Cultura

10 razones para amar The Big Bang Theory

Hay series que enganchan y que marcan a una generación, y en mi vida, Big Bang Theory ha sido una de las que ha crecido conmigo estos últimos 12 años. Es de esas series que puedo ver en bucle y seguir riéndome igual o más que el primer día.

Por eso, ahora que ha llegado a su fin, siento un vacío que me va a costar llenar. Porque no es una comedia cualquiera. Es una comedia ÚNICA. Por eso, a modo de despedida, quería compartir con vosotras las razones por las que The Big Bang Theory es una de las mejores series de comedia de los últimos años (Alerta Spoilers):

  1. Es una serie de científicos. Cuando pensamos en ciencia o en científicos, todos pensamos directamente en aburrimiento. Pero esta serie ha conseguido dar visibilidad a un colectivo del que nunca se había hablado. Y conseguir el equilibrio entre datos científicos y comedia me parece una obra de arte.
  2. Siempre aprendes cosas nuevas. Evidentemente, si la serie va de científicos, es porque algo de ciencia hay. Así que siempre podrás aprender algo nuevo. Como la teoría del gato de Schrodinger. Que oye, le dan una aplicación práctica a la vida real la mar de útil.
  3. La evolución de cada uno de los personajes. Es de las series donde encuentro que la evolución y madurez de cada personaje se ha construido de una manera brillante. Tanto, que no te das ni cuenta hasta que no ves capítulos de temporadas anteriores.
  4. El reflejo del mundo de los Nerds. Para aclarar conceptos, la palabra nerd se utiliza para referirse a esas personas centradas en el estudio, con pocas habilidades sociales y unos gustos que mucha gente llamaría freaks. Pues bien, esta serie ha ayudado a visualizar este mundo y a entender que hay muchas formas de ver la vida. Y ninguna es mejor que la otra. Esta doble visión se ve muy claramente en las primeras temporadas con el estilo de vida de Penny y el de los chicos. Es un proceso de visualización y aceptación de la diversidad y de otras formas de vida que me resulta brillante.
  5. La fuerte amistad que une a los 4 protagonistas científicos. En ocasiones se pueden odiar, separar o dejar de hablar, pero la amistad siempre es mucho más fuerte. Y esto nos ha dejado momentazos como en el que Sheldon destina un % del dinero que ganen con una investigación a la hija de Howard y Bernadette para la universidad. A pesar de que son los dos personajes que más se han llegado a odiar. O el momento en el que Howard corre al aeropuerto y le ofrece a su amigo Raj una escena de comedia romántica de manual. Lagrimita.

Siempre juntos

  1. Cameos de famosos. Después de Friends, es la serie en la que hemos podido ver más cameos de famosos. Entre ellos Will Wheaton, Leonard Nimoy o el gran Stephen Hawking.
  2. Sheldon Cooper. Y la inmejorable interpretación de Jim Parsons, que le ha hecho ganar varios Emmy. Su personaje podría sostener la serie sin nadie más, pero la combinación con el resto es sencillamente brutal. Es un científico brillante con serias limitaciones sociales, pero que a la vez, necesita continuamente de los demás. Y cuando entra en escena Amy Farrah Fowler, llega a su máximo esplendor. ¿Quién no recuerda la escena del flamenco? Muero cada vez que la veo.

Muero con este hombre

  1. Diálogos rápidos, frescos y divertidos. A pesar de tratar temas de ciencia en varias ocasiones, los diálogos me resultan siempre ocurrentes, naturales y divertidos. Para mí las mejores salidas siempre son de Penny o Leonard. Porque son de los únicos capaces de descolocar a Sheldon en más de una ocasión. A parte de que este triángulo me parece de lo mejor de la serie.
  2. La visualización de la figura femenina en el mundo de la ciencia. Porque siempre se asocian los mejores logros científicos al género masculino, pero en esta serie tenemos dos personajes científicos femeninos que son tan brillantes como sus compañeros masculinos. Lo que ayuda a romper el estereotipo de que la ciencia es algo de hombres. Incluso, con el caso de Penny, que es la única no científica del grupo e inicialmente era la típica rubia tonta, han conseguido tirar por tierra ese estereotipo y empoderarla temporada tras temporada.
  3. La eterna adolescencia. Si hay algo que me han enseñado estos 4 amigos científicos, es que puedes crecer y seguir disfrutando como un niño de las cosas que te gustan. Ya sea leer comics, coleccionar juguetes, disfrazarte, pasar fines de semana en maratones de videojuegos o atiborrarte a comida basura. Porque crecer y madurar no significa dejar de disfrutar de lo que te hacía feliz de niño. Al contrario, tienes la estabilidad económica para poder hacerlo más y mejor.

Gracias por estos 12 años

En fin, que después de estos 12 años con Big Bang Theory, sólo me queda ponerme la canción de “Dulce gatito” en bucle para sobrellevar la pena. Porque ya sabemos que esta canción nos acompañará siempre que estemos enfermos, cansados o tristes. Por no decir lo mucho que echaremos de menos el: toc toc toc, Penny, toc toc toc Penny, toc toc toc Penny.

Compartir:

Login