Lifestyle

Un post dedicado al asco que nos da lo que está pasando en la universidad de Oviedo

Se me hincha la vena, el corazón y el alma cada vez que me encuentro con una noticia de actualidad como esta; se me enciende la boca, la lengua y el pensamiento; se me incendian las ideas, los principios y las ganas.

Y es que estoy harta, cansada y muy hasta mis santos ovarios de que no haya castigos ejemplares para el maltrato machista, que no haya consecuencia instantánea a actos más que reprochables, que no se tomen medidas para poder acabar con el lastre que arrastramos las mujeres desde hace siglos y más, si cabe todavía, desde órganos e instituciones con tanto poder e influencia.

Hoy me encuentro con una noticia espléndida, de radiante actualidad, a día 13 de septiembre de 2018 en nuestra querida España: ‘Apartado un catedrático por vejar a alumnas: ‘si volvéis a repetir, os violo’.

Esa es solo una de las perlas que ha soltado ese maravilloso magistrado de la Universidad de Oviedo en la facultad de psicología (qué chistosa es la vida a veces), porque tenemos más bellos ejemplos que nos paralizan un poco el sentido: ‘cuándo queráis os pasáis por mi despacho a ligar’, ‘para venir a una revisión tenéis que venir maquilladas y con escote, y si fuera necesario os tendríais que sacar una teta. Así os pondría la nota que quisierais.’

Ojalá poder asfixiarte con mis tetas, ya te lo digo.

El caso es que este señor, después de AÑOS recibiendo quejas por parte del alumnado, tanto de estudiantes como de estudiantas, finalmente ha recibido su castigo: SUSPENSIÓN DE SUS FUNCIONES DURANTE SEIS MESES.

Oh, Dios mío, menos mal, seguro que con esto conseguimos muchísimo, qué bien, qué justo, qué maravilloso. Nos encanta que por ‘vejar’ a alumnas durante TODA tu carrera recibas SEIS MESES de castigo contra la pared para que puedas pensar.

ES QUE LE ARRANCO A ALGUIEN LA CABEZA DE UN BOCAO, OS LO JURO

El caso es que esta no es la primera vez que las alumnas se quejan ‘formalmente’, en el año 2014 se juntaron veinte de ellas para presentar ante el decanato de la facultad una queja oficial. Porque al parecer que fuera ‘vox populi’ dentro de la universidad no era suficiente, había que formalizarlo todo porque aquí en España o hay burrocracia o nos comemos una mierda.

¿Sabéis cual fue la respuesta ante esta queja? ‘UN TOQUE DE ATENCIÓN’, literalmente.

Pero al parecer el señor este, por llamarlo de alguna forma, pues no ha parado, se pasa las llamadas de atención por el mismo lugar por el que se pasa su no-educación, sus no-principios y su no-sentido común.

Pero no, ya no, más no. Estamos cansadas, estamos hartas, estamos exhaustas de guardar silencio, estamos muy hasta las narices de que no se nos tenga en cuenta y desde hace unos años hasta aquí ya no dejamos pasar ni una, ya nos unimos para defendernos, ya demostramos que la ‘sororidad’ es un hecho más que una palabra.

Hoy las estudiantes han convocado una manifestación de protesta, consideran que la sanción es insuficiente y que no se van a conformar con el ‘castigo’ recibido. Hoy las universitarias de Oviedo van a luchar, van a gritar, se van a hacer oír y, ¿sabéis una cosa, chicas?

NOSOTRAS ESTAMOS CON VOSOTRAS

 

Compartir:

Login