serie netflix sisters
Cultura

Sisters, la serie de Netflix que me ha cautivado sin querer

Todas las noches le doy vueltas y vueltas a Netflix. Con la mantita hasta las orejitas y sacando el brazo lo justo para apuntar con el mando a la tele, gasto aproximadamente 10 minutos diarios (en un escenario optimista) rebuscando una serie que me enganche.

Esto no, esto que rollo, esta foto de portada no me gusta, … El algoritmo de Netflix no me entiende y yo ya no confío en él.

Total, que al final vuelvo a Las Chicas Gilmore una y otra vez, a falta de algo nuevo que me motive (le he dado vuelta a las 7 temporadas y revival 4 veces y tengo una alerta en las noticias de Google: vuelta+chicas+gilmore).

No negaré que he tenido experiencias religiosas como YOU, pero vosotras sabéis que reponerse del vacío que te deja una serie así cuando acaba es difícil de superar.

Pero la semana pasada se alinearon los planetas. Confíe en el algoritmo, y el algoritmo me recompensó. Descubrí una de esas series que te deja un regustillo que mmmm…

Sisters

Os pongo en situación: un premio Nobel australiano, dueño de una clínica de fecundación, en su lecho de muerte, da una entrevista en prensa revelando que utilizaba su propio semen para fecundar a las pacientes sin que ellas lo supieran; con lo que debe tener más de 100 hijos no reconocidos. La única hija «oficial» hasta el momento decide organizar una quedada con los posibles … ¿Qué puede salir mal?

La acabé ayer, y me he pasado varios días recordando escenas, flotando en sus escenarios y con ganas de comprarme una casita en las afueras de Melbourne.

serie netflix sisters

En esta ciudad parece haber básicamente 3 tipos de hombres: el mejor marido del mundo que va contigo a terapia para comprenderte y darte el mejor sexo todas las noches, el que te hace el amor mirándote con cara de enamorado y luego la cucharita todo el tiempo que quieras mientras te da palique, y el empotrador que es un poco cabrón, pero con lo justo porque en el fondo tiene un corazoncito de melocotón. A mí, chicas, cualquiera me vale para un ratillo, según tenga el día.

Pero no obviemos lo importante de esta serie, los personajes femeninos. Veréis que todas somos un poquito ellas. Cuando la acabéis me leéis de nuevo y me decís si tengo razón o me equivoco.

Todas somos un poco Julia. Metemos la pata a tope (si es en público y borrachas mejor), hemos dicho «Vale, ok» cuando deberíamos haber dicho “Ni de palo” y hemos dado más de lo que recibíamos a cambio de compañía, amor, cariño y sucedáneos. Yo, además, como buena hija única, no me doy cuenta de la necesidad de contacto que tengo hasta que alguien me toca.

A veces nos sentimos muy Roxy. Sobrepasadas por las exigencias del trabajo y llevándonos al límite a nosotras mismas. Llegamos a culpar a otros de una presión autoimpuesta que nos aplasta hasta llevarnos incluso, a tomar caminos en contra de nuestra salud.

Yo también me siento bastante Edie, tratando de encajar en lo que se supone que debe ser una vida estándar, sin saber muy bien por dónde me pega el aire. Algo perdida, tratando de comprender la forma en la que debería ser feliz,  mientras hago malabares (con poco éxito, por cierto) por no salirme excesivamente del camino.

A mí, estas chicas me han dejado tocada. Espero que a vosotras también.

Sisters+Second+Season  :)

Ane Emile

Compartir:

Login