Lifestyle

Mudanza: guía del apocalipsis final

Está claro que en la lista de horrores horrorosos castróficos mundiales está darte en una esquina con el dedo chico del pie, limpiar las brochas del maquillaje y mudarte. Sí,

Porque se escribe mudanza pero se lee: hija de perra guarra, por qué tienes tantas cosas, eres una diógenes sin diagnosticar.

Y es que una no se da cuenta de todas las cosas que acumula hasta que tiene que trasladar el nido. Ahí comienza lo que algunos conocen como  el Armagedón, otros como el me voy a ir al Tíbet a hacer budismo, a ver si así me desapego de lo material y otros simplemente: voy a quemar la casa y empezar de cero, que sale más fácil.

Y claro, como todo en esta vida, va por fases:

Te vuelves un yonkie de las cajas:

Es estar de mudanzas y activar el modo rastreador. Vas por la calle cual ángel de Charlie en busca de un pedazo de cartón y reconócelo, has cogido algunas de dudosa salubridad.

¿cajas? ¿Dónde? ¡¿dónde?!

Te pasas las horas muertas buscando tips en Pinterest:

Claro guapi, en Pinterest todo es bonito. Podría poner a mi padre cagando a las 7 de la mañana y la gente lo guardaría en su tablón de inspiración. Porque sí, en la pantalla todo queda precioso y lo que quieras, pero sabes que por mucho que lo intentes NO VA A SER ASÍ.

mudanza weloversize

Como piensas que va a ser tu mudanza…

mudanza

Como va a ser en realidad.

Te relajas

Es fácil caer en la tentación cuando uno ya tiene las cajas. Total, sólo es meter cosas en ellas, ¿no?

Y te entregas en cuerpo y alma al sutil arte de la procrastinación. Netflix, ganchitos, lo que sea con tal de no mover un dedo. NI LIMPIAR. Porque es consabido que cuando uno está de mudanza no se limpia.

Tú cuando tienes todo por hacer

Ya puedes tener la casa como los baños de la feria de tu pueblo, que es decir perdona, es que estoy de mudanza y automáticamente todo está justificado. Mudarte es como un pequeño paraíso fiscal aplicable a todos los ámbitos de la vida cotidiana. ¿Que llagas tarde? Perdón, es que estoy de mudanza y no encontraba las llaves del coche. ¿Que tienes la camisa sucia? Lo siento, es que tengo toda la ropa ya en cajas y no encontraba nada. Así de fácil.

Se acerca el dia X y no has hecho ná de ná:

Aquí te das cuenta de la que has liado pollito. Ya no tienes tiempo para Pinterest ni pollas en vinagre.  Sólo te queda arrojar todo a las cajas como si no hubiera un mañana, darte cuenta de que no cierran y envolverlas con cinta americana, rezando para que el señor de la mudanza no planee tu asesinato  y el de toda tu familia.

Y cada caja es digna de un estudio antropológico. Que si un calcetín mugroso que no te dio tiempo a lavar con un cd de tu prima chica haciendo de árbol número 3 en preescolar, que si un ticket de cuando fuiste al concierto de los mojinos escozíos junto a unos peep toes de infarto. Random como la vida misma. El equilibrio, el ying y el yang no puedo hacer ná.

Sólo te queda llorar, ponerte camela (está claro que con Camela una hace las mudanzas mejor) y empaquetar, que de desempaquetar mejor hablamos otro día…

Y tú, ¿cómo te mudas?

Compartir:

Login