Sex & Love

Follodrama: cena de empresa y polvo ardiente

Me encontraba en pleno diciembre buscando trabajo desesperada, la verdad es que nunca había echado cv en la hostelería porque no tenía experiencia pero era navidad y normalmente siempre hay trabajo asi que me decidi con la buena fortuna de que me cogieron en un bar. Pensaba que era fácil trabajar en un bar y queda muy lejos de la realidad, serví 6 cañas de espuma hasta que por fin supe echar una cerveza en condiciones, nunca había sentido tanto dolor en las piernas por echar tantas horas de pie.

Me acuerdo de un día en especial, era por la tarde cuando vino un chico nuevo a trabajar como ayudante de cocina y camarero, me pareció muy guapo pero no pude hablar con él porque había una cena de empresa que preparar. Todo parecía ir sobre ruedas hasta que a un hombre le dio un ataque epiléptico y casi se atraganta, tuvimos que llamar a una ambulancia, uno de los clientes se perdió y hubo también que llamar a la policía….era mi segundo día y en lo único que pensaba era ¿Dónde está la cámara oculta? estaba deseando que el día acabara.

Recogiendo para terminar el turno me corté pero allí estaba el chico nuevo para auxiliarme, mientras me curaba yo no podía dejar de mirarlo así que se dio cuenta y cuando salimos de trabajar me propuso ir a tomar una cerveza, la noche parecía que iba mejorando y antes de darnos cuenta ya estábamos besándonos y metiéndonos mano, me propuso ir a su casa a lo cual pensé que después del día tan horrible que había pasado había que darle un gustillo al cuerpo y liberar tensiones por lo que acepte su proposición.

Nos fuimos en mi coche porque él no tenía, al llegar a su casa me dice que no tiene luz porque se la han cortado, tampoco tenía apenas muebles parecía desvalijada a lo que mi mente me dio un toque de alerta porque en pleno invierno, con lo friolera que yo soy y tener que ponerme desnuda…pensaréis que me lo pensé mucho pero no, estaba demasiado caliente, estaba esperando en el salón mientras él estaba en el cuarto yo supongo que estaría recogiendo y cuando abrió tenía todo el cuarto lleno de velas.

Me pareció super bonito… pero no era por mí sino porque no se veía nada. Cuando entré había un espejo a la izquierda y me encantó porque nunca había echado un polvo pudiendo vernos. Empezó a desnudarme mientras me besaba y tocaba dulcemente pero yo quería manejar la situación así que me puse encima de él mientras lo cabalgaba, me acerque a él para besarlo apasionadamente cuando empecé a oler a quemado. Me miro en el espejo y mi pelo parecía una antorcha, ¡estaba ardiendo!, me ayudó a apagar el fuego de mi cabeza y como comprenderéis mis ganas de terminar el polvo se esfumaron  y lo único que tenía ganas era de salir corriendo de allí de lo que había pasado, ¡qué vergüenza! Mi cara era un tomate pero me quedé y terminé el polvo que empecé. La cosa no termina ahí porque me ofreció quedarme a dormir con él, la verdad es que era ya muy tarde así que acepte.

A la mañana siguiente cuando despertamos, me dijo si quería comer con él pero yo la verdad es que no quería ir con la ropa de camarera a comer fuera y le dije de ir a mi casa para cambiarme y pegarme una ducha y de paso reflexionar sobre el día de ayer. No me dejó porque antes de que me diera cuenta ya me había traído ropa suya para que me la pusiera y así podernos ir a comer juntos… la ropa que me trajo era de rapera, con los pantalones cagados y una sudadera super grande….

Mi cara era un cuadro pero lo peor aún está por llegar cuando me dice antes de irnos a comer que quiere que lo acerque a casa de su madre que tiene que coger unas cosas para el piso. Lo llevo y le digo que le espero en el coche pero él insiste en que suba porque no quiere que espere sola, subo y me presenta a su madre que me invita a comer a su casa y me dice que le encantaría que fuera su nuera que además se le ve muy contento conmigo.

En ese momento, después de todo lo pasado, solo me faltaba eso. Cogí aire y le dije al chico que se me había olvidado que tenía planes mientras iba de camino al coche para huir sin mirar atrás.

Ese fue mi último día en la hostelería ya que el bar iba a cerrar así que gracias a dios no tuve que volver a ver al chico nunca más.

I.

Compartir:

Login