Lo primero que he hecho al entrar hoy en Facebook ha sido ver este video en el muro de mi preciosa Iratxe.

Sí. Lo de maravilloso se queda corto. Y sí, acabas de ver al bombonazo de Tess Holliday en el minuto 0:30 con un conjunto rojo y rosa.

tess hm

Los chicos de H&M nos enseñan que en la moda hay muchas normas establecidas, pero que hay que hacer caso omiso a todas ellas excepto a una, la de reciclar tu ropa. Ya hace varios años que puedes encontrar en los establecimientos de la marca una especie de ‘papeleras’ para depositar tu ropa y, a cambio, te dan un descuento de 5€ para tu compra. La cosa va así:

Tráenos las prendas que ya no quieres, de cualquier marca y en cualquier estado, y deposítalas en los contenedores de recogida que hemos dispuesto en nuestras tiendas. De allí serán transportadas hasta una planta de procesado donde serán clasificadas en tres categorías:

Segunda mano: La ropa en buen estado y que puede volver a utilizarse se comercializa en distintos países como ropa de segunda mano.

Reciclar: Los tejidos que no pueden reutilizarse, reciben una segunda oportunidad como fibras textiles. De esta forma, las prendas viejas se transfroman en prendas nuevas. Al fin y al cabo, ¿qué puede estar más de moda que la moda sostenible?

Reutilizar: Las prendas desgastadas o rotas se transforman en otros productos, como materiales aislantes o trapos de limpieza.

Como dicen en el video, reciclar una camiseta ahorra 2.100 litros de agua, así que imagina lo que podemos ahorrar si reciclamos toda esa ropa que no usamos y tenemos muerta de risa en el armario. Para probarlo, han sacado una colección con prendas confeccionadas con un 20% de fibras recicladas.

Si hoy utilizamos un 20 % de fibras recicladas para confeccionar prendas nuevas, en el futuro será el 100 %. Todas las prendas que llegan a nuestro programa de recogida son recicladas.

5LC_Close_the_loop_start

¿Te apuntas a reciclar?