portada
  • Vida sana

    La eterna pregunta: ¿por qué estoy a dieta y no adelgazo?

    Share on Facebook132Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Hoy vengo a desahogarme. Llevo varios meses controlando mi dieta, comiendo de manera equilibrada e incluso añadiendo una rutina de ejercicios semanales. Pero me he estancado. Bueno, no solo me he estancado, sino que he vuelto a ganar algún kilo. Y estoy frustrada. Porque estoy haciendo esfuerzos por no comerme los 80 churros que un compañero de curro acaba de traer a la oficina, y pienso ¿para qué? ¡Si luego la báscula no responde! ¡Para eso me como ocho churros y paso de todo!

    giphy (2)

     

    Los psicólogos dicen que hay dos tipos de personas: los comedores intuitivos (comen cuando tienen hambre y paran cuando están saciados) y los controlados (los que mantienen a raya su apetito recurriendo estoicamente a su fuerza de voluntad). Los primeros son menos propensos a tener sobrepeso y pasan menos tiempo pensando en la comida. Los segundos se obsesionan con la comida y entran en una espiral de comilonas y restricciones, rematada con grandes dosis culpabilidad.

    Yo soy una comedora controlada desde que tengo uso de razón. He tenido épocas de comer más y épocas de restricciones, pero siempre controlando. Y si eres un comedor controlado durante toda la vida, es normal que entres en un bucle de frustración, y que cuando engordes, te culpes a ti mismo.

    giphy (7)

    Sandra Aamodt es una doctora en Neurociencia que ha sufrido en sus propias carnes lo desesperante que es estar a dieta y no adelgazar.  Aamodt ha descubierto que la dieta es un desperdicio de energía. Las dietas funcionan a base de fuerza de voluntad y como la fuerza de voluntad es limitada, está condenada a fallar. Básicamente la solución que nos propone Sandra es dejar de obsesionarse con la comida, con la báscula y con las calorías quemadas y transformarnos en comedores intuitivos: comer cuando tengamos hambre y dejar de comer cuando estemos saciados. ¿Así de fácil? ¿Es posible?

    Creo que nunca he sido capaz de escuchar a mi cerebro. Me encanta comer. Siempre he pensado que podría comer hasta el infinito. Comer por los ojos. Siempre estoy dispuesta a comer tenga hambre o no. Pero hago un tremendo esfuerzo por ponerle fin a mi come galletas interno y parar. No paro porque me sienta saciada, paro para no convertirme en una albóndiga gigante rodante.

    giphy (3)

    Aamodt dice que si queremos luchar contra el sobrepeso las dietas no sirven. Si las dietas funcionasen todos seríamos flacos. Pero a la industria alimentaria le interesa presentar la obesidad como una simple relación entre comida ingerida y calorías quemadas, para desplazar la responsabilidad al consumidor, pero no es cierto. Cuando comenzamos una dieta, perdemos peso a corto plazo, dándonos la ilusión de que efectivamente estamos haciendo las cosas bien y tenemos control sobre nuestro peso. Pero a la larga el cuerpo se adapta y produce respuestas biológicas muy potentes para regresar al punto de partida. ¿Por qué nuestro organismo es tan biológicamente cabrón?

    giphy

    Y aquí es donde yo vuelvo al punto de partida: mis compañeros se están paseando por la oficina con churros a dos manos. ¿Qué hago? ¿Mando a la mierda todo y me sumo al Día del Churro? Haciendo caso a la amiga Sandra Aamodt voy a intentar escuchar a mi cerebro: ¿tengo hambre? Pues la verdad es que no, estoy bastante saciada, he desayunado dos tostadas de pavo y queso y no tengo hambre. Vale, pues no me voy a comer los churros porque sencillamente no tengo hambre.

    No creo que consiga nunca convertirme en una comedora intuitiva, pero ¿me ayudará a tener una relación más sana con la comida? ¿Vosotras sois capaces de escuchar a vuestro cuerpo? ¿Coméis cuando tenéis hambre y paráis cuando estáis saciadas? ¿Y si sencillamente intentamos entender nuestro apetito en lugar de culparle?

    giphy (11)

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de analactea

    Apasionada de la Comunicación y las RRPP. Me paso la vida buscando rincones con encanto. Las terracitas al sol en las que ver pasar a la gente son mi sitio favorito del mundo. Podría alimentarme de tortilla de patata.

    • Ana Gonzalez

      Yo si no controlo me como hasta la nevera.
      Tengo que llevar en el movil un contador de calorías o comería hasta el infinito.

