Por todos es sabido que los chinos son seres superiores y que antes o después van a dominar el mundo (merecidamente). Pero el día que descubrí Aliexpress lo tuve claro del todo. ¡Pero qué era esa maravilla!!

Empecé tímidamente a navegar por sus miles y miles y miles de productos y categorías y cada vez me quedaba más extasiada. ¡Hay de todo! Pero de todo de todo, de hecho hay cosas que ni siquiera sabía que existían pero que al instante de verlas necesitaba en mi vida pero ya!!

No sé lo que tardé en comprar la primera cosa totalmente indispensable y que ahora mismo no recuerdo, sólo sé que poco a poco me vi absorbida por ese mundo de objetos que me fascinaban. He llegado a comprar desde cosas tan necesarias como gorritos de Papá Nöel para poner en copas de champán (muy útiles para…emmm…nada), hasta móviles de marca “Nisu” con un resultado extraordinario (y desde el que ahora mismo os escribo esto).

Para un cumpleaños de mi hijo compré una piscina con 2000 bolas de colores (imaginaos cuando fui a correos a recoger los paquetes…). Me he llegado a hacer camisetas con mi propio diseño a un precio estupendo y de una calidad genial.

He comprado ropa de mujer, de niño, de bebé, de hombre, cosméticos, millones de juguetes y por supuesto toda la sección de papelería al completo. Eso sí, todo lo necesitaba en mi vida urgentemente. Bueno, en un mes y medio, claro, pero eso es aún mejor porque entre que pedía muchas cosas y tardaban tanto, cuando llegaban era como una sorpresa genial.

Después de tanto bucear por sus productos soy una mega experta y me paso la vida promocionándolo a quien todavía no se atreve a comprar (si queda alguien en el mundo) y aconsejando cómo elegir los productos para no llevarse un chasco.

Mi reto siempre es buscar en Aliexpress cualquier cosa que haya visto en algún sitio…y raro será que no esté.
Durante una temporada creo que llegó a ser una obsesión. Mi hobby era entrar en la app y no buscar nada, simplemente ir bajando y bajando y disfrutando de cada producto loco que aparecía hasta que me sangraban los ojos y/o me quedaba dormida.

Y aunque creo que ya estoy totalmente desintoxicada y solo entro a por lo justo y necesario, os diré que lo hecho de menos. Así que como broche final, os voy a enseñar ejemplos de locura maravillosa que seguro que necesitáis en vuestra vida más que el respirar:

Juego de explotar granos (quién no necesita uno)

Un zurullo(así,tal cual)

Aquí me he quedado sin palabras

Esto lo necesito

Y con esto último me despido, pensando que he tenido demasiado internet por hoy y que me he vuelto a pasar Aliexpress.

Mari