Lifestyle

Papá Noel no trae perritos

Ya sé que mucha gente sois conscientes de esto, pero como veterinaria oficial de WLS es mi deber insistir en algo:

No se regalan mascotas.

Punto.

Es desolador ver cómo, año tras año, las protectoras se ven desbordadas en verano con los cachorros que se regalan inconscientemente en navidades. Los perritos y gatitos ya han crecido y no encajan en los planes de vacaciones. Pues así no va el tema.

Sí, son monísimos, pero no son un juguete. Es importante tenerlo muy claro, y no solo eso, sino también intentar concienciar a los demás para promover una adopción responsable.

Que si me decís: «Mira, Cris, lo hemos pensado mucho. Podemos permitírnoslo en todos los aspectos y esta Navidad vamos a adoptar un perro». Pues mis dieses para vosotros. Si sois conscientes de todo lo que conlleva una mascota, sea de la especie que sea, y creéis que este es un buen momento, adelante.

No obstante, las navidades no suelen ser la mejor época para llevar un animal a casa. Son fechas complicadas, hay muchos eventos, viajes y estrés que harán que el animal se pueda poner nervioso o no tenga claro que su nueva vida no va a ser siempre así. Por eso, es preferible después de Reyes. Y, desde luego, es muchísimo mejor adoptar que comprar perritos o gatitos, las protectoras siempre están saturadas y estaréis dando casa a una criatura igual o más amorosa que una de criadero (además, los perritos de raza no suelen ser tan fuertes como los rebeldes hijos del amor).

Pero, por el amor de Dior, no regaléis un animalito así a lo loco. La otra persona puede no estar en una buena situación personal para hacerse cargo de una mascota. Es una responsabilidad, tenedlo muy en cuenta antes de tomar una decisión.

Os voy a contar una historia que me comentaba una amiga ATV (auxiliar técnico veterinario): oyó a una pareja hablar de regalarle a su hijo un perro, y el tipo decía que si el chaval se cansaba de él, el animal se iba a la calle de una patada. Os juro que no cené. Porque no lo tenía delante, que si no le hacía tragarse el zapato.

Yo, cuando mi amiga me lo contaba

Indignante, de verdad. Y es terrible ver que aún hay tanta gente que piensa así. No me sorprende, pero sí me entristece. Por eso debo insistir en que los animales no son un algo, son alguien. Y regalamos cosas, no seres vivos.

Estoy segura de que ya sabíais perfectamente todo esto, y espero que os sirva para reafirmaros (y luchar para que más gente piense así). Pasad unas muy felices fiestas, loversizers de mi corasón (latino), junto a vuestros seres queridos, sean personas o no.

¡Un besazo y feliz Navidad!

Imagen destacada

Compartir:

Login