Strong-Girl-1-ppcorn
  • Vida sana

    Yo también tengo esclerosis múltiple

    Share on Facebook151Tweet about this on TwitterEmail this to someone
    Hace unas semanas vi que en Facebook muchos de mis contactos compartían la historia de un hombre, que aquejado de una enfermedad, pedía una muerte digna. Y me ha dado un vuelco el corazón. No porque este hombre pida acabar con una vida que dejó de ser digna hace mucho tiempo. Ese debate a mí me queda muy grande. El vuelco al corazón ha venido porque ese hombre tiene la misma enfermedad que yo: esclerosis múltiple.
    He pensado en qué hubiese pasado si hace seis meses cuando me diagnosticaron de esclerosis hubiera buscado en Google (como lo hice) y el primer resultado de la búsqueda hubiera sido esa historia. Me habría hundido, me habría puesto a llorar como una descosida y habría pensado que no merecía la pena seguir. Pero, por suerte, encontré otros testimonios, otra gente que me hizo pensar que, total, podría seguir viviendo más o menos como hasta ahora.
    tumblr_mrqw93uDDU1qi9jrro1_500
    Por eso, me he decidido a escribir este texto, por si hay alguien que acaba de teclear “esclerosis múltiple” en Google, según sale de la consulta de un neurólogo que le acaba de poner la vida patas arriba, se encuentre también con otra cara de la enfermedad y no se hunda tan rápido en la miseria.
    ¿Tu vida va a cambiar? Posiblemente.
    ¿Va a hacerlo a peor? No tiene por qué.
    ¿Te vas a quedar en una silla de ruedas? Quién sabe.
    Pero, ¿sabes qué? Así es la vida. Tengas esclerosis o no, no sabes lo que te espera a la vuelta de la esquina. Por eso, mi mejor consejo, a ti que te acaban de diagnosticar, es que te relajes. Que puedes seguir siendo la misma persona que hasta ahora. Una enfermedad no te va a quitar tu preciosa sonrisa, tu personalidad arrolladora. No te va a quitar el título de mejor hombro sobre el que llorar que te pusieron tus amigas, ni te va a impedir que te quedes preñada si es lo que te apetece. No va a hacer que dejes de ser la payasa de tu casa, que tengas mala leche o que necesites un café nada más despertarte. No te va a quitar el ascenso por el que estabas trabajando. Puedes seguir corriendo, bailando o quedarte tirada en el sofá. Una enfermedad no te va a impedir que alcances ningún sueño.
    tumblr_o9x4yvq5yA1r608gvo1_400
    Tienes un montón de vida por delante y solo tienes que preocuparte de vivirla y aprovecharla. Relájate y acéptate. Habrá cosas que vayan cambiando, pero ahí dentro sigues estando tú. Y, por supuesto, si lo necesitas, no dudes en pedir ayuda.
    Ánimo, que hay mil historias y la tuya no tiene porqué acabar como la de ningún otro.
    Autor: Anónimo.
    Foto destacada: instylebuzz.com

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login