Cultura

Dibujos animados de nuestra infancia

Acabo de regresar de mis ansiadas y merecidas vacaciones, y a parte de una depresión postvacional de caballo, hay una cosa de la que me he dado cuenta. ¿Porqué los dibujos animados de hoy en día ya no son como los de nuestra infancia? Vale, quizás esto suena a abuela cebolleta. Pero es que joder, os juro que en mis mañanas de perreo delante de la tv, no he vista nada que valiera la pena.

¿Qué ven los niños por las mañanas? Porque sí, en verano hay que salir a jugar y disfrutar del buen tiempo. Pero todos hemos desayunado delante del televisor viendo dibujos animados. No nos pongamos dignos ahora. ¿Nadie echa de menos los dibujos animados de nuestra infancia?

Será porque llevo dos semanas asalvajada perdida y echo de menos los veranos de cuando era pequeña, pero hay dibujos animados que marcaron nuestra infancia (O al menos la mía):

  • Inspector Gadget. ¿Quién no ha alucinado con todos los inventos de este maravilloso personaje? A mí me fascinaba y soñaba con inventar algún día el Gadgetocoptero.
  • La banda del patio. Esta me pilló un poco más crecidita, pero siempre la veía con mis primos por las mañanas. Era el único contacto que teníamos con la vida escolar durante los meses de verano.
  • Dinosaurios. ¿Quién no recuerda a esta familia de dinosaurios? ¿Y el personaje del Peque? Cómo he llegado a reírme con las “putaditas” que le hacía al padre.

    Mi personaje favorito sin duda alguna

  • Heidi. Era escuchar “Abuelito dime tú…” y todos delante del televisor. Mirad qué os digo que a mi abuela, la hemos llamado siempre abuelita. Por algo será.
  • Sailor Moon. Esto sí que era una buena serie joder. Siempre los superhéroes tenían que ser hombres. Pues no señor. Aquí está Sailor Moon. Aunque la caracterizaran como tonta a rabiar. Menos mal que el resto compensaban un poco.

    Empoderamiento femenino

  • Oliver y Benji. Esos pases eternos. Esos partidos que duraban semanas. Si has crecido con primos o hermanos, era un imprescindible sí o sí.
  • Chicho terremoto. No podía haber niño más repulsivo con las chicas. Pero algo tenía que nos enganchaba.
  • Dragon Ball. Cualquier chico al que le preguntes, la ha visto. Y si no la conoce huye, algo raro tiene seguro (Pregunta obligada en la primera cita).  Yo la he llegado a ver hasta con 25 años. No digo más.

    ¿Soy la única que quería una nube Kinto?

  • Dartacán y los tres mosqueteros. Eran uno, dos y tres, los famosos mosqueteros, el pequeño Dartacán siempre va con ellos… Lo reconozco, era mi obsesión de pequeña. Tanto que todavía guardo en VHS toda la serie completa.
  • Doraemon. Siempre he soñado con tener el bolsillo mágico de Doraemon. Y quien no haya soñado lo mismo alguna vez, es que no ha tenido infancia.

    Otro invento que me encantaría que existiera

  • Los fruitis. Nunca la fruta me había parecido tan interesante y divertida. Y más cuando a una piña le ponen el nombre de Gazpacho. Me alucinaba.
  • Los trotamúsicos. Otra que me encantaba. Cuatro animales que huyen de sus respectivas vivas porque no son felices y crean una banda de música cumpliendo su sueño. Mensaje positivo a tope.
  • Ranma ½. El famoso chico que se convertía en chica cuando se mojaba. Como les Gremlins pero mejor.

    En esa familia el agua era su peor enemigo

  • Las tortugas ninja. Si es que es leerlo y venirme a la cabeza la canción en bucle. Y adoran la pizza, igual que yo. Así cualquier se siente identificada.
  • David el Gnomo. Uno de los dibujos animados más bonitos que se han hecho. Todo por su amor a la naturaleza y el cuidado continuo de todos los animales. Amor en estado puro.
  • La Abeja Maya. Otra que no puede más que despertarme ternura. Era más buena que el pan y capaz de enternecer a cualquiera.

    Adorables

  • La vuelta al mundo de Willy Fog. Son, 80 días son, 80 nada más, para dar la vuelta al mundo… Yo creo que es el culpable del alma viajera que tenemos más de uno de mi generación. Yo firmaba por recorrer el mundo en 80 días.
  • Érase una vez la vida. Adoraba estos dibujos. Me fascinaba ver cómo funcionaba todo dentro de mi cuerpo. Creo que aprendí más con esta serie que con las clases de biología.
  • El doctor Slump. Otra de las series de anime por excelencia junto con Dragon Ball. Siempre recordaré al personaje de Arale. Será un robot sí, pero era mucho mejor persona que cualquier otro personaje.

    La imagen de la felicidad e inocencia absoluta

¿Y vosotras? ¿Qué otros dibujos animados de vuestra infancia recordáis?

Compartir:

Login