Lifestyle

Lotería anual de preguntas navideñas incómodas

Todos sabemos que la navidad es una época de reencuentros, comer hasta reventar, beber hasta no recordar, desesperarse por los regalos, ilusionarse, practicar tu cara de póker y la lotería de las preguntas navideñas anual. ¿What? ¿Pero no era la lotería del Gordo y del Niño? Nena, que no han llegado las fiestas y tú ya me estás desvariando.

No chicas no. No estoy loca. Y prometo que no estoy bebiendo mientras escribo este post (Aún). Igual que los turrones del almendro vuelven a casa por Navidad, las situaciones en las que, las personas que no seguimos un estilo de vida más “tradicional”, somos receptoras de preguntas incómodas, también vuelven. Y cuando digo un estilo de vida más “tradicional”, me refiero al ciclo de vida socialmente aceptado. Dicho sea: Novio – trabajo estable para toda la vida – matrimonio – luna de miel – compra de vivienda – procreación. Y recuerden señoras, el orden de los factores no altera el producto.

Pues bien, en esta reflexión existencial estaba cuando lo comenté con mis compañeras de curro. Y por eso, hemos organizado un juego. Vamos a ir apuntando todas las preguntas que recibamos de este estilo durante estos días ¡A ver a quién le ha tocado el gordo a la vuelta!

Preguntas que prevemos que vamos a tener que torear estas navidades:

  • ¿Y este año no hay nadie que ocupe tu corazón? Pues mira, sí, mucha gente, pero si te refieres al amor romántico, soy de las que piensan que el romanticismo está sobrevalorado, por lo que de momento prefiero que me ocupen la cama, que de amor voy sobrada.
  • ¿Y no habéis pensado en casaros? ¿Y tú no has pensado en divorciarte? De verdad, si me dieran un euro por cada vez que me han hecho esta pregunta, sería rica. Entiendo que me lo preguntes si me acabas de conocer y te enteres de que llevo una eternidad con mi churri. Pero si cada año me haces la misma pregunta y obtienes la misma respuesta, de verdad, no insistas. Los dos sabemos que me hace la misma ilusión casarme que a ti que te hagan una colonoscopia.

  • ¿Dónde vas casándote tan joven? ¡Con todo lo que tienes por vivir! Pues mira, tú no sé, pero yo iré al juzgado. Si mi estado de locura transitoria me permite pensar con claridad, creo que ese es el lugar donde se casan las personas que se quieren.
  • ¿Y cuándo nos vas a dar un sobrino/nieto/ahijado? ¿Y tú cuándo te vas a hacer una vasectomía? Adoro a los niños, de verdad, pero llevar mucho tiempo con tu pareja no significa que tengamos que ponernos a procrear. Y sí, llámame egoísta si quieres, pero hoy por hoy, hay cosas a las que no estoy dispuesta a renunciar todavía por ser madre. Sorry, I’m not sorry.
  • ¿A estas alturas te vas a ir un año al extranjero? ¿Pero es que hay una edad estipulada para eso y yo no me he enterado? ¿O es que ahora hay una nueva ley internacional que prohíbe estar más de un mes en un país pasados los 23? Next!

  • ¿Y por qué no os compráis un piso? ¡Pero qué gran idea! ¿Cómo no lo había pensado? Te estoy contando que a final de mes no me queda ni pa pipas y la solución es tan sencilla como comprarse un piso. Que entiendo que en fiestas todo es ilusión, pero pensar que me van a dar una hipoteca con mi sueldo y mis pocos ahorros no es ilusión, es ser imbécil.
  • ¿Y ahora te cambias de trabajo? ¿Es que se va acabar el mundo y no me he enterado? ¿A caso perseguir tus sueños y aspirar a algo mejor es menos importante que la estabilidad que te da un trabajo de mierda? Lo siento pero no, primero yo y mi felicidad, y luego, también YO.
  • ¿Y sigues en el mismo trabajo con ese sueldo? Gracias por recordarme que tengo un sueldo de mierda y que la promoción en mi empresa no está a la orden del día. No me había dado cuenta.

  • ¿Te has puesto de buen año eh? ¡Y lo mío me ha costado! ¿O acaso crees que este cuerpazo se mantiene solo? Pásame la bandeja de turrón por favor, que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.
  • ¿Has adelgazado verdad? Estás muy guapa. Perdona, pero guapa lo he sido siempre, con 10 kilos más o con 10 kilos menos. Esas cosas, vienen de serie. Igual que tus gilipolleces.

 

Y vosotras, ¿Qué otras preguntas o comentarios estáis seguras que recibiréis estas navidades?

 

 

Compartir:

Comentarios están cerrados.

Login