que nosotras, por el mero hecho de lucir michelines,  no nos movemos del sofá. Lo que no sabe esa gente es que detrás de cada persona hay una historia que requiere de una solución diferente en cada caso. Tampoco saben que ese odio indiscriminado hacia la gente que tiene unos kg de más se llama gordofobia y es uno de los grandes males de nuestros días. 
    1FGbellyfat
    Sí, hay gordos que comen chuches a dos manos y engullen como si no hubiera un mañana. Pero es que también hay gordos que comen como cualquier delgado pero sufren de metabolismo lento, de genética puñetera o de alguna enfermedad que les complica eso de adelgazar. Los hay que por su trabajo llevan vida sedentaria o a los que una lesión apartó del deporte. Y como yo, también existimos los que asociamos nuestro estado de ánimo a la comida y padecemos de trastornos alimenticios más allá de la anorexia.
    ¿Quién sabe realmente los demonios contra los que lucha cada uno, el metabolismo que ha heredado o sus circunstancias personales? Nadie, y sin embargo el gordo sigue siendo el blanco fácil a la hora de insultar, el objetivo perfecto para quien quiere humillar.
    En el mundo que nos ha tocado vivir todo gira entorno a la comida pero de una forma muy hipócrita. Nos pasamos el día comiendo para celebrar y socializar, pero allá tú que la hamburguesa que acabas de subir a Instagram se te note luego en un botón más de cinturón. Comemos para integrarnos en sociedad, y es luego es ésta misma la que nos margina por salirnos del canon establecido. Puro postureo, pura hipocresía.
    food-on-instagram
    A los gordos se nos juzga y criminaliza por nuestra apariencia, alegando que ‘es por nuestra salud física’, pero en ningún momento el que critica y ridiculiza se para a pensar en esa gente que lleva toda la vida intentando adelgazar pero por unos motivos u otros no lo ha conseguido. En toda la frustración que eso genera y cómo va minando nuestra autoestima, imposibilitando así cualquier probabilidad de éxito a la hora de emprender de nuevo unos hábitos saludables. La salud mental en estos casos es la eterna olvidada y es que machacando a los gordos por estarlo no se consigue que adelgacen, yo diría más bien que todo lo contrario.
    Es la pescadilla que se muerde la cola. Nos machacan con imágenes inalcanzables y la idea de estar delgado como única via para ser feliz. Nos incitan a estar flacos pero lo hacen siempre desde el odio hacia nuestro cuerpo imperfecto. ‘Cambia, porque así no estás bien, porque así nadie te va a querer’. Nos atraviesan el cerebro con mensajes negativos que solo generan más angustia que a su vez se traduce en muchas ocasiones en atracones involuntarios. La presión social destruye nuestra relación sana con la comida y nos acaba convirtiendo en esclavos, gordos o delgados, pero esclavos.
    Si algo he aprendido en estos años al mando de WeLoversize es que cada persona es un mundo y que muy pocos se ponen en la piel de esa chica que sufre más por la presión social de ser gorda que por la realidad de estarlo. Y es que a la mayoría nos pesan más los miedos que nuestras carnes. Vivimos en un mundo que nos enseña a obedecer y encajar, en vez de mirar hacia nuestro interior y que penaliza con la exclusión todo lo que se atreve a desafiar las normas.  Como decimos en el libro, lo fácil y lo que todos los desconocidos hacen, es mandarnos a un gimnasio o a un endocrino, pero a muy pocos se les ha ocurrido hasta ahora que quizás nuestros problemas tengan una mejor solución (o un complemento maravilloso) en la consulta de un psicólogo. El paso definitivo debería ser conseguir evolucionar de un ‘No me gusta mi cuerpo, por eso quiero adelgazar’ a un ‘Me quiero tanto, que quiero lo mejor para mi y para mi cuerpo y eso implica perder unos kg’. Un paso aparentemente obvio y sin embargo tan difícil de dar en esta sociedad sometida a la industria que nos quiere delgados y cuanto más rápido mejor. Abocándonos así a dietas milagro, efectos rebote de escándalo y trastornos varios.
    Deja de odiar tu cuerpo para empezar a cuidarlo

    Deja de odiar tu cuerpo para empezar a cuidarlo

    La filosofía WeLoversize se pasa por el forro el qué dirán y promueve otros valores diferentes a los que nos intenta inculcar esta sociedad que nos machaca. Hay que enseñar a la gente a quererse ya sea con una talla 36 o una 52. Porque cuando uno consigue alcanzar esa meta del amor propio, estará capacitado para tomar mejores decisiones y tendrá la energía suficiente para enfrentarse a todo lo que le propongan. Disfruta de lo que tienes mientras trabajas por lo que quieres <3

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Elena Devesa

    Periodista del 84. Coleccionista de todo aquello digno de coleccionar. Felizmente rodeada de música, moda y libros, muchos libros. Adicta a la actualidad y experta en adelantarse a los acontecimientos.

    • Ana G. Ruiz

      Gracias por textos como este y sobre todo por vuestro libro. No sabeis cuanto me habéis ayudado!!

