Ser una obsesa/loqui-loquer/maníaca del maquillaje puede ser una maravilla o un completo drama, no hay punto medio. Porque sí, así es amigas: por mucho que ahora esté de modísima el mundo del maquillaje y por mucho que cada vez sean más los adeptos (porque ellos también son adictos) a este, las que estamos loquis por él sufrimos una serie de dramas que nos persiguen a diario:

El dinero no se gasta: SE EVAPORA

Este es probablemente el mayor de los dramas: si te gusta el maquillaje es probable que la cantidad económica que inviertes en este sea bastante mayor de lo que te gustaría. Porque claro, cada vez que sales y pasas por delante de alguna tienda tienes que gastar inevitablemente. Por no hablar del daño que ha hecho el maquillaje low-cost, que te dices a ti misma «uy, ¡qué barato!» y al final te terminas volviendo completamente majara.

maquillaje1

Llegas tarde el 99,9% de las veces

Porque esto es así y no hay discusión que valga. Ya puedes empezar a prepararte 4 horas antes que siempre, SIEMPRE, pasará algo que lo complique todo: el eyeliner se pone contra ti y es todo un desastre, eres incapaz de decidir qué labial le quedará mejor a tu look, justo cuando has terminado se te mancha la cara con máscara de pestañas…

maquillaje2

Nadie te entiende

Por mucho que últimamente esté de moda esto de maquillarse, aún hay gente que te mira raro cuando te ve perder horas y dineros a montones en algo que, para ellos, es una chorrada. Te preguntan que por qué necesitas otro labial rojo si ya tienes como 18 tonos parecidos y, por supuesto, te juzgan si llegas tarde porque has «perdido el tiempo» en maquillarte. Tú te sabes fantástica, pero ellos te ven así:

maquillaje3

Le dedicas más horas a ver vídeos de maquillaje que a dormir.

Empiezas y no paras. Decides abrir un tutorial para ver cómo hacerte ese ahumado tan ideal para esa fiesta que se acerca y se te va de las manos. Empiezas que si truquis para un eyeliner perfecto, que si haul de labiales, que si como hacerse el contouring para ser la Kardashian, que si cómo arreglar maquillaje roto… Y así se te va la vida pero #noregrets. maquillaje4

Si no te quedas a gusto con tu maquillaje tu día será una mierda

Si no has tenido tiempo para repetir ese ojo que te ha salido regulero, si no has podido perfilarte a la perfección los labios o si una ceja se te ha quedado diferente a la otra está asegurado: vas a tener un mal día. Porque no podrás dejar de pensar que tu cara va hecha un desastre y solo podrás pensar en el maravilloso momento de llegar a casa a arreglarlo.

maquillaje5

Cara lavada = enfermedad fuerte

Si eres de esas personas adictas al maquillaje que se maquillan TODOS los días es probable que ya hayas vivido esta situación. Y si aún no, no te preocupes, que ya la vivirás…

Te has quedado dormida y te has levantado un poco más tarde de lo normal, así que no te ha dado tiempo a maquillarte antes de ir a clase/al trabajo/a la calle; has decidido ir al gym por la mañana temprano en vez de ir por la tarde y no has podido maquillarte; o, simplemente, te has levantado de mal humor y has decidido que no te apetece maquillarte pues porque no, y ya está… Pues bien, lo más probable es que la gente se pase el día preguntándote qué te pasa, si estás enferma o si se te ha muerto alguien; te dirán que te vayas a casa a dormir, que te ven muy mala cara. Y todo eso por no llevar maquillaje.

maquillaje6

Tú, cuando no te maquillas

Así que si tú también eres una adicta loqui al maquillaje y tu también pasas por estos dramas, ÁLZATE, porque no hay manera más fantástica de ser que la nuestra. Gástate todo el dinero que quieras (o puedas) en productos, gasta el tiempo necesario en hacerte un eyeliner perfecto y no salgas a la calle hasta que no estés encantada con tu reflejo en el espejo.

maquillaje7