Cultura

Los primeros anime de nuestras vidas

En la década de los noventa llegó el anime a nuestras pantallas (quizá llegó antes con Heidi y Marco, pero el argumento de estas dos series distaba mucho de lo que estaba por venir) y el público femenino infantil y adolescente  por fin pudo vanagloriarse de tener sus propias series. Con esto no quiero caer en el viejo tópico que las féminas sólo disfrutan con tramas amorosas; tenemos que admitir que aunque  también nos deleitaban series como Dragon Ball, Chicho Terremoto o Campeones, había ciertas historias que sólo entendíamos las mujeres. Estoy segura que hoy en día hay millones de series mucho más sofisticadas que las de antaño, pero también estoy convencida de que todas beben de aquellos animes románticos que nos hacían creer que los hombres también tenían su corazoncito, en comparación con aquellos compañeros de escuela que nos empujaban y que no parecían estar interesados en el romance. Esos animes casi siempre estaban centrados en una chica aunque patosa y sencilla (con la que a menudo nos sentíamos identificadas), curiosamente enamoraba a todos.

Recientemente la nostalgia se ha apoderado de mis horas de divagar por casa y me he reencontrado con aquella niña que fui, así como con aquellas historias que me tenían pegada a la televisión. Tengo que admitir, que aquello que parecían bellos romances inocentes, ahora me parecen más bien historias cursis que sonrojan mi orgullo de mujer hecha a sí misma. Al repasarlos una vez más, me he dado cuenta de que  más que cuentos de hadas, eran historias trágicas con finales que nunca llegué a ver y que me han sorprendido. ¿Os apetece hacer un ejercicio de nostalgia?

Candy Candy

candy candy

¿Quién no recuerda a aquella niña de pelo rubio y rizado? Seguro que incluso más de una tenía ese mote de pequeña. Candy es una niña huérfana que es adoptada por una familia burguesa para ser la dama de compañía de una niña rica muy muy mala, además de celosa, que tiene un hermano que aunque también trata mal a Candy, (¡Oh sorpresa!) está secretamente enamorado de ella. Los únicos que tratan bien a Candy son tres vecinos medio hermanos, que siempre la salvan de todas las situaciones embarazosas por las que tiene que pasar, por el hecho de ser huérfana en un mundo de ricos. La verdad es que Candy siempre me pareció demasiado dulce y buena, de tan bondadosa llegaba a ser tonta. No obstante, eso no le impidió robarle el corazón a todos los guaperas que aparecían, sobre todo a Anthony, un chico delicado del que se enamora a primera vista y que le recuerda al príncipe que la consoló de pequeña, en aquel episodio en el que se tiene que despedir de su mejor amiga de la infancia, con la que vuelve a reencontrarse más adelante, pero que tiene que fingir no conocer, ya que nadie puede saber que ésta también fue adoptada. Obviamente, el amor de Anthony es correspondido, no obstante Anthony muere en un accidente, al caer de un caballo. La historia de Candy va más allá, logra superar la pérdida de su primer amor y se vuelve a enamorar, esta vez de un chico rebelde, Terry, con el que tampoco termina, dado que él se ve obligado a casarse con una compañera de trabajo que lo salva de ser atropellado por un coche y en consecuencia, pierde una pierna. La historia es un drama capitulo a capitulo, digno de una tragedia griega, claro está que Candy vino al mundo a sufrir, pero no fue así para los fans italianos. Resulta que en Italia no les gustó demasiado el triste final de la serie, así que decidieron hacer un corta y pega con imágenes de otros capítulos para así conseguir que Terry y Candy terminen juntos. ¡Claro que sí! Candy se merecía un final feliz después de haber sufrido tanto durante 115 capítulos.

