portada
  • Vida sana

    La eterna pregunta: ¿por qué estoy a dieta y no adelgazo?

    Share on Facebook132Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Hoy vengo a desahogarme. Llevo varios meses controlando mi dieta, comiendo de manera equilibrada e incluso añadiendo una rutina de ejercicios semanales. Pero me he estancado. Bueno, no solo me he estancado, sino que he vuelto a ganar algún kilo. Y estoy frustrada. Porque estoy haciendo esfuerzos por no comerme los 80 churros que un compañero de curro acaba de traer a la oficina, y pienso ¿para qué? ¡Si luego la báscula no responde! ¡Para eso me como ocho churros y paso de todo!

    giphy (2)

     

    Los psicólogos dicen que hay dos tipos de personas: los comedores intuitivos (comen cuando tienen hambre y paran cuando están saciados) y los controlados (los que mantienen a raya su apetito recurriendo estoicamente a su fuerza de voluntad). Los primeros son menos propensos a tener sobrepeso y pasan menos tiempo pensando en la comida. Los segundos se obsesionan con la comida y entran en una espiral de comilonas y restricciones, rematada con grandes dosis culpabilidad.

    Yo soy una comedora controlada desde que tengo uso de razón. He tenido épocas de comer más y épocas de restricciones, pero siempre controlando. Y si eres un comedor controlado durante toda la vida, es normal que entres en un bucle de frustración, y que cuando engordes, te culpes a ti mismo.

    giphy (7)

    Sandra Aamodt es una doctora en Neurociencia que ha sufrido en sus propias carnes lo desesperante que es estar a dieta y no adelgazar.  Aamodt ha descubierto que la dieta es un desperdicio de energía. Las dietas funcionan a base de fuerza de voluntad y como la fuerza de voluntad es limitada, está condenada a fallar. Básicamente la solución que nos propone Sandra es dejar de obsesionarse con la comida, con la báscula y con las calorías quemadas y transformarnos en comedores intuitivos: comer cuando tengamos hambre y dejar de comer cuando estemos saciados. ¿Así de fácil? ¿Es posible?

    Creo que nunca he sido capaz de escuchar a mi cerebro. Me encanta comer. Siempre he pensado que podría comer hasta el infinito. Comer por los ojos. Siempre estoy dispuesta a comer tenga hambre o no. Pero hago un tremendo esfuerzo por ponerle fin a mi come galletas interno y parar. No paro porque me sienta saciada, paro para no convertirme en una albóndiga gigante rodante.

    giphy (3)

    Aamodt dice que si queremos luchar contra el sobrepeso las dietas no sirven. Si las dietas funcionasen todos seríamos flacos. Pero a la industria alimentaria le interesa presentar la obesidad como una simple relación entre comida ingerida y calorías quemadas, para desplazar la responsabilidad al consumidor, pero no es cierto. Cuando comenzamos una dieta, perdemos peso a corto plazo, dándonos la ilusión de que efectivamente estamos haciendo las cosas bien y tenemos control sobre nuestro peso. Pero a la larga el cuerpo se adapta y produce respuestas biológicas muy potentes para regresar al punto de partida. ¿Por qué nuestro organismo es tan biológicamente cabrón?

    giphy

    Y aquí es donde yo vuelvo al punto de partida: mis compañeros se están paseando por la oficina con churros a dos manos. ¿Qué hago? ¿Mando a la mierda todo y me sumo al Día del Churro? Haciendo caso a la amiga Sandra Aamodt voy a intentar escuchar a mi cerebro: ¿tengo hambre? Pues la verdad es que no, estoy bastante saciada, he desayunado dos tostadas de pavo y queso y no tengo hambre. Vale, pues no me voy a comer los churros porque sencillamente no tengo hambre.

    No creo que consiga nunca convertirme en una comedora intuitiva, pero ¿me ayudará a tener una relación más sana con la comida? ¿Vosotras sois capaces de escuchar a vuestro cuerpo? ¿Coméis cuando tenéis hambre y paráis cuando estáis saciadas? ¿Y si sencillamente intentamos entender nuestro apetito en lugar de culparle?

    giphy (11)

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de analactea

    Apasionada de la Comunicación y las RRPP. Me paso la vida buscando rincones con encanto. Las terracitas al sol en las que ver pasar a la gente son mi sitio favorito del mundo. Podría alimentarme de tortilla de patata.

    

    Login