Cultura

5 situaciones que sólo entenderán los adictos a los libros

Si pensaste poner a tu mascota el nombre de tu personaje literario favorito, en tus ojeras se pueden leer las mentiras de “un capítulo más y me voy a dormir” o te has pasado de parada en el metro porque el mundo que tienes entre las manos resuena más fuerte que el dichoso “no introducir el pie entre coche y andén”, estás situaciones te van a sonar.

libros-enganchados-gif

Sentirte identificado con el/la prota

¡Dios santo! Quizás no tiene tu edad, vive en la otra punta del mundo, no compartís el sexo y hasta le gusta la pizza con piña pero oye, ¡que ese libro habla de mí! Hay sentimientos universales que, por vidas muy distintas que llevemos, nos igualan. Probablemente no viviste la ocupación nazi pero hay pasajes de Anna Frank que, como adolescente, puedes llegar a entender como si te hubiesen pasado a ti.

Los libros hablan de la vida y como muchas veces son personajes ficticios el autor ha ido cogiendo un poquito de aquí, un poquito de allí y no es difícil que ya sea el protagonista o un personaje secundario te recuerde a ti.

libros-identificado-gif

No saber dónde guardar más novelas

Los que se han aficionado al ebook no tienen tanto problema de almacenamiento, al menos en el mundo real, pero los fieles al papel tienen verdaderos quebraderos sobre cuántas estanterías pueden caber en un salón o si la balda flotante del Ikea aguantará las ocho novelas de La Torre oscura apiladas sobre las del Los hijos de la tierra.

Las mudanzas para los que no pueden vivir sin libros sí que son dramas y no lo de la infanta Margarita.

libros-gif

Sentir vacío al acabar un libro

Y en el caso de una saga no es descabellado pensar en ir buscando el número del psicólogo. ¿Qué hago ahora con mi vida? ¿Qué me deparará el futuro, digo… la biblioteca pública? ¿Me volverá a enganchar otra historia tanto? Sólo los que están enganchados a la lectura podrán entender la mini crisis que debes afrontar entre cerrar un libro y abrir otro.

Hay quien prefiere despedirse de la historia, dejar pasar unos días (u horas, dependiendo de cuál sea tu nivel de adicción) y otros que ya tienen el siguiente en la mesilla o seleccionado en el ebook y arreando a por la siguiente que hay mucho y muy bueno que leer.

libros-terminar

Llorar la muerte de un personaje

Una vez leí en internet a alguien que decía “he sentido más pena al despedirme de personajes de libros que de personas” y me sentí muy identificada. La muerte de un personaje no se supera fácilmente y algunas de ellas nos marcan tanto que años después las seguimos recordando sin que nos deje de temblar la barbilla.

No me parece lícito nombrar ninguna muerte para no hacer spoiler (y para que ningún bibliófilo venga a esperarme a la esquina de mi calle a tirarme Los pilares de la Tierra en la cabeza, no nos vamos a engañar) pero conocéis ese sentimiento en el que una enfermedad, un hechizo (menos para Harry Potter) o un accidente acaban con la vida de un personaje y la historia da un vuelco de una página a otra que te recuerda demasiado a la realidad.

libros-sad-gif

Necesidad de recomendar tus títulos favoritos

– Jo tía, después de 8 años va y me deja por el vecino.

– ¡Qué problemón! ¿Te has leído ya “Palmeras en la nieve”? Que la peli no le hace justicia, en serio.

Cualquier situación es buena para llevar a tus conocidos al lado oscuro. Tus amigos y familiares lo saben y buscan tu opinión en lugar de “los 20 mejores libros de 2017”, más que nada porque si al final no les gusta ya tienen a quién echar la culpa.

libros-recomendar

Imagen destacada: Rudi Blaha

Compartir:

Login