    • Ana G. Ruiz

      Yo soy una comedora controladora DE MANUAL exactamente como tu explicas que eres. Y tb estoy estancada. Ay…

    • Carla in Savannah

      Ay querida, yo (casi) siempre tengo hambre. Si no me controlara sería obesa, te lo juro… :S

    • Hkena

      Pues a mi ni un sistema ni otro!!! Toda mi vida he controlado lo que he comido y me ha pasado como tú dices…y he intentado el sistema intuitivo y nada!! Porque yo tengo hambre a todas horas y mucha! Y no es que no escuchea mi cuerpo, porque hasta me rugen las tripas (como ahora mismo)…yo ya no se cuál es la solución

    • Luz P

      Yo soy de esas personas que nunca tienen hambre. Creo que es por mi hipotiroidismo. Se me olvida literalmente comer y gano peso porque mi glándula tiroidea no funciona y es un rollo. Cuando como a mis horas, adelgazo barbaridades que suele ser en mis vacaciones, con tiempo libre. Empiezo a trabajar y automaticamente retengo todos los líquidos de la atmósfera y otra vez al ruedo. Creo que hacer dietas restrictivas no es lo mio porque ¡Dios! No me aguanto ni yo en esos períodos. Para mantenerme recurro a la 1:30 de ejercicio diario y intentar comer, al menos algo de proteina vegetal y animal, verduras, frutas, etc. Por suerte no me gustan los fritos ni la comida rápida… Pero los dulces me pierden.
      Mido 1,57 y peso 65 kilos. Cuando vuelvo de las vacaciones tengo que escuchar… ¡Que guapa estás! Y todo porque aparezco con 7 u 8 kilos menos. Que triste, la historia de siempre. Parece que 11 meses al año estoy más fea, jajajjaa.

    • Miriam

      En mi caso, puede decirse que soy una “comedora intuitiva” que vive rodeada de otras personas que me obligan a comer “según sus horarios y su hambre”. El que me salte una cena porque verdaderamente no me apetece comer nada es la entrada a frases como “porque dejes de comer no vas a adelgazar” o “así te vas a poner enferma”. Gente, ¡NO TENGO HAMBRE!. Vale, que sí, que como dice mi abuela “el comer y el rascar todo es empezar”, pero si no me apetece, ¿Por qué tengo que forzarme? ¿Por qué creéis que mi vida se basa en torno a adelgazar?

      De todas formas, desde hace unos meses sigo una dieta muy estricta que me he impuesto (sé que si pago a alguien me voy a sentir como si estuviese tirando el dinero), una rutina de ejercicio diario de, al menos, 40 minutos corriendo y 45 andando todos los días (no es difícil, si tienes un perro, al menos), nada de bebidas azucaradas ni gaseosas ni nada industrial, ni con grasas saturadas o azúcares. Y me he dado cuenta de una cosa: mi entorno come muy mal. Muy, muy mal. Y la sociedad se basa en “oye, ¿Salimos a cenar?” o “venga, vamos a comer”, entre otros, lo cual viene a ser una putada.
      Lo peor es que esperan que tú, por estar gorda, estés a dieta, pero el resto puede comer cualquier mierda y “les hace personas normales”. El otro día me indigné mucho porque, acompañando a unos amigos en un bar, a mi compañera le pusieron mi vaso de agua, y a mí su clara y sus patatas.

      Todo ésto para decir que todo es muy injusto en la vida.

      • Ana Gonzalez

        Uno de los grandes problemas es que comer se ha convertido en un acto social, y si no participas te conviertes en un paria.

    • Una Más

      Hola, me ha ocurrido lo de hacer dietas y no perder peso,hacer de todo y es desesperante. Si puede servirle a alguien,si ocurre hay que ir al médico,o al nutricionista. Desde que hago dieta bien hecha como muchísimo más ,mejor y variado,y si pierdo peso. También hay enfermedades que hacen que se pueda subir muchos kilos y comer poco (hipotiroidismo,Sop) por eso si no funciona una dieta, hay que buscar ayuda.A mi me esta funcionando.