La familia crece (Marmalade boy)

beso

Esta serie que nos entretenía al mediodía después del almuerzo es el equivalente adolescente a un culebrón sudamericano. Una historia un tanto rebuscada que sin duda funcionó y sigue funcionando, ya que la autora sigue dibujando la secuela del manga, Marmalade Boy Little, que sólo se puede encontrar, por el momento, buscando en internet.  Nicky es una chica que no destaca mucho por su belleza o por sus aptitudes en el estudio, sin embargo, es alegre y divertida. Su tranquila vida se tuerce cuando sus padres deciden intercambiar pareja con un matrimonio que son viejos amigos de juventud, además, deciden compartir hogar. Aunque Nicky está disgustada con la decisión de sus padres, conoce a Yu, el hijo del otro matrimonio, guaperas y misterioso, que también vivirá con ellos. Se siente atraída por él desde el primer momento, parece que a él también le gusta, pero no se decide. Kenta (un amigo de Nicky al que años atrás confesó su amor y él, por vergüenza, la rechazó), a su vez, la intenta besar, pero en ese momento aparece Yu y lo impide. Después de muchos capítulos, Yu termina besando a Nicky y empiezan a salir a espaldas de sus padres. Hay sin embargo, una trama paralela donde la mejor amiga de Nicky tiene un romance secreto con un profesor. La historia tiene de todo: Intercambio de parejas, relación prohibida profesor-alumna, amor de hermanastros, y un sinfín de personajes que intentan acabar con su relación. Al final Yu se va a estudiar a Estados Unidos e intentan seguir con la relación, pero Nicky se cansa de sufrir por miedo a perderle, así que rompe la relación. Después de muchos más capítulos terminan otra vez juntos, pero la cosa vuelve a torcerse cuando Yu descubre que Nicky en realidad es su hermana de sangre. En fin, un culebrón con todas las letras. Al final, después de 76 capítulos de tirar de la cuerda,  los padres de ambos deciden intervenir, siempre han sabido la verdad y además desmienten que Nicky sea hija de la madre de Yu. ¡Bien está lo que bien acaba!

La secuela trata de los hermanitos de Yu y de Nicky, que son los hijos nacidos del matrimonio intercambiado; un poco cogido con pinzas, la verdad, parece más de lo mismo. Sin embargo, aunque se centra en los nuevos personajes, también relata la continuación de los personajes del manga original.

Un apunte: Después del éxito del manga y del anime, la autora decidió hacer un capitulo extra, en el que cuenta cómo Yu conoce a Nicky antes de saber que será su hermanastra.

Sailor Moon

Sailor-Moon-English-Dub_article_story_large

 Hay que reconocer que todas recibimos encantadas esta serie en la que la protagonista, por primera vez, era una heroína guerrera que además, se ponía bien mona para luchar. Nos encontramos otra vez con una chica, Bunny Tsukino, que no destaca, no le interesan los estudios y es bastante torpe. Eso no impide que sea elegida como la guerrera Luna, que tiene que luchar para acabar con los villanos del Reino Oscuro que intentan sumergir el mundo en las tinieblas. Todo eso se lo cuenta una gata llamada Luna, que le da una piedra que la convierte en guerrera a través una transformación que, para mi gusto, se repetía demasiado. A ella se le van uniendo otras guerreras a lo largo de la serie, todas con nombre de planeta: la guerrera Marte, la guerra Jupiter, etc. La verdad que a mí me daba la sensación que Bunny no daba nunca pie con bola y siempre eran las demás las que conseguían frustrar los planes de los malvados.

Hay que decir que lo que en principio parece una serie divertida e inocente va adquiriendo un tono muy oscuro y se complica mucho. Yo me quedé muy al principio, cuando Bunny está enamorada de un guerrero enmascarado (siempre tiene que haber un guaperas), que aparece cuando la guerrera Luna está en apuros y que en realidad es su amigo Armando, mayor que él, con el que siempre discute por cosas sin importancia. Resulta entonces que en realidad, Bunny y Armando son la reencarnación de la princesa de la Luna y  del príncipe Endymion de la Tierra y que ellos con las demás guerreras vivieron en un mundo que fue congelado por la madre de la princesa de la Luna, para que el malo malísimo no lo pudiera destruir. Después de muchas tramas bastante complicadas, al final las guerreras se sacrifican por la guerrera Luna para que ésta haga una mega transformación en princesa  y acabe derrotando al malo malísimo. Y esto sólo en la primera temporada.

La verdad es que la serie Sailor Moon marcó un hito en el anime para chicas, gozó de un gran éxito durante años e incluso se ha hecho un remake para celebrar los veinte años del inicio de la serie.

En fin, sea como sea, estas tres series marcaron el inicio de una saga de anime dedicado al público adolescente femenino. ¿Recordáis otras series?

Autor: Marina Nuñez

Compartir:

Login