En este mundo hay dos tipos de personas, las que tienen un problema para cada solución y las que tienen una solución para cada problema. Hoy voy a intentar ser de las segundas.

No hay dudas de que comprar casa siendo joven es todo un desafío, no digamos si vives en una ciudad grande. Los requisitos que te piden los bancos son para llorar, y muchas veces te lamentas queriendo volver 30 años atrás para tener las condiciones de tus padres.

Sin embargo, cuando tus padres compraron casa, no había internet y el matrimonio gay no era legal. De verdad quieres vivir en ese mundo? Yo diría que no.

Es difícil pero es POSIBLE

Lo primero es decidir si comprar casa es la decisión adecuada. Hay quien prefiera vivir de alquiler, las dos situaciones tienen ventajas y desventajas. Piensa a largo plazo en lo que es mejor para TI y tu familia. Si quieres comprar, sigue leyendo.

Piensa en lo que el banco te pedirá, habla con personas de tu entorno y conoce tus opciones. Puede variar mucho, pero digamos que lo habitual es una entrada de 10-20% y una tasa de esfuerzo no superior a 30% mensual. Haz las cuentas para los pisos en la zona que quieras comprar. Con eso tendrás una idea de lo que vas a necesitar.

Genial, cari. Hasta aquí ha sido fácil, verdad? Ahora vienen los consejos incómodos (pero efectivos) que te pueden ayudar a conseguir ese objetivo. Porque de alguna forma tienes que ahorrar ese pastizal que el banco te pide y, cuanto antes empieces, mejor. Coge apuntes:

  • Haz un excel (o coge papel y boli) y registra todos tus gastos durante 2 o 3 meses. Reflexiona sobre dónde se va tu dinero (casa, ropa, electrónica, viajes, salir, vicios etc.) y piensa dónde puedes meter la tijera sin que duela mucho. Porque no vas a conseguir comprar una casa si te fundes tu sueldo cada vez que sale un iPhone nuevo, así que tú verás.

  • Vive en Casapadres el tiempo que puedas. Si trabajas, colabora con los gastos de la casa (sois una familia, ok?). Ya te estás ahorrando un alquiler mensual que, dependiendo de la ciudad en la que vivas, representará un pellizquito o una barbaridad. Guárdalo, es para tu casa, no para el señor de Amazon.
  • Si no tienes esa opción, alquila barato. Alquila un cuarto si no te importa compartir o escoge un piso en las afueras de tu ciudad. De verdad, no hay drama en vivir un poquito “peor” unos años, para luego conseguir lo que deseas.

Esta opción está genial también

  • Vive por debajo de tus posibilidades. El dinero está para disfrutarlo, es cierto, pero disfrútalo de manera que no te perjudique. No te compres toda la ropa que te gusta, pero sí ese jersey que te tiene enamorada. No comas fuera todos los días, pero sí sal a cenar con tus amigas/pareja/familia cuando se dé la ocasión. No hagas escapaditas todos los puentes del año, pero sí haz ese viaje que tanto te apetece. Y así, haz de todo pero no TODO.
  • Dedica una cuenta exclusiva a ese dinero que no se puede tocar. Puedes incluso tener el dinero invertido, ya sea en un fondo, en bonos del estado o en otros productos financieros. Si pasas de este tema, tenlo en una cuenta ahorro y sanseacabó.

Hacer cambios es duro, pero si disfrutas del camino es más fácil. Date cuenta que lo mejor de la vida no se puede comprar (cliché pero real) y que se puede vivir muy bien disfrutando de las cosas pequeñas.

Por ejemplo, esto es gratis jejeee

Y todo esto quién os lo dice?

Pues alguien que lleva ahorrando desde los 21 para comprarse su primera casa. Planeo comprarla en algunos meses, con 27, y llevo aplicando todo esto los últimos años, a veces más, a veces menos. Qué vida aburrida, pensarán algunos.

Pero en estos años me he ido de Erasmus, he vivido en el extranjero, he salido la que más, he trabajado ganando poquísimo y ahora un poquito mejor, he viajado por Europa (gracias Ryanair) y fuera también, he compartido piso con hasta 5 personas y ahora vivo en un modesto pisito en las afueras de una capital con mi churri, he probado los restaurantes más chachis de esta ciudad y he aprendido a preparar los mejores tuppers para llevar al curro.

También he reducido mi armario a mínimos, he utilizado el mismo móvil durante varios años y me he comprado mi primer coche, que tiene 10 años y espero usarlo por lo menos otros 10 (confío en ti, Toyota).

No soy rara ni única, por eso sé que con organización y haciendo algunos cambios, prácticamente cualquier persona puede hacerlo.

TÚ TAMBIÉN.