Lifestyle

Del bricolaje me encargo yo

 

Para toda mujer, entrar en una ferretería es toda una experiencia inolvidable: miradas de suficiencia por parte de los dependientes; chasquidos de lengua y algún que otro suspiro ante tus dudas; descubrir que tienes el súper poder de la invisibilidad mientras atienden a otros clientes antes que a ti; que te pregunten si te puede ayudar algún hombre…

Ante tanta sobredosis de micromachismos, nada mejor que sonreír y contestar antes de salir por la puerta:

avr_wls03-01

 

 

 

Compartir:

Login