Lifestyle

Sing, sang, sung, el más machista del YuTub

Damos voz al machismo a través de muchos productos culturales y uno de ellos es la música. Machismo que no solo aparece en las letras de las canciones, sino que se ve representado dentro de esta industria musical por medio de muchas otras facetas como en la diferencia en cuanto al sueldo que cobran más los hombres con respecto a las mujeres o el papel que dentro de la canción ocupan cada uno de ellos.

A lo largo de la historia musical de nuestro país, la voz de la mujer cantante se ha purificado o dulcificado hasta llegar a infantilizarse a convertirse en voces de niñas inocentes mimosas a las cuales no se les toma en serio; lo que nos lleva a cuestionarnos hasta qué punto las mujeres somos agentes de nuestra propia opresión. Esto sucede en artistas como La Bien QueridaChristina RosenvingeBebe o Jeanette con su canción: “Por que te vas”.

En los últimos años, cuando unimos las palabras machismo y música en nuestra cabeza nos trasladamos al imaginario del reggaeton, pero no es cierto que este sea el estilo musical predominantemente machista.

A lo largo de la historia hemos coreado letras plagadas de discriminación hacia la mujer sin ser plenamente conscientes de ello, ya que la música penetra en nosotros de manera pseudoconsciente; cantamos sin pararnos a pensar en lo que estamos diciendo. Incluso de pequeños hemos aprendido inglés con canciones en cuyas letras aparecen frases como estas: “Cada vez que respires / Cada movimiento que hagas / Cada atadura que rompas / Cada paso que des / Estaré observándote”. A la que le sigue: “Cada día/ Cada palabra que digas / Cada juego que juegues / Cada noche que te quedes / Estaré observándote”. Culmina este claro acoso con lo siguiente: “Oh ¿No puedes ver que me perteneces?”. ¿SOMOS ACASO NOSOTRAS LA POSESIÓN DE NADIE? Pues parece ser que para el grupo The Police sí que lo somos y así nos lo hacen ver en su canción “Every Breath you take”.

Otro de los grandes temas machistas que nada tienen que ver con la cultura reggaetonera es “I used to love her” el tema de Guns N’ Roses en el cual el grupo deja claro que el feminicidio es una opción de castigo hacia la mujer, iniciando el tema con el siguiente verso: “Solía amarla, pero tuve que matarla, tuve que enterrarla seis pies bajo tierra y aún puedo oír cómo se queja”. Más adelante aparece: “Ella maldecía tanto, ella me volvió loco /Y ahora soy más feliz de esta manera”. 

Esta letra no quedó exenta de polémica, la cual los integrantes intentaron solucionar apelando a que la letra era una broma y que con ella no querían promover ese tipo de comportamientos violentos y machistas.

Cambiamos el idioma, cambiamos el género y nos encontramos a El Payo Juan Manuel y con él canciones como “Niña, no te modernices” en la que encontramos el siguiente estribillo: “La cogí del cuello, la tiré al colchón, me lancé hacia ella, le di un palizón”. Creo que en este caso sobran las palabras. Ni un solo verso se salva en toda la composición.

Música machista para todos los gustos, y así es pues el rapero Costa no tuvo ningún reparo al publicar en 2012 su temita: “Labios tatuados” donde apela a la utilización de la agresión machista a través de frases como: “la pego y la araño, en el club o en el baño no voy a dejar de darte hasta que te haga daño“. Además de la violencia física como arma contra la mujer también hace apología de la cosificación de la misma a través de referencias sexuales.

Qué me decís del rock and roll español, este tampoco es ni mucho menos feminista, nos lo dejan claro Los RonaldosLoquillo o Radio Futura. Una de las canciones más polémicas de Los Ronaldos, sino la que más, fue “Sí, sí”, con versos como: “Tendría que besarte, desnudarte, pegarte y luego violarte”. Algunos de sus defensores lo hacen aferrándose al concepto de poesía sexual para categorizarlo, yo no encuentro ni la poesía ni el sexo (como relación consentida por todos los integrantes en el acto) en esta frase, solo veo en ella una clara exaltación a la cultura de la violación.

“La mataré”, así titula Loquillo una de sus canciones, la cual sigue cantando a día de hoy en algunos de sus conciertos y sin reparo.

Desde pequeños nos impregnan de esta cultura de supremacía masculina. Aprovechan la enorme influencia y lo bien que calan en nosotros las canciones infantiles para imponernos este tipo de comportamientos. Una de las más conocidas por ser interpretada por Gaby, Fofó y Miliki es “Los días de la semana”de 1971. En esta canción los famosos payasos de la tele explican a todas las niñas las razones por las cuales no pueden jugar, NO PUEDEN JUGAR PORQUE SON NIÑAS CON A Y AL PARECER HAN VENIDO AL MUNDO PARA DEDICARSE A OTRAS COSAS COMO A LAS TAREAS DEL HOGAR.

La polémica intrínseca a esta canción no quedó en esto, una canción sexista que transmite los roles de sumisión a los que sobrevivimos, ya que Miliki decidió lanzar un disco dedicado a sus niños de 30 años donde intenta arreglar la letra sustituyendo la palabra niña por marido, no niño sino MARIDO???!!! Pobre hombre casado con una mujer que no le deja ser libre ni feliz.

Con este recorrido llegamos a la actualidad donde este machismo sigue estando latente en una sociedad que se considera feminista. Maluma desató la furia de todas nosotras con su éxito “Cuatro Babys” donde la cosificación de la mujer ocupa el primer plano de la letra de la canción. Otro “temazo” menos enjuiciado que el anterior es “No soy una de esas” cantado por Jesse & Joy y Alejandro Sanz, lo que no quiere decir que este esté libre de versos machistas como los siguientes: “Tus manos sobre esa guitarra me llevaron a imaginar/ Todo lo que una dama no debe contar”. Está mal visto que una “dama” hable de sus fantasías sexuales, ¡¿verdad?! Los siguientes versos tampoco tienen ninguna pérdida: “no soy una de esas/ Que tan fácilmente se deja enredar”.

Visto lo visto ningún género musical ni ningún país ni ninguna época están libres de un machismo violento que atenta contra la mujer. Con nuestras escuchas estamos permitiendo que se de voz a maltratadores sexistas y quitándonosla a nosotras y quizás ahí tengamos mucho sobre lo que reflexionar.

Foto de portada.

Texto de Nuria Ibáñez

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login