Cultura

Por qué amar a ‘Soy una pringada’, la youtuber que necesitábamos

Hola, cachos de mierda

Hace cosa de un mes una amiga me pasó un vídeo y me dijo «mira esta mierda, que te va a encantar». Esas palabras son las justas que necesito para convencerme. Me lo vi enterito y me vi casi todo su canal del tirón haciéndome fan al instante de ella: Soy una Pringada. Y ahora quiero que todas os hagáis sus fanses porque es sencillamente, maravillosa.

¿Por qué amar a Soy una pringada?

– Porque es la youtuber que necesitábamos , la antiyoutuber, en una época en la que YouTube España está sufriendo una embolia, en la que las youtubers son todas unas BÁSICAS, va y llega ella. Nada de vidas ideales, house tours, hauls de mentira y colegueos súper falsos. Su tutorial de maquillaje drag queen de los chinos es el único tutorial que debes ver. Y su tarde de mierda es la mierda de vida que todas necesitamos ver.

– Porque ella es la auténtica cheap queen, amante del aliexpress, el eroski y las pizzas Campofrío. Ser cheap queen es que si tienes dos pelucas una de 5 euros y otra de 4,75. Pues eliges la de 4,75.

– Porque nos recuerda que todas hemos tenido momentos penosos y patéticos en nuestra adolescencia. Sus historias del campamentos, los atropellos, el mudismo selectivo, realmente son bastante angustiosas, pero mientras las explica no puedes parar de reír y muchas veces piensas BEEN THERE, querida pringada, gracias por contarlo así. Ella es el antipositivismo falso y buenrrollismo de Mr.Wonderful.

– Por su total obsesión y veneración por las travestis y por supuesto con RuPaul’s Drag Race.

– Por su mix total de referencias culturales, entre el mamarrachismo y la música y las pelis de los 90 ( y 2000): Oasis, Stone Roses,  Divine, los Smiths, La Veneno, Aquí no hay quién viva, Crepúsculo y todo en este plan.

– Por su forma de hablar. Sus aaaghhfff, uffff, divagaciones, está tan tranquila y de repente te pega un grito, se para, sigue, etc, básicamente es natural. Habla como le sale del chirri y sobre todo dice lo que le sale del chirri.

– Por su vídeo de odio a los heteros. Que evidentemente es una parodia y mucha gente sigue sin entenderlo pero es que entonces «sois cortos y no se puede hacer nada».

– Porque es muy fan de My Mad Fat Diary, igual que lo somos aquí.

– Porque ha tenido que crear un vídeo diccionario mamarracho Soy una Pringada Trash. para que «las paletas de la España profunda» le entiendan cuando habla. YASSS, TRASH, REAL son palabras que deberían estar ya incorporadas en vuestro lenguaje.

– Por su filosofía trash.  ¿Qué es ser trash según ella? Pues básicamente, llevar una vida trash es asumir tus mierdas para ser feliz, ser consciente de tus penosidades, mandar todo a la mierda y regodearte en lo más basuresco de la vida con mucho humor.

– Porque tiene movidas muy Loversize. Es gorda y ha sido gorda siempre, así que ha pasado por momentos muy chungos que aquí entendemos muy bien: insultos, inseguridades, mierdas de esas y suele hacer muchas referencias a ello. Pero también ha conseguido aceptarse (gracias a su filosfía trash, claro) y poco a poco dejar de amargarse por las TARÁNTULAS  que no tienen otra cosa que hacer que insultar a la gente.

– Porque le oirás decir constantemente esto de ‘soy penosa, soy patética, qué asco me doy’, pero es algo que está dentro del camino de la autoestima. Cuando aprendes a reírte de ti misma, ya nadie se puede reír de ti, te sientes totalmente liberada. Y eso Esty ( que es así como se llama) lo ha conseguido.

– Porque aunque os haya dado unas pequeñas pistas sobre de qué va Soy una Pringada, todavía me quedarían muchas cosas por contar. Así que lo mejor es que la veáis y os maravilléis con ella. O la amáis o la odiáis. Aquí, team Pringada.

Adiós, pringados.

Compartir:

Login