Pues ya están aquí, como todos los años el 6 de julio a las 12 de la mañana comenzarán los Sanfermines. La mejor fiesta del mundo mundial y esto es así. Y ahora es cuando viene alguien y me dice «yo es que soy antitaurina y os odio», «pero si no hay más que borrachos». Vale, normalmente esto lo suele decir gente que no ha estado nunca o ha estado mal (luego os explico que es venir mal a sanfermines). Pero hoy os quiero contar y reivindicar que San Fermín es MUCHO más que toros y guiris borrachos. Pero muchísimo más. Los toros solo los verás si quieres ( y el día 5 hay una manifestación que ya forma parte casi del programa).

He aquí una serie de planes, cosas que molan y cosas que no y cosas que hacer en general, de esas que no salen en Callejeros. De esas que no dan tanto morbo a las teles, sorry.
Os diré que todo lo que os diga no os va a decir nada hasta que no lo probéis y mejor si es de la mano de algún pamplonés o pamplonesa* porque cuando veáis la emoción que tenemos el día 6, nos entenderéis.

El almuerzo del día 6

Las cuadrillas de amigos nos juntamos a eso de las 10 en algún bar, preferiblemente en lo viejo y en mesas laaargas en la calle para comer y beber. Quedan dos horas para que empiecen las fiestas y estamos todos emocionados. Es el día en que todo el mundo se quiere y se abraza, nadie se acuerda de los malos rollos. Y sobre todo,  ¿existe algo mejor que un plato de huevos fritos con patatas y magras con tomate, panceta, chistorra o salchichas?  NO.

El ambiente del día 6, en general. El día en que todo el mundo sale y todo el mundo se quiere.
Pero todo todo el mundo, desde los niños a los abuelos, todo el mundo tiene su sitio. Los que no se meten en todo el cogollo de lo viejo se quedan en las plazas de alrededor, familias con niños, gente que pasa de agobios. Lo maravilloso de este día es que es un día en el que todo el mundo es feliz, que te saluda ese vecino con el que nunca hablas. Ese día que empieza a las 10 pero no sabes cuando acaba. Muchas veces a las 10 del día 7.

 

– Aléjate de las calles típicas
Si pasas de aglomeraciones, hazme caso. Del 6 al 14 de julio yo apenas piso San Nicolás y Estafeta, me agobia la gente. Durante el día vale, pero a la noche, ni hablar. Acércate a otras calles y bares, Navarrería, San Francisco, Calderería, habrá gente, pero menos y mucho más autóctona. Menos pachanga y menos guiris borrachos. En general, bares mucho más divertidos e interesantes, mejor música y gente maja. Y durante el día, muévete hacia el Ensanche, bares menos agobiantes, menos turistas y comer deluxe. Aunque el meollo sea la parte vieja, toda la ciudad está de fiesta. Y hay escenarios y cosas por muchos puntos de la ciudad.

11222899_10155871056450201_2899620867801118322_n

– La hora del vermú
Igual es que me hago mayor, pero ahora es mi momento favorito y prefiero empezar pronto el día que acabar de día (aunque también se pueden dar las dos cosas a la vez). Empiezas con un vermú, un frito del Roch, del Río o un moscovita del Temple. Y ya te lías, que si vamos a comer algo más, que si te juntas con nosequién y nosecuantos, que si ya es hora de cubata, de otro cubata, de quedar con el resto de la cuadrilla, sentarse con cervezas en Navarrería

– Comer y beber
En general, son unas fiestas de comer y beber mucho pero siempre con bien de gente. Puedes empezar desayunando churros en La Mañueta, comer en La Raspa, el Catachu, merendar cubatas en el Baviera y cenar un bocata en cualquier bar. (No te aconsejo los puestos callejeros de bocatas de panceta). Y consolarte con que lo vas a quemar bailando.

Siempre es hora de bailar
Siempre. A la una de la tarde o a la una de la mañana. En cualquier bar de lo Viejo hay música, fiesta, gente. Y si no, pasará cualquier charanga o te encontrarás con músicos callejeros en cada esquina para que bailes en la calle cada vez que quieras. Nada de vergüenzas. Sanfermines es el momento perfecto para mandar a la mierda los complejos.

Los niños. Y los Gigantes.
Me FLIPA ver las caras de los niños. Todo les alucina, todo les encanta. En parte por eso, me siguen encantando los Gigantes y Cabezudos, que son lo mejor, son super bonitos y me encanta verles bailar y ya está. A ver, son unos ídolos de masas, ¿vale? Para que os hagáis una idea, son como los Reyes Magos de julio. De hecho, uno de los juguetes estrella entre los niños de Pamplona son los gigantes de goma. Y todo el mundo, tiene su favo. Ay, es que son tan majos!! Miradlos.

-Blanco y rojo
Hay mucha gente que lo odia, a mí me encanta. Y eso que encontrar unos vaqueros blancos bien pitillos y chulos para una gordibuena como yo es complicado. Lo que me hace gracia es ver cómo la gente mantiene su propio estilo dentro del blanco y rojo uniforme. Los estilismos sanfermineros son temas de gran debate y por supuesto, los accesorios, gafas, coronas de flores, chapas. Hay días que llegas a casa que pareces un mercadillo. Y lo peor es que te lo vuelves a poner para salir.

¿Qué es sanfermines MAL?

Hacer botellón toda la noche en la Plaza del Castillo no es venir a Sanfermines.
Al menos recoger las botellas cuando os levantéis, ¡gracias!
Los que se creen que es una ciudad sin ley. 
Para eso quedaos en casa, aquí la gente sigue siendo normal, vale que una vez al año nos abrimos mucho y os queremos a todos, pero no nos gusta que os meéis en nuestros portales, que creáis que el mobiliario público se puede destrozar o que en general se puede hacer lo que os de la gana. NO.
LOS BABOSOS
Hay una campaña muy fuerte contra las agresiones sexistas y la sociedad cada vez está más concienciada. Las escenas de chicas siendo sobadas en el Chupinazo nos dan mucho asco y no las toleramos, así que babosos, cuidado con aprovechar las aglomeraciones para meter mano, creer que en sanfermines hay que ligar sí o sí y por no hablar de cosas más chungas. Ojo, cuidado, que igual salís escaldados.

PAMPLONESES, PAMPLONESAS*, VIVA SAN FERMÍN, GORA SAN FERMÍN!!!

Fotos: Jesús Garzarón, eltrajedelosdomingos, Oroz

*Se dice así, Pamplonica es el chorizo.