Cultura

Querido director de casting: le escribe una gorda

Querido director (o directora) de casting, hace mucho tiempo que tengo ganas de escribirte esta carta.

Siempre he pensado que igual sería un poco absurdo porque qué te voy a decir yo a ti que tú no sepas ¿verdad? Tú, que estas cansado de ver miles y millones de personas ya sabrás que somos cada uno de nuestro padre y de nuestra madre. Sé que tú buscas perfiles, que conoces el guión mejor que yo, solo faltaba, que a veces con mirarnos a los ojos ya sabes si encajamos o no con el papel. Eres tú el experto, no yo.

Pero hay algo que todavía no termino de entender, ¿por qué cuándo necesitáis a una gorda cogéis a alguien con la cara redonda? Con mofletes y tetas y poco más, pero que no pasa de una 40 de pantalón. ¿No hay tiros de cámara en el nuevo súper decorado que está montando tu equipo para que entre el culo de una gorda? Te agradecería infinito que me contestaras, es una duda que no me deja dormir.

Estaba gordísima esta chica ¿verdad?

No, no te escribo esta carta solo para preguntarte eso. También quería preguntarte si en tu imaginario social solamente le pasan cosas a las guapas y delgadas; si solamente ellas son doctoras, abogadas, profesoras o policías. Resulta que nosotras solo servimos para hacer papeles de gorda (cuando nos los dais y no se los queda la de la cara redonda), y no lo entiendo muy bien. En mi día a día también me pasan cosas, también me enamoro y sufro y podría encajar perfectamente en cualquiera de tus historias dramáticas; de verdad. Mi vida no gira en torno a mis lorzas o a que los chicos del instituto me hagan bulling. Aunque pensándolo bien, lo de las tramas quizá sea más para tu colega el guionista; pero fijo que tú le puedes pasar el recado.

Esta también lo estaba, ¿a que sí?

Y sí, ya sé que estamos avanzando en esto, que ahí tenemos a Itziar Castro maravillosa representando a las gordas de España estupendamente (Bravo Itziar, tú vales más que todos los michelines del mundo mundial juntos, permítete el guiño desde el respeto por favor) Pero resulta que somos más, muchas más.

Se que puedes pensar que esta carta es una frustración por todos los casting en los que me dijeron que no; pero nada más lejos de la realidad. No soy actriz, simplemente una mera espectadora que disfruta con el mundo audiovisual y que quiere ver como la televisión es cada vez más inclusiva. Una espectadora que está cansada de ver a negros haciendo de manteros, a gordas que solo sirven para llorar o en su defecto para hacer de viejas; a enanos bufones o trapicheros, a argentinos con mucha labia, a gordos siendo graciosos. Una espectadora que quiere ver como la sociedad en la que vive se refleja en la pequeña y gran pantalla. Que quiere ver editoriales donde incluyan a actrices de cualquier tipo hablando de su trabajo, que está cansada de ver portadas donde hay más letras y photoshop que carne y piel.

Como decía de pequeña cuando escribía cartas a los Backstreet Boys, seguro que jamás llegarás a leer esto; pero sí lo haces sería todo un honor y una alegría pensar que por un momento te he hecho dudar y replantearte las cosas.

Un saludo y enhorabuena por tu trabajo.

Compartir:

Login