De cómo las mentiras, al final, tienen las patas muy cortas …