Cultura

Los vinilos olvidados

Hubo un tiempo antes de Spotify, de iPod o Youtube. Hubo un tiempo en el que te lanzabas sobre el Rec del radiocasete para poder grabar la canción que sonaba en ese momento mientras el locutor hablaba.

De niña, los domingos eran geniales porque, para hacer más amenos el día de limpieza, yo era la DJ de casa. Y me veía ahí: entre vinilos y cassettes de mis padres. Había algún Boom 8 del momento pero, la mayoría, se remontaban a más allá de mi llegada.

Ahora, en los viajes en coche, los niños juegan en la tablet, ven una peli o tienen su propio iPod pero recuerdo mi niñez cantando a gritos Radio Futura, Mecano o Queen (todo muy variadito, sí pero, ojo, luego llevé los cassettes de Laura Pausini, luego de Ella baila sola y de ahí a las Spice Girls hubo un paso). Así que crecí con las canciones de Paco Ibáñez como nanas, con Boney M mientras mi padre pasaba la aspiradora y haciendo playbacks de Pink Floyd y Leonard Cohen subida en el sofá.

Puede decirse que tengo la nostalgia amarrada con cinta, cromo y doble cara. Momentos grabados en una cinta TDK con el título escrito con caligrafía recién aprendida.

Igual que el olor del bocata es olor a excursión y de lejía y tiza, a pasillo del colegio, hay música  que te hace clic por dentro. Que te levantan el ánimo y quieres cantar, como si no hubiese un mañana, canciones añejas y olvidadas.

Y es que, entre esas canciones, esos momentos, se han perdido cantantes y canciones que no han llegado a los tiempos del mp3. Los que fuimos dueños de walkman los llegamos a conocer, a veces a regañadientes, gracias a nuestros padres, a esos viajes en coche eternos, a los días de limpieza en casa con la música a todo volumen, a cintas perdidas en un cajón.

Los más jovencicos se han perdido temazos que rebobinábamos una y otra vez (a veces, dando la vuelta al cassette). ¿Por qué? Por la fina línea que separa lo vintage de lo viejuno. Lo casposo de lo kistch. Porque hay veces que parece que no tenemos memoria y olvidamos a quien no debemos olvidar.

Comencemos un pequeño viaje a la nostalgia. Desabrochen sus recuerdos y afinen la memoria. (Y quienes no lo conozcáis, coged boli y papel. O preparad el botón de rec)

  • Tino Casal

Perdón, TINO CASAL. Así, con mayúsculas. No sabemos qué habría llegado a hacer Don Tino si estuviese todavía pero, sin duda, habría continuado con su espectacular carrera.

Pieza clave en la Movida, era un artista multidisciplinar. A Casal se le recuerda (además de por su increíble imagen) por grandes temas como ‘Pánico en el Edén’ o ‘Embrujada’. Pero, sin duda, su versión de ‘Eloise’ fue su gran éxito. IMPRESCINDIBLE¡MÁS HOMENAJES!

  • Los Bravos

Demos gracias a Los Bravos por darnos el temazo que es ‘Black is black’. Da igual lo cansada que esté, da igual tener un mal día, da igual que estés pensando que has perdido el último metro y cómo volver a casa. Es escuchar esto en cualquier garito o en cualquier lugar y venirte arriba.

Tienen otros temazos que revisar como ‘Los chicos con las chicas’ o ‘La moto’. Pero ‘Black is black’ es el subidón. Es de 1966 pero no caduca.

  • Mari Trini

Sí, soy fan de Mari Trini. Ahora es cuando la gente se echa a reír. Y no, no le veo la gracia. Si Mari Trini hubiese sido de otro lugar se le habría dado más reconocimiento. Por algún extraño motivo, se le ha ninguneado y metido en la caja de lo casposil. Yo creo que en Francia cuando dicen “qué temazos tenía Françoise Hardy” la gente no se te ríe en la cara. Pero bueno, ¿qué quién era Mari Trini? Sí, es la que cantaba muy digna el “Yo no soy ésa” y la de “Por quéeeee a míiiiiii se me ha caídoooo una estrella en el jardíiiiiiiiiiin”. Por favor, escuchad, ved y leer sobre esta mujer. #YoSoyTrinista

  • Cecilia

Evangelina se puso por nombre Cecilia por una canción y se hizo la cantautora del momento. Con dulzura cantaba letras existencialistas y de corte feminista, impensable en el momento. Todos hemos cantando y sufrido cada vez que nos cantaba la historia de esa mujer recibía “su ramito de violetas” pero tiene muchísimo más.

Con su ‘Me quedaré soltera’ lanzaba un mensaje bien claro y extrañísimo en esos tiempos. Aquí, su declaración de principios.

  • Vainica Doble

¿Vaini qué? Sí, por desgracia es la reacción de mucha gente cuando les nombro al dúo. Gloria Van Aerssen y Carmen Santonja fueron las indies de los setenta. Nadie parece recordarlas hasta que dices el “Siempre que llegas a casa, me pillas en la cocina…” Sí, ellas fueron las creadoras de la sintonía de ‘Con las manos en la masa’ (también de la sintonía de la serie ‘Celia’) y crearon canciones para otros artistas aunque ellas nos  dejaron temas como éste.

Son sólo las primeras canciones del viaje nostálgico. ¿Más temazos olvidados? Decidme, que tengo la cinta preparada para grabar.

Ah. Yo sigo bailando como ella:

(Este viaje nostálgico empezó en el Facebook de Ángela. ¡Un saludo a todos los desconocidos con los que compartí temazos viejunos!)

Compartir:

Login