Llevamos ya unos meses en época de bodas (¡y lo que nos queda!) y si bien en Weloversize hemos hablado mucho de vestidos para ser la más estupenda de la ceremonia (siempre después de la novia, claro), nunca habíamos hablado de bolsos. Esos recipientes monísimos donde apenas te cabe el móvil, una barra de labios y el paquete de kleenex por si te da por echar la lagrimita. Recuerdo cuando aún fumaba, las bodas era el único momento en el que compraba Fortuna blando, porque era el único paquete que se podía espachurrar ahí dentro… Y es que tengo claro que los bolsos para las bodas los inventó un hombre, porque ¿a qué mujer en su sano juicio se le ocurriría hacer un bolso tan pequeño donde no te cabe ni el iPhone 6S con la funda del flamenco rosa?, por favor…

No recuerdo dónde vi hace años (probablemente en una serie) que unas viejas decían que a las bodas habría que ir con bolso grande, para meter el tupper para la comida que sobra. Quizá eso resulta un poco exagerado, pero es que en los bolsos de boda no te cabe ni el detallito que dan los novios… Hay que ser experto en Tetris para poder meter todo dentro y encontrarlo luego… Y sobre todo para sacar algo y volver a colocarlo de nuevo en su sitio exacto…

1446674055-mary-poppins-purse

Aquí una lista de cosas que las mujeres metemos en el bolso de boda:

  • Móvil
  • Dinero / tarjetas (a una boda una vez me fui sin un duro y sin tarjeta, como se nota eso de que ‘estaba to pagao’…)
  • Algo de maquillaje para retoques
  • Kleenex
  • Tabaco (si fumas)
  • Llaves de casa o coche en el caso de que no vayas con el novio y lo pueda guardar en el bolsillo de la americana

Aquí una lista de cosas que las mujeres querríamos poder meter en el bolso de boda:

  • Calzado plano para sustituir a los tacones a mitad del baile
  • El neceser de maquillaje entero
  • El chal, pashmina, chaqueta, en lugar de tenerlo tirado en cualquier lado
  • Abanico
  • Regalito que dan a los invitados
  • Cualquier otra cosa de extrema necesidad

tumblr_o4s0cacemg1qlvwnco1_500

Pero es imposible. A una boda hay que ir con lo justo y, si tienes la suerte de ir en coche, puedes llevar una bolsa extra con calzado plano, una chaqueta, etc. Recuerdo una boda en la que una amiga iba con el bebé en el carrito, eso sí que fue un triunfo, el carrito del bebé iba lleno de cosas: chaquetas y bufandas, tacones, el regalo de los invitados, bolsos… Creo que tres días después de la boda aún seguían saliendo cosas del carrito del niño…

Pero como no siempre tenemos a mano esa solución tenemos que apañárnoslas para meterlo todo en un espacio de 10 x 20 cm, a lo bruto, porque todas sabemos que por mucho que de camino a la ceremonia llevemos las cosas ordenadas, a la segunda copa de vino tenemos el bolso que parece el último cajón de la cómoda, que no hay quién encuentre nada…

giphy (18)

Hay cosas con las que no hace falta cargar…

Quizá habrá que inventarse nuevos trucos para tener el bolso ordenado…

  • Cambiar el Smartphone por un mini Nokia para esa noche (no apto para adictas a IG y a los hashtags de bodas #bodafulanitoymenganita)
  • Dejar de fumar
  • No llevar dinero
  • Aprovechar la chaqueta o el chal para secarnos las lágrimas (2 x 1)
  • Utilizar un maquillaje tan resistente que para cuando se acabe la boda y estemos de camino a casa con los tacones en la mano sigamos exactamente igual que cuando empezó
  • Ir con calzado plano desde el principio o aguantar los tacones toda la noche
  • Dejar las llaves debajo del felpudo
  • No llevar bolso e ir por la vida como cuando teníamos 12 años, sin preocupaciones…

Como ninguna de estas soluciones es la panacea, no nos queda otra que ser un poco apañadas, fumarnos todo el tabaco que llevamos encima (una cosa menos que llevar!), dejar la funda del móvil en casa (que el móvil no entre en el bolso por la funda es un drama…), llevar billetes en vez de monedas, quitar los llaveros y llevar sólo las llaves necesarias (si no vas a usar el coche no cargues con ellas, si no vas a abrir el buzón o el garaje, ídem de ídem…) y sobre todo no sufrir si el bolso no cierra, que estamos en la boda para disfrutar, no para pelearnos con nuestro bolsito de pedrería. Deja el bolso en mesa (con la chaqueta, los tacones y el detallito que te han dado los novios por acompañarles ese día) y lánzate a bailar, que cuando vuelvas a casa toda moñas en el taxi te va a dar igual el estado en el que se encuentra tu bolso.

Imagen destacada.