    • http://blog.sandglasspatrol.com/ JoseM-SGP

      Gordo, seboso, lipiditos, toci, tocino… más las infinitas combinaciones lineales entre esas y todos los insultos habidos y por haber ya lo había escuchado antes de los 6 años. Años comiendo sano, y con sobrepeso. Años despreciado por compañeros de colegio, por las chicas 1º y las mujeres después… por mi peso. Tanto que ni en los años que estuve delgado fui consciente de ello (me di cuenta despues, viendo las fotos, pero mi autoestima ya estaba al nivel del betún). Bien,coño,bien, va siendo hora de que algo cambie. Gracias :)

    • Lucía Martín Pérez

      Me ha gustado mucho el artículo y esta revolución que está habiendo sobre desmitificar el estado de la obesidad ya era hora de que resurgiera como lo está haciendo. Me encanta ver a modelos bellisimas llenas de curvas donde ahí si que me veo reflejada en la lorza nº 3 y encima es que son auténticas bellezones….que gusto da asi coño ( perdon por la vulgaridad). Me encantan el cambio y me sumo a él. Soy curvy pero con consecuencia y pasión. Piso fuerte en mi día a día ( también lo dan mis 41 años, que la experiencia es un grados, sino dos en este tema) y me siento muy segura pero defiendo a capa y espada una vida para TODOS, no solo para unos pocos y por supuesto ninguna etiqueta…..GRACIAS POR VUESTRA PAGINA, os seguire encantada. Ya tengo lectura para un tiempito.
      Un beso fuerte desde Madrid

      • weloversize

        bienvenida Lucía!!

    • tereixinha

      La presión por los kilos de más nos afecta desgraciadamente a todos. Tengo 39 años y uso una tala 34-36 (vale que mido 1,50) conque no soy ni gorda ni flaca, tirando a delgada pero con mis formas, y durante años he odiado mi cuerpo, me he sometido a dietas espartanas, me he machacado en el gimnasio y me he frustrado porque tenía momentos de debilidad en los que me zampaba una buena hamburguesa, o un pastel de chocolate. El que mi estatura no se adapte a los cánones también ha aumentado mis inseguridades, para que lo voy a negar, y durante años he sido la persona con mas complejos que conozco.
      No es que todos mis problemas de autoestima se hayan esfumado como por arte de magia, seamos realistas, es muy difícil acabar con ellos, pero si he de deciros que desde que os leo he mejorado mucho en este aspecto, y sigo mejorando. Ayudáis muchísimo a mucha gente, altas, bajas, gordas o delgadas. Seguid así!

      • Pretta Porter

        Animo, que no estás sola con ese metro cincuenta! Yo lo llevo bien porque somos una familia de bajitos y siempre supe que no crecería mucho pero es cierto que el mundo está hecho para los altos. Dadme un banzo de Ikea y conquistaré el mundo!

    • Ceci Wallace

      Maravilla de artículo

    • RLLeNaBcN

      Si nos engórdasemos por comer donuts, sería fácil adelgazar dejando de comerlos, pero los factores que nos hacen engordar son muchos y variados, nunca como donuts porque me hacen daño, son pastas fritas y no puedo comerlos, tampoco me gusta el dulce, pero si debo decir que mi madre era gordita, mi hermana también lo era y yo lo soy a pesar de pasarme media vida a régimen pasando hambre, que soporto más o menos y pasando por unos mareos del copón, bastante insoportables, así que hay que cuidarse por salud, no porque lo diga una revista o una bloguera

    • Mireia

      Bravísimo.

    • http://www.centta.es Alfonso Méndez

      Vaya colección de verdades. Muy valiente Elena y cuantas cosas hay en este post que me resultan tan familiares………….. xD

    • Eva M. Soler

      Sois lo más grande, y ayudáis a muchísima gente a verse de otra manera. Yo he cambiado de filosofía desde que os leo, así que seguid por este camino :)

      • weloversize

        gracias por el apoyo Eva!

    • Bubangirl

      Te hago la ola OOoooOOOooolaaaaAAAaaaAAA

    • Annie Doors

      AMEN

      • weloversize

        Doorsie

    • Ester

      bravo!!!

    • Ana

      Gran artículo!

    • Also Known As Eider

      Olé y olé!

    • https://www.instagram.com/mihevi/ Mihevi

      La rutina de toda gorda que se precie, es zamparse un paquete de donuts después de cada comida. (Y en mi caso, si pueden ser de chocolate mucho mejor).

      No, ahora en serio, si algo he aprendido con los años, es adquirir la habilidad de ignorar este tipo de gilipolleces ajenas (que con las mías propias voy sobrada) e ignorar aún más fuerte ESOS comentarios hechos con mucha inquina y muy mala leche que alguna gente se toma la licencia de vomitarte. Esos comentarios que lejos de ser críticas constructivas para tratar de que estés mejor de salud, son para intentar hundirte en un pozo (y si es un pozo lleno de azúcar, mejor).

      Las loversizers ya lo sabemos: Disfrutar de lo que tienes, mientras luchas por lo que quieres…y a todo lo negativo que le den :).

      • terminat2

        “Disfrutar de lo que tienes, mientras luchas por lo que quieres…y a todo lo negativo que le den :)”

        Esto es para poner en un cuadro bien grande en cada casa.

    

    Login