Lifestyle

Cuando tu apariencia define tu profesionalidad

Aunque cada vez haya más diversidad y se vayan alcanzando metas, aún es muy importante tu apariencia física en cómo percibe tu profesionalidad en el trabajo. Consciente o inconscientemente, tu apariencia será procesada y en ciertos entornos laborales el salirse del estándar es una desventaja y en algunos casos llegar a convertirse en un impedimento.

En ciertas profesiones o entornos de trabajo en los que se pretende dar una imagen que destaque sobre el resto, en los que la vanguardia en moda o el ser eclécticos puede llegar a ser una ventaja competitiva, tener un estilo singular pasará desapercibido, no serás juzgado por ello, o puede incluso jugar a tu favor.

En cambio, en la mayoría de empresas más tradicionales, en sectores más técnicos o con mayor trayectoria, difícilmente podrás llegar alto con tu pelo de colores, llevando tatuajes a la vista (no se cuentas tatuajes pequeños con detallitos “monos”, ya socialmente aceptados y asimilados) o vistiendo con un toque más informal.

¿Cuántas veces habréis oído decir que no te tatúes o nadie te va a dar trabajo? Hace cosa de un año, realizando un posgrado con profesionales en posiciones similares a la mía, tuve que escuchar que si no me había supuesto un problema en mi trabajo el llevar las puntas del pelo teñidas de azul.

13532044_1710969745786708_199568566_n

Es decir, no importa lo buena que seas en tu trabajo, lo que te esfuerces o lo alto que hayas llegado, o incluso los resultados obtenidos: tus puntas azules indican que eres diferente y eso puede suponer un problema, y dejas de ser considerada apta bajo ciertos puntos de vista.

descarga

Como miembros de una compañía no dejamos de ser parte de una marca, de una imagen corporativa. Debemos contribuir a vender el producto y a que se identifiquen con ello, así que debes adaptarte y camuflarte entre el resto, no destacar y ser anodino.

Se anula tu identidad individual y pasas a ser parte de un colectivo. Nadie quiere ver en una conferencia, en una mesa redonda o en una reunión a alguien con tatuajes visibles, con el pelo de colores o sin un traje. No da confianza, no se van a fiar igual de ella. Por lo tanto, no vamos adelante.

No se es consciente que, si dejas desarrollarse a una persona tal y como es, sin límites y sin coartar su creatividad, esto se verá reflejado en sus resultados y su implicación, pudiéndose desarrollar más libremente y sentirse más integrado y con un mayor sentimiento de pertenencia.   

Aún tenemos mucho camino por recorrer para que sea social y profesionalmente más aceptado salirse de la norma, ser diferente. Que no se vea como una desventaja y que sea excluyente, sino como un rasgo más de tu personalidad y de tu manera de expresarte, por lo que no debería ser censurado. ¡Viva la diversidad y la originalidad!

Compartir:

Login