El tratamiento de fertilidad no va con sus creencias