Vida sana

Raclettes o cómo triunfar en tus cenas con amigos

Os cuento un secreto: yo nací señora. Nunca me ha gustado en exceso ir de fiesta (aunque iba, al final iba…) y sin embargo me fascina echar las tardes en el Lidl. Hay que quererme. Así que cuando vivía con mis padres pasaba mucho tiempo leyendo y a mi bola, pero desde que tengo mi propio hogar lo que más me gusta es hacer cenitas en casa e invitar a los amigos a echar la tarde noche.

Y para esas frías noches de invierno, nada mejor que una raclette party. Los cocinillas me entenderéis, y los que no, os explico. La mejor compra que puedes hacer si eres de las mías es la de una plancha de piedra con raclette.

Esta de la foto tiene por ejemplo mitad piedra y mitad plancha normal, que también es chachi. La idea es poner el aparato en el medio de la mesa, y currarte un buen montón de ingredientes bien cortaditos que la gente pueda ir echando en la piedra y que puedas ir comiendo según se van cocinando. La guinda del pastel es que en la parte de abajo de la plancha hay unas pequeñas sartenes que se usan para fundir queso. ¿Lo más divertido? Jugar con el queso y todos los ingredientes que vayas cocinando arriba para crear recetas en el momento e incluso competir entre colegas.

 

Las recetas son infinitas y depende del tipo de menú que hayas pensado. En la piedra puedes hacer cualquier tipo de carne, pescado o marisco (eso sí, preferiblemente todo cortado más o menos fino para que no se eternice el cocinado y otros comensales se mueran mientras de hambre), así como verduras.

Algunas cosas que tardan más en cocinarse (como pueden ser las patatas), puedes presentarlas ya cocidas y que solo haga falta darles el toque final o directamente meter en la sartén con otro buen montón de ingredientes. Así es como me lo monté yo el primer día para algo rápido:

 

La tabla de quesos es importante, claro. Así cada invitado podrá elegir su favorito. La cena se convierte así en algo interactivo que os aseguro a todo el mundo le encanta. Qué decir que además a la piedra está todo increíble, y que en general se trata de un menú natural y bastante saludable.

Aquí os dejo unas cuantas ideas para vuestras sartenes de raclette:

  • Espárragos trigueros con bacon y queso fundido.
  • Lacón con pimentón y patata asada.
  • Huevo a la plancha, así sin más, con bien de queso.
  • Tomate seco con mozarella.
  • Calabacín y aceitunas.
  • Salmón ahumado con queso fundido.
  • Brócoli o coliflor con bien de quesito.
  • Raclettes dulces! Puedes aprovechar para el postre y fundir chocolate con tus frutas favoritas.

 

 

Y si todavía no tienes tu raclette pero este post te ha dado ganas de comprarte una, que sepas que las hay desde 30 euros bastante apañadas. Aquí te dejamos un montón de modelos que se adaptan a tus necesidades. 

 

 

Si lo que te ha gustado es mi preciosa bandeja de madera para aperitivos (en persona impresiona, es un básico con el que siempre triunfarás), puedes comprarla aquí. 

 

 

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login