Cultura

Tània de Merlí o cómo representar a tantísimas Loversizers

Antes de empezar a leer el post tengo que decirte dos cosas:

  1. ESTE POST CONTIENE SPOILER

  2. SI NO HAS VISTO MERLÍ NO SE QUÉ HACES CON TU VIDA

Dicho esto, si has visto Merlí y ya la has terminado puedes seguir leyendo tranquilamente; y si además eres gorda, estarás conmigo en que el personaje de Tània también te representa.

Me encantaría además, mandar un mensaje a todos aquellos directores de casting que se piensan que por tener la cara redonda una ya es gorda. No señores, no. Elisabet Casanovas no está gorda. Aun así, la acogemos como una más porque así somos las gordas, que a todo el mundo queremos (cuando nos da la gana)

Además, es que es imposible no querer al personaje que han creado, porque aunque a veces nos encantaría mandarle un chute de autoestima desde nuestro sofá, nos ha cautivado desde el minuto uno por diversas razones:

  • Porque de ti también se rieron en el instituto
  • Porque tú también te enamoraste del chico gracioso de la clase
  • Porque tú también te enamoraste del chico guapo de la clase
  • Porque tú también te hiciste amiga de él porque creías que solo así se iba a fijar en ti, pero no lo hizo.
  • Porque tú también creías que tenías oportunidades con él aunque no fuese verdad.
  • Porque a ti el futuro también te dio la razón y conseguiste lo que querías.
  • Porque tú también has luchado por las causas perdidas.
  • Porque tú también has defendido lo que considerabas justo.
  • Porque tu mejor amiga también te la lío.
  • Porque tú también le has plantado cara al machito de la clase sin importar el qué dirán.
  • Porque tú también has querido ser delgada.
  • Porque tu madre también te ha dado el codazo preguntándote que cuándo te ibas a echar novio.
  • Porque tú también has fingido que pasabas de los tíos solo porque nadie se fijaba en ti.
  • Porque tú también te hiciste falsas ilusiones y te sentiste ridícula.
  • Porque tú también has tenido que dar muchos consejos de amor cuando nadie escuchaba los tuyos.
  • Porque nunca tiraste la toalla.

Quizá me deje algunas en el tintero, quizá no os sintáis identificadas con absolutamente todas, pero no me negaréis que ardíais en deseos de que todo le fuera bien.

Cierto es que no es oro todo lo que reluce y que nos hubiera encantado que su personaje no se centrase exclusivamente en conseguir el amor a pesar de sus kilos; porque claro, todos sabemos que las gordas los únicos problemas que tienen es que son gordas. Echamos de menos la complejidad (no  excesiva) de personajes como Pol, Berta o Marc, cuyas tramas van más allá que encontrar o no el amor.

By the way: a mí también me encantaba Marc 😉

Compartir:

Login