Que en WeLoversize amamos a Amy Schumer es algo que ya hemos dejado claro en varias ocasiones. Así que si sale una peli dirigida por nuestro también querido Judd Apatow y co-escrita junto a Amy, la emoción es doble.

Después de pensar que la monogamia era algo imposible debido a las actuaciones de su padre, Amy (Schumer) tiene fobia al compromiso. Se dedica a escribir para una revista y vive disfrutando de la vida, sin disculparse con nadie y le aburre el romanticismo. Pero de lo que no se da cuenta es que ha estado viviendo en una continua rutina. Cuando parece que va a caer de nuevo en ella al escribir su nuevo artículo, un encantador y exitoso médico deportivo llamado Aaron Conners aparece en su vida, haciendo que se replantee todas esas acciones con las que ha estado viviendo.

Aunque la sinopsis no lo deja del todo claro, nos encontramos ante un personaje que bien podría convertirse en la representante de una nueva generación de mujeres. Amy no es esa tierna chicuela enamoradiza que espera a su Príncipe Azul y cuya vida no tiene sentido hasta que encuentre un hombre que encaje en ella. Más bien todo lo contrario. La prota tiene una vida de puta madre, un curro increíble y cero ganas de echar el ancla con ningún maromo. Sencillamente no lo necesita, y esa es la clave. Que esta peli, al revés que la mayoría de comedias románticas, incide en la idea de que no necesitamos un novio para ser felices.

giphy

De esto que te abraza y tú no sabes dónde meterte

Humor explícito al estilo Loversize, situaciones cotidianas en las que te verás tristemente reflejada pero no podrás evitar reírte a carcajadas. Da la casualidad que fui a verla con Rebeca y nos pasamos la peli entera dándonos codazos con un continuo: ‘madre mía, pero que soy yo’.

giphy (1)

Nosotras en vez de vino llevamos cerveza al cine <3

En ocasiones un pelín previsible pero no por ello menos divertida, ‘Y derepente tú’ (Trainwreck en USA) ha pasado automáticamente a ser una de nuestras pelis de cabecera. Adiós a Bridget Jones como heroína Loversize. Hola Amy Schumer, te queremos.