Hubo una época de nuestra vida, en la que nos empezaron a salir granos, teníamos tops Princesa y nos pasábamos el día pensando en chicos, pero el sexo todavía era algo que nos daba risa y vergüenza. Es esa etapa rara entre ser una niña y una adolescente insoportable. Y del mismo modo, los libros que nos marcaron están en ese paso intermedio entre niñas y adolescentes,  amoríos bobos, rollos familiares y amistad, pero que nos marcaron mucho y nunca hemos olvidado.

Este es mi particular top de esos libros que nos acompañaron en el paso hacia la adolescencia a las que ya vamos para los 30, seguro que coincidimos en muchos.

 

  1. Las gemelas de Sweet Valley

    Estaban los morados, en los que Jessica y Elizabeth iban al colegio, ahí ya nos enganchamos, nos leímos todos, unas éramos de Jess y otras de Liz. Y todas queríamos ser del Club de las Unicornio, porque eran las popus. Luego estaban los amarillos, el instituto, de los que salieron la serie de tv , a la que por supuesto también nos enganchamos y los de «foto de verdad» en los que iban a la universidad! y ahí ya pasaban más cosas, tenían líos, problemas de mayores y hasta «lo hacían» (qué fuertetíaaaa). En la biblioteca del cole, no nos dejaban cogerlos a las más pequeñas, así que nos los llevábamos a escondidas. La verdad, no se cuando pretendían que los leyese, porque con 18 años ya me parecían una chorrada.

    libros2

  2. 5 panes de cebada

    He de decir, que no estaba muy segura de si este libro era muy famoso fuera de Navarra, pero parece ser que igual no tanto, pero sí. Aquí lo leímos obligatoriamente en 1º de la ESO. La prota se llamaba Muriel – lo cual ya te fascinaba- y es una chica a la que, recién licenciada, le mandan a dar clases a un pueblo perdido. Allí entre vacas, señoras cotillas y mentes muy cerradas se va adaptando a una vida diferente y, claro, se enamora del raro del pueblo. Vamos, lo que hoy sería una hipster en un poblacho sin interné ni palos de selfie.

  3. El Club de las Canguro

    Recuerdo que en esa misma biblioteca, llegué a coger 13 libros de esta colección para leerlos en dos días. Con estos te entraban ya ganas de hacer algo por ti misma. Este grupo de niñeras lo tenían todo súper organizado, con sus normas, su tesorera, vamos que iban de súper independientes de la vida. Encima cada una tenía unas personalidades muy diferentes y marcadas, con lo cual, eran unas tías muy molonas y decididas. Entonces, tú proponías a tus amigas hacer un club de estos. Y ellas pasaban de ti.libros1

  4. Matilda

    A ver, para una niña que leía como una posesa desde que aprendió a hacerlo, encontrarse con una especie de heroína que hace de los libros sus mejores amigos, pues fue lo más. Encima la peli estaba perfectamente a la altura, con lo cual, Matilda siempre será un referente de nuestra pre adolescencia. Y no puedo dejar de hablar de Roald Dahl, su autor, al que idolatro: «Las Brujas», «Charlie y la Fábrica» y sus libros de adultos, después, me han marcado mucho mucho. No os digo más que cuando tenga una hija le voy a llamar Matilda y confío en que sepa mover zanahorias con la mirada.

  5. Los libros rojos de Alfaguara

    Los de Barco de Vapor eran muy ñoños llegados a una edad, pero en la colección roja de Alfaguara había libros que parecían estar más dirigidos a adolescentes de pleno derecho, no a niñas de tops y calcetines caídos. Entre esos libros había ya sexo, temores, alcohol y hasta embarazos. Te los cogías en plan, «es que yo ya leo de estos».
    En esta colección estaban imprescindibles como «Rebeldes» y otros inolvidables como «Nunca seremos estrellas del rock» o  «Es mi vida».

 

Y entonces te hacías mayor y empezabas a leer que si a las Brönte, que si El Guardián entre el centeno… pero eso, ya, es otra época y otra historia.

Evidentemente, ya sé que faltan muchos libros, por eso esto es solo una selección, así que contadnos ¿Qué libros os marcaron en esta etapa rara?