Lifestyle

Clases de personas que encuentras en los conciertos

El verano es el momento ideal para disfrutar de los conciertos: gratis o de pago, de pueblo o festivales famosos, la música es la GRAN protagonista del verano, y nosotros le alabamos como una Diosa.

Los conciertos son como un buffett libre: puedes encontrarte de todo. Y algo así pasa en los conciertos, donde uno puede encontrarse tantas clases de personas como platos en la barra del buffet:

El que no se mueve nada.

Si no hay mucha luz, uno lo puede confundir con un poste. No importa la música que sea, ni que la gente de su alrededor esté pegando botes, él permanece impasible, ,como si la cosa no fuera con él. También es cierto que hay ciertos sujetos que en realidad son padres que aguantan pacientemente el concierto sin ninguna gana mientras sus hija está dándolo todo en la primera fila.

El que no tiene control alguno sobre su cuerpo.

No falla, mira a tu alrededor y verás a alguien poseído por el ritmo de la música. Se le caracteriza por ser el que más saltos pega, el que más agita los brazos, el que más alto canta…en definitiva, el que más todo. Seamos sinceros, todos hemos sido alguna vez esa persona alocada, sobre todo cuando estamos en el momento Aaaah esa es mi canción favorita.

dancing tumblr hbo girls party

El concentrado.

Siente cada palabra, cada nota, cada pisotón…lo siente todo. Suele estar con los ojos cerrados en las canciones más melódicas, balancearse con estilo y cantar hasta la última coma de la canción. Se mueva o no, será el que pase de todos los que están a su alrededor y el que se sepa todas las canciones -hasta las nuevas, aunque el disco aún no haya salido-, va a su puñetera bola porque él ha venido a sentir la música.

El que no se sabe la letra

Es el que solo se sabe parte de las canciones más famosas, da igual que las haya escuchado mil veces , solo se sabrá la última parte del estribillo y por pura intuición. Del resto del repertorio, mejor ni hablamos.

¿Te sabes alguna canción entera?

P.D: Siendo honesta, he de meterme en este grupo.

El que no suelta el móvil ni aunque le vaya la vida.

Vale yo soy una desapegada, hago una foto al principio y ya, me gusta ver el concierto sin preocuparme si mi minúscula mano podrá aguantar el móvil todo el concierto. Pero lo de estar haciendo un vídeo de prácticamente todo el espectáculo, me parece exagerado.  Aunque me moleste, entiendo que a todos nos gusta inmortalizar  ciertos momentazos, porque para eso tenemos móviles que hacen fotos chulas y queremos compartir con los demás, pero una cosa es inmortalizar los mejores momentos y otra que la gente que esté detrás de esa persona tenga que ver el escenario a través de su pantalla de móvil.

El alto

Esto no es culpa de nadie, pero no falla, si hay un alto en todo el recinto, ESE único alto, se colocará delante de ti. NO FALLA. Da igual lo mucho que te muevas, que te cambies de sitio, que saltes, que te pongas de puntillas, él estará ahí. El que es alto es alto y no puede hacer nada y quiere disfrutar del concierto como el resto de los mortales de estatura media, pero no puedo dejar de fantasear con la idea de ordenar al público como en las fotografías del cole: los altos detrás y los bajitos bien delante. Me ahorrarían muchos dolores de cuello.

Además de este tipo de gente, quiero aprovechar para incluir otras nuevas especies que me encontré no hace mucho en un concierto gratuito:

Los que no callan

En mi caso, fueron dos chicas, pero me sé de muchos que le dan a la lengua sin descanso -para hablar-. Vamos a ver, vale que el concierto fuera gratuito, vale que a lo mejor hacía meses que no os veíais, vale que teníais un montón de cosas que contaros, pero si no calláis, si lo que queréis es poneros al día…¿Por qué os adentráis aún más en la multitud? Un poco de por favor, dejad el espacio para los pobres desgraciados que morimos de ganas de avanzar aunque solo sea un milímetro.

La familia al completo.

Creo que no hay nada más bonito que compartir tu pasión por la música con tus hijos (o por lo que sea), pero lo de llevar el carrito de bebé y plantarlo en medio de tanta gente, me resulta un tanto imprudente.  Ojo, que cada padre/madre haga lo que crea conveniente -ni soy madre ni soy nadie para aconsejar-, pero una cosa es estar con niños, sobre todo bebés, a una distancia prudencial, y otra adentrarlo en una multitud de gente que pega saltos.

Y vosotros ¿con qué tipo de personas os habéis encontrado en un concierto?

Compartir:

Login