    • Paula

      Soy científica y llevo 9 años investigando los mecanismos que regulan el metabolismo y el apetito como un primer paso para intentar controlar la epidemia en la que se ha convertido la obesidad y los trastornos relacionados. Uno de mis profesores solía decir que una manera fácil de explicar el por qué de estas enfermedades es el hecho de que hemos evolucionado muy rápido como sociedad, sin embargo nuestro organismo sigue funcionando para mantenernos vivos en un entorno en el que la comida escasea y la supervivencia requiere un gran consumo de calorías (vamos, cuando vivíamos en las cavernas y teníamos que cazar y recolectar lo que zampábamos). Por ese motivo, es frecuente que tendamos a comer mucho más de lo que necesitamos (nuestro yo prehistórico no sabe cuándo volverá a comer) y tendemos a acumular prácticamente todo lo que ingerimos, ya que nuestro estilo de vida es bastante más sedentario de lo que en su día fue. El problema, como he leído en algún que otro comentario, es que la alimentación es un gran negocio y como tal nos vemos bombardeados con productos procesados que en realidad no deberíamos comer jamás de los jamases y nos da la sensación de que eliminar estos productos de nuestra dieta habitual es “estar a dieta”, cuando en realidad es dejar de comer algo que nos han hecho creer que queremos/necesitamos. Un ejemplo, en USA donde vivo actualmente, es difícil (y caro) encontrar alimentos no procesados y que no contengan sirope de maíz con alto contenido en fructosa, que es una de las principales sustancias utilizadas para endulzar y también el demonio… A pesar de todos los estudios demostrando todos los riesgos que conlleva incluirlo en la dieta, el lobby de agricultores de maíz tiene tanta fuerza en USA que impone precios absurdamente bajos (y por tanto más competitivos) y presiona para que no se prohíba o limite su uso. Bueno, todo este rollo simplemente para decir que tenemos que dejar de culparnos a nosotros mismos, intentar mantenernos alejados de los mensajes de las grandes multinacionales y comer alimentos no procesados con sentido común, sin obsesionarnos (sin “estar a dieta”). Y por supuesto mantener una vida lo más activa posible. Y si has llegado al final de este comentario tan tostón… gracias! :-)

      • analactea

        Gracias por tu punto de vista, muy interesante Paula ;)))

    • Bárbara

      Yo me como el churro.

    • tereixinha

      Como digo siempre yo tengo tres estómagos: el de la comida, el del postre y el del helado. Los tres son compartimentos estancos, de modo que uno puede estar lleno y los otros dos no, y directamente el del helado no tiene fondo. Tengo mucho apetito, y pese a mi 1,56 muy buen saque (será que soy del norte), por intuición podría estar comiendo a todas horas y dudo que me sintiese saciada. De hecho yo empecé a ganar peso cuando me mudé a vivir a Madrid y empecé a trabajar, porque hasta entonces era de esos seres odiables que comía a todas horas sin engordar. Así que para mi eso de comedores intuitivos son seres de luz que tienen un metabolismo de esos que todas odiamos, porque intuitivamente a mi sería mas fácil saltarme que rodearme xD

    • Perra de Satán

      Mira amiga, si mis compañeras de trabajo se pasean con tres docenas de churros yo lo tengo claro: UN CHURRO CAE. Te das el caprichito, te ahorras cinco o seis horas de “Diossss cómo me apetecen unos churros ahoraaaaaa” y un churro, a tu cuerpo, hasta le viene bien, que luego se desacostumbra a quemar grasaza, ¡o peor! no suelta tu grasaza porque sabe que no le vas a dar más. ¡¡¡VIVAN LOS CHURROS!!!

    • El Portaminas Negro

      Buenísimo!! Ahora mismo se lo enseño a mi mejor amiga que se va a sentir más que identificada!

      Sinceramente, ME HA ENCANTADO!!

      http://viveynosobrevivas.blogspot.com.es/

    • http://xarcadex.tumblr.com xArcadex.tumblr

      Yo me puse a dieta hace casi 3 semanas, por primera vez en mi vida.
      La primera semana perdí casi 3kg. El jueves tengo que volver a ver a la enfermera que me está llevando, para pesarme y ver cómo voy.
      Como 5 veces al día. Desayuno leche desnatada y un par de tostadas con mermelada. A media mañana fruta, pera, manzana… Mediodía un plato de pasta, legumbres. Merienda, pavo o unas galletas. Y por la noche un filete a la plancha, tortilla, etc…
      Ademas, me ayuda llevar un horario, comer siempre a la misma hora.
      Y por el momento me está pareciendo hasta fácil 😛 No tengo hambre nunca

      • weloversize

        ay amigo, si es la primera vez en tu vida vas a perder una barbaridad… pero el cuerpo se acostumbra a todo.

      • terminat2

        Cuando lleves mucho tiempo te introduciran el dia de “alivio” que es un dia que puedes comer sin mirar la dieta, ese dia parecera que hasta unas simples galletas saben a gloria.

