Lifestyle

Opinión: Acer Swift 5, mi nuevo portátil

¡Pregunta de quesito, mis loversizers! ¿Qué tiene de malo un niño de cuatro años súper limpio? Parece que nada, pero es una pregunta trampa… Hace unas semanas estaba cuidando al enano de la familia, el último souvenir que había traído mi hermana de su luna de miel en Cancún, un pequeñajo súper guapo y que ha desarrollado una obsesión por la limpieza que es Monica Geller reencarnado.

Pues eso, estábamos solos en mi piso donde tenía el portátil encima de una mesita auxiliar, con unos vídeos para niños. Y no tan niños, porque vaya crush me gasto con el morenazo del Cantajuegos. La cosa es que tuve que ir al baño, y aunque no me hacía gracia dejarle con el portátil a mano, ese armatoste no lo levantaba ni una cofradía de costaleros.

Cuando volví del baño ya era demasiado tarde, estaba tirando un vaso de agua encima del portátil. Yo corrí gritando que parase, pero ya era tarde, y encima había hecho llorar a un niño, que sólo “quería limpiar, tita”. Que me queme la casa que le como la cara.

La verdad es que el portátil sucio no estaba, pero feo era un rato. Y cuando se enteró mi novio se puso de un feliz que ni un perro con dos colas, porque mi frikazo geek le había puesto el ojo hacía tiempo al último de Acer, el Swift 5, y quería comprarlo. Que todo el mundo dice que soy una pesada con el portátil, pero tengo que recomendarlo.

SF514-52T_blue_wp_win10_02

Para empezar, es súper fino, nunca había visto un portátil tan fino como el Swift 5… que mi móvil es más grueso que mi portátil. Y aun así es más duro que el casco de Ironman. No me sé los materiales, pero alucinas porque, aunque es así de duro, es súper ligero, ni llega al kilo, hasta que me acostumbré tenía que mirar el bolso cada cinco minutos para comprobar que no me lo había dejado por ahí. Y esa es otra, por fin puedo llevar el portátil a cualquier lado. ¿Sabíais que se llaman portátiles porque se pueden desplazar? El que tenía antes podía moverlo lo largo que fuera el cable al enchufe. Pero el Swift 5 tiene una batería que ni la infancia de Heidi.

Así que entre que no pesa nada, es tan finito y dura tanto la batería, puedo llevarlo a trabajar, al parque a escribir, o a la biblioteca. No me lo saco de fiesta porque no ha cuadrado, pero podría, que es más elegante que Colin Firth. Vaya estilazo tiene el portátil.

Y ahora por fin puedo oír y ver a mi guapazo del Cantajuegos que parece que me cante en concierto privado. El sonido no se distorsiona nada, y cuando veo una peli me entran ganas de girarme y mandar callar al de la fila de atrás porque tiene el Dolby ese del cine.
Esto es como con las croquetas, que todos decimos que nuestra abuela hace las mejores. Pues en mi caso, sí que tengo el mejor portátil y necesitaba recomendároslo (ya me daréis las gracias o me llamaréis pesada como todos mis amigos).

SF514-52T_blue_05

Puedes comprarlo aquí.

POST PATROCINADO

Compartir:

Login