Puede que seas un alma cándida que no diferencia la maldad de la bondad. Puede que tengas un gran corazón, una paciencia infinita o una fe en la humanidad a prueba de bomba. Y, que conste, te admiro por ello. Pero ha llegado el momento de arrojar luz sobre la oscuridad de tu ignorancia y confirmarte de una vez lo que de un tiempo a esta parte ya venías sospechando: que tu compañerx de curro es un puto veneno.

Si espolvoreó arsénico sobre tu café, te envió un informe empapadito en antrax o cortó las cuerdas del ascensor cuando tú estabas montada dentro, creo que puedes ahorrarte este artículo. No solo es un mal compañero de trabajo, también intenta asesinarte. Pero si sus malévolos juegos son más sutiles, y aunque te detesta igualmente no ha llegado al intento de exterminio, seguramente te resultará interesante. Lee, y me cuentas si estoy en lo cierto. A ninguna de las dos nos librará de nuestras respectivas arpías (o arpíos), pero nos sentiremos mutuamente comprendidas.

Antes de nada, aclarar que si en el post me refiero al espécimen en cuestión en términos femeninos no es ni mucho menos porque un mal compañero de trabajo sea, por definición, mujer. (Qué coño, yo soy mujer y soy una compi muydeputamadre). Lo hago porque la inspiradora de este post, osease, mi arpía particular (uy qué liada, casi se me escapa el nombre) lo es. Y aunque el tuyo sea tío…creo que vas a verlo más que representado. ¿Empezamos, pues? Empezamos.

1 – Retrocedamos al comienzo de los tiempos. Cuando la mala pécora en cuestión hizo aparición en tu vida laboral,  ¿era percibible desde el comienzo que sería una Úrsula de la vida?

Posiblemente no. Los malos compañeros no siempre lo son desde el comienzo. Que sea una mala bicha no implica que sea gilipollas. Posiblemente de primeras iba de majeta, te midió a base de bien para ver de qué pie cojeabas y, poco a poco, se fue quitando la máscara y sacando los tentáculos. O las malas artes, como quieras llamarlo.

2 – Tus éxitos son sus fracasos. Y viceversa. La muy loca del coño equipara que tú hagas algo bien con que ella lo haga mal, o al revés. Es decir, cuando tú dices algo acertado, siente que la estás dejando en mal lugar. Cuando tienes una buena idea, lo interpreta como la idea que ella no ha tenido, y por tanto, te odia por ello. Su plan ideal sería que no pararas de cagarla, porque solo así ella deja de sentir su valía en peligro. Es una locura del copón, si, pero en su mente retorcida no hay otra. ODIA que triunfes.

está loca

 

3 – Es una chivotademierda. Pero mucho. Parece que no ha abandonado esa fase más propia de 2º de Primaria que de la vida adulta. Segundos ANTES de que la cagues con algo ya está la tipa en el despacho del jefe dejándolo caer. No sabes como, pero se entera de todas tus meteduras de pata (o incluso algunas que no fueron tuyas, pero así siembra la duda) y las suelta ante todo aquel que pueda escucharlas. Tu jefe, tus compañeros de curro, el del bar, la señora de la limpieza que pasaba por ahí en ese momento… De otras cosas no se enterará, ¿pero de tus fallos? Tiene la parabólica siempre puesta y a punto para retransmitir.

bofetada

 

4 – Te quiere bien. Bien jodida. Parece que tu bienestar le ofende profundamente. Al principio esta obsesión solo  se refería al ámbito laboral, pero poco a poco, todo lo que te va bien a ella le irrita. Tu vida personal, social, tu salud, hasta tu aspecto físico. Le jode que estés guapa, que tengas muchos amigos o que te vayas de viaje. Joder chalada de mierda. déjame vivir. 