      • Loord Morenmort

        Es verdad que hay mucha gente que por el hecho de no tener que rayarse en pensar qué comer o no, le cuesta muy poco seguir una dieta con un menú prescrito por semana. Ánimo !! ( aunque me alegro de que no lo necesites 😛 )

      • Cris García

        Pero es que eso que tú dices es comer normal, no dieta. A veces las dietas solamente nos enseñan a comer lo suficiente para vivir, sin pasarnos y sin caer en enfermedad o falta de nutrientes.

        • http://xarcadex.tumblr.com xArcadex.tumblr

          Todo sin azucar, leche o yogures desnatados, nada de fritos o congelados, todo a la plancha, en la comida solo un plato, si algo tiene version 0,0 mejor…. etc etc
          Tu lo ves normal XD pero para mi, en comparacion a lo que comia antes es todo lo contrario XD

          • weloversize

            eso para la mayoría de nosotras es un día normal.

    • https://anonimoesnombredemujer.wordpress.com/ Anonimilla

      Come cuando tengas hambre… qué bonito. Pero es que el olor de comida recién hecha, activa el hambre. Y a lo mejor tú tienes hambre a las 3 de la tarde, pero tu descanso para comer es de 1 a 2, si comes poco por escuchar a tu cuerpo, a las 5 estarás con hambre y ya no tendrás las verduras de la comida a mano, si no la bollería de la máquina… Y todo eso sin contar que el cuerpo se acostumbra a una cierta cantidad de comida, no de calorías, con lo que puedes tener poca hambre y comer una bomba calórica o tener mucha y comer algo que llena más y engorda menos, que no somos calculadoras andantes. Esas teorías de comer cuando se tiene hambre por intuición divina no terminan de funcionar en el mundo moderno.

    • Betty

      Yo he estado a dieta desde los 6 años, y he de decir que después de haber probado hasta la dieta de satanás, creo que son una tremenda tontería. La palabra dieta no debería existir. Nos han hecho creer que cuando estás gorda lo que tienes que hacer es dieta, no optar por una vida más saludable (porque admitámoslo, una dieta basada en comer solo proteína o sopas es igual de malo que irte al McDonal’s y comerte 20 hamburguesas de 1 euro). Desde que he empezado con la mentalidad de comer de todo, lo más sano posible (comidas con menos harinas refinadas), hacer ejercicio diariamente de forma moderada y sin pensar que no estoy haciendo una dieta de “X” duración, sino un cambio de por vida en mi alimentación (que no tiene que privarte de algún que otro capricho), he adelgazado más que en estos casi 20 años de dietas. Así que mi conclusión es: A la mierda las dietas de una jodida vez xD!!

      • Nuria

        Me pasa parecido, y además me encanta la comida sana. Que pena no haber descubierto que hay tanta variedad hace años… Antes solo veía la lechuga y el pollo, así que más veces dejaba la dieta que las que la empezaba…

        • Betty

          Ya te digo, yo ahora veo la pechuga de pollo y me dan arcadas. Ahora estoy en contacto con una tienda ecológica y no paran de enseñarme cosas 😀 Es una forma de motivarse el probar cosas nuevas.

    • Leticia

      Te diria que un nutricionista puede enseñarte a comer sano pero es que la mayoría con los que he topado son caca, no se si es que tengo mala suerte o que… el caso es que tengo un amigo que controla de estos temas y me dijo que debería, por tiempo limitado y siendo un paso para mejorar mi nutrición, hacerme tablas semanales de comida con sus macros y sus calorias contadas, sabiendo previamente las que consume mi cuerpo al día. No te voy a negar que es un coñazo increible! pero de pronto un dia ves los alimentos como cifras y luego ya tú sola vas eligiendo añadir mas cantidad de verduras y frutas y productos no procesados y un poquito menos de otras cosas intuitivamente. Así hay meses que pierdo 200 gramos, otros que pierdo 300 pero mi tendencia siempre es a perder. Vaya chapa que he soltado madre! yo tengo hipotiroidismo y llevo años estancada pero así poco a poco veo progresos, y también hago 2 o 3 comidas a la semana fuera, que no limito mi vida social demasiado

    • merz

      Yo es que tengo hambre siempre, así que no me sirve eso… jajajaja

      • Pretta Porter

        Eso mismo iba a decir! cada tres-cuatro horas mi estómago hace ruidos raros, se contrae con fuerza… Necesito comer ya!!! Me pasaría el día comiendo :(

    

    Login