Que soy fan de First Dates se queda corto, es un programa que me aporta risas y, además, inteligencia y astucia. ¿Inteligencia y astucia? Pues sí, porque desde que lo veo he redescubierto mi capacidad de reconocer a un gilipollas antes de que abra la boca para saludar a Carlitos. También es un programa que me ha enseñado que en España tenemos 3 problemas muy muy graves: yoísmo, que la gente lleva fatal los años y que nos queda poco para parecer primos-hermanos de los ingleses (la peña tiene la piñata fatal, iros al dentista en vez de gastaros la pasta en mechas Lidia Lozano, de nada).

Pues bien, estaba viendo mi programa top cuando de repente sale en pantalla una mujer de 41 años, y que a mi parecer iba bastante mal conjuntada y con un pelo pasadito de moda. Sonia: seria, exigente y muy estricta. Nada más ver a su cita, se lleva las manos a la cabeza y reza «No es alto». OJO AMIGOS, OJO. Que aquí tengo que reconocer que hasta ese comentario puede parecerme normal, cada uno tenemos nuestros gustos y prioridades, y si la muchacha quiere un titi alto pues está en su derecho, es una cita a ciegas y esas cosas pueden pasar. Lo jodido viene después, cuando la tipa empieza a arremeter contra su cita, HUYENDO de él y haciendo que Carlos se sienta incómodo por las perlas que suelta la coleguita por la boca.

«Él tiene un año más que yo sí, pero.. a mí me parece mucho más mayor que yo. No sé, yo aparento 10 años menos. Será que alomejor yo estoy más cuidada, hago piscina, voy a natación 3 días a la semana… No lo sé».

Sonia es una joven rebelde, tiene 41 pero dice que le echan 30 (años, malpensados), que se le ve elegantísima y sexy a rabiar, pero es una chiquita respetable que no se junta con SEÑORES de 42, ahá. No contenta con incomodar a Carlos, habla con su cita, Jorge de 42 años, un tipo MUY atractivo, elegante y educado. Lo que le dice a Jorge es de traca:

J: No vas a cenar.. por qué?

S: Porque no, no…

J: Pero qué has visto, por qué?

S: Vamos a ver… no es que.. te llevas un año conmigo pero aparentas mucho más y yo aparento mucho menos. Sabes, a mí me echan 28-29… Entonces… a tu lado… sabes? Y a parte es que no, no… Y eres muy caballero y tal, pero no ha habido esa chispa.

Jorge, que parece que en vez de en First Dates está viviendo una experiencia religiosa de setas y speed, no puede dejar de mirar a Sonia, y con dos cojones, le dice que ella tampoco le ha parecido lo puto más, consiguiendo que ella saque las uñitas manipedi que le ha pagado su papi, llegando a decir que no le molan esos rollos y que su padre (atención niña mimada) ya le había advertido que si iba al programa iba a hacer «el canelo» (querido padre de Sonia, es usted un visionario, mis dies).

first-dates-655x368

Yo sé que no nos puede gustar todo el mundo, soy la primera con sus manías y sus preferencias en las citas, la actitud de Sonia podría estar justificada, ha sido sincera desde un principio y le ha dicho las cosas al chico como las piensa, no ha mareado la perdiz, no ha pagado esos 15 euros de cena y no ha forzado una situación abocada al fracaso. Hasta aquí todos de acuerdo, ¿verdad? Pero no me negaréis, lo importante que es mirarte bien al espejo antes de salir de casa, y cuando digo de casa me refiero a mirarte al espejo en cualquier puto momento de tu vida. A conocerte de verdad y a ser sincero contigo mismo, a estudiar tus carencias y tus virtudes, a valorar lo bueno y lo malo que te caracteriza, para así poder ir por la vida consciente de tus limitaciones y conseguir lo que se te antoje dentro de tus circunstancias y opciones.

Si yo me miro al espejo (usando el espejo como símil a mirar en mi interior) y veo una persona cínica, no voy a ir jodiendo a los demás llamándoles cínicos de mierda y creyéndome la persona más honrada del mundo. Si yo me miro al espejo y veo que me falta un diente, no voy a ir despreciando a los desdentados del mundo, si soy ciego, no voy a ir llamando Hans Topo a los que no ven, y así con todo.

first-dates-sonia-kfOD-U21535109042e5B-575x323@El Correo

Pues querida Sonia, desde aquí decirte que quizás si sigues soltera con 41 años y te ves con la urgencia de acudir a un programa televisivo, que ven millones de personas, a convertirte en un meme, es porque no estás mirándote al espejo y siendo sincera contigo. Estás buscando algo que en la vida te va a llegar porque no sabes ni quién eres, y amiga mía, no hay nada más importante como conocerse a uno para conseguir lo que quiere y ser feliz. Empieza a asumir tu edad, empieza a asumir que tienes 41 años y vive la vida como te salga del pie sin necesidad de ridiculizar a nadie, porque cariño, al final has acabado haciendo el ridi más grande y convirtiendo a tu padre en el nuevo Rapel, el hombre que te advirtió que si ibas a la tele harías «el canelo». Y a ti, Jorge, sigue probando, que con lo chachi que pareces seguro que tienes suerte en otra app de ligar.

Autor: Puti Jones.