 

5 – Es una bocazas del copón. Mucho cuidadín con lo que cuentas. o sencillamente con lo que te oye decir, porque su sentido de la oportunidad es inexistente. Repetirá tus comentarios en las situaciones menos pertinentes y, con especial ahínco, cuando pueda ponerte en un aprieto. Además, es misión imposible que tengas una conversación privada con otro compañero porque ella quiere saberlo TODO, y se las ingeniará para estar, escuchar, y posteriormente cascar. Y lo que no escuche, se lo inventará, con que ojito…

 

6 – Quiere verte ebria, sola y devastada.

Bueno, quizá no tanto, pero casi. Si trabajas con niños y los niños te adoran, le reventará. Si trabajas con clientes y los cliente te adoran, le reventará. Si trabajas con geranios y florecen hermosos cuando tú los cuidas, le reventará. Y hará lo posible por evitar todo lo anterior. Mientras tanto, no lo dudes, intentará congraciarse con todo el mundo e ir de tíasupersimpática,  aunque en realidad siente un desprecio hacia la humanidad que emana por cada uno de sus poros. Por el interés te quiero , Andrés.

7 – Cuestiona todas tus propuestas, lo que dices, lo que haces, incluso la forma en la que te limpias el culo. Coño ya.  

Que no tenga nada que echarte en cara (porque eres la hostia, eso ya te lo digo yo) no quita para que necesite sembrar la posibilidad de error respecto a todas tus acciones. Ante la duda, te cuestiona. Y si puede ser en público, mucho mejor. Es su particular manera de mantenerte en tensión constante y hacerte sentir insegura hasta de cómo te llamas. ¿Una ventaja? Que aunque resulte muy irritante, llegará un momento en que no tendrá el menor efecto sobre ti.  Porque ya sabes lo que hay: es una zorra, no busques más.

si, lo es

 

8 – Se muere de celos y envidia.

Ya lo cantaba Marc Anthony y ahora te lo confirmo yo: llegadas a este punto, creo que es más que obvio que su actitud se debe a sus propias inseguridades y a la envidia que te profesa. Tenlo muy claro cuando te haga una de las suyas: no mereces sus inquinas y sus odios; la envidia le corroe, y contra eso poco puedes hacer.

 

9 – Te echas a temblar cuando te dice algo agradable. Ohdiosesolímpicos, ¿qué ha sido eso que acaba de pasar? ¿Acaba de felicitarte por un trabajo bien hecho? ¿Me ha parecido oírle halagar tu vestido? ¿En serio acaba de comentar que tu idea es muy creativa? Ostia puta…HUYE. Nada bueno, NADA BUENO, puede venir detrás de eso. Su corazón es tan puro como el coño de Cicciolina, si ha sido amable contigo solo puede haber dos explicaciones: a) acaba de atropellarla un tanque y se encuentra en pleno shock craneoencefálico o b) está planeando tu asesinato y necesita que estés con las defensas relajadas.

 

blancanieves

Disney ya te lo dejó muy claro. Las manzanas de las brujas SIEMPRE llevan veneno.

10 – Te hace desearle una baja eterna. O un viaje a otro país del que nunca regrese. Así es, queridas, este tipo de gente tan tóxica es capaz de sacar lo peor de ti. Nunca te habías visto deseándole la gripe crónica a alguien con un combinado de rotura de huesos (bueno, quizá si, una vez lo pensaste para tu ex…o para su nueva novia) pero ella lo consigue. Amarga tu existencia , a veces incluso fuera del ámbito laboral, y pasas los días deseando que llegue el último en el que la ves. Pero, tranquila, llegará. Puede que incluso antes llegue ese momento en el que se canse de ser tan arpía (casi no soy ilusa, te lo había dicho, ¿no?) …o, bastante más probable, que a ti te resbale soberanamente su hijaputez.

 

Y ahora, mientras seguimos abrazadas en este «Sé por lo que estás pasando, sniff» – «Y yo por lo que estás pasando tú», cuéntame ….. ¿te ha hecho identificar a alguien en concreto este decálogo?, ¿acabas de descubrir que igual esa compi que se meaba en tu tupperware no es tan maja como parecía?, ¿te has dado cuenta de que eres TÚ esa arpía sin corazón?. Sea lo que sea…ahora te toca a ti ;)