Sex & Love

La historia de amor que lo ha petado en Twitter

Yo siempre digo que Twitter es mi droga para dormir. Me meto, esquivo a unos cuantos trolls sin vida y veo alguna machirulada, pero siempre acabo encontrando algún hilo bueno. Además si me juntas el cotilleo con una buena historia romántica versión millennial, que se quite El Diario de Noah porque yo me vuelvo locatis.

Pues eso me pasó el otro día cuando me topé con Rosey Blair, una twittera que ha vivido lo que yo siempre he querido vivir: presenciar una historia de amor digna de película protagonizada por dos completos desconocidos y un avión.

Así comenzaba el hilo…

“Anoche, en un vuelo de vuelta a casa, mi novio y yo le pedimos a una mujer cambiar nuestros asientos para que nos pudiéramos sentar juntos. Bromeamos y dijimos que tal vez su nuevo compañero de asiento podría ser el amor de su vida y bueno, ahora os dejo este hilo”.

En los siguientes tweets, Rosey contaba que los dos desconocidos estaban sonriendo, hablando y flirteando. Resulta que ambos eran entrenadores personales y veganos, así que tenían mucho en común. Entre tanto ligoteo, Rosey y su marido no podían parar de mirarlos. Me representa totalmente… Yo habría pedido unas palomitas y me habría quedado mirando descaradamente.

Dato importantísimo: NINGUNO TENÍA ANILLO DE CASADO.

No sólo Rosey estaba completamente encandilada con la historia, sino que además una pequeñaja sentado unos asientos más adelante estaba girándose todo el rato porque notaba el amor.

Y cuando todo parecía para menores de 18 años… CHAN CHAN CHAN… ¡Fueron al baño a la vez!

Y como no podía ser de otra manera, se fueron juntos al aterrizar.

Como Rosey es una viva imagen de nosotras, personas cotillas que necesitan saber qué paso con esta parejita, hizo un buen trabajo de investigación y encontró sus perfiles de Instagram. Los dos estaban solteros y eran de Texas.

¡El amor está en el aire! ¿Qué pasaría después?

Compartir:

Login