Sex & Love

6 motivos por los que tu pareja ya no quiere acostarse contigo

¿Cómo de importante es para ti el sexo en tú relación? Como sexóloga es una de las primeras preguntas que le planteo a mis pacientes en consulta, ya que si esto lo preguntas tomando unas cervezas no falla, la gente te dice que el sexo es el 90% de su relación, ¡COMO POCO!

Si algo nos caracteriza a todos es que cuando hablamos de sexo delante de un grupo, la tendencia a la exageración está más que presente, no vayan a pensar el resto que tengo algún problema con mi pareja o que estoy un poco insatisfecha, ¡porque eso no puede ser jamás de los jamases! Dios me libre.

¿Pero qué ocurre cuando esto realmente falla de alguna manera? muchas personas llegan devastadas porque su pareja ya no tiene el mismo deseo que antes o que directamente ya no tienen ganas… pero ¿Ganas de qué?

Y diréis como que ¿Ganas de qué? Si está muy claro ¿NO? ya no tiene ganas de… pues cuando hago esta pregunta la gente siempre se queda en un momento de reflexión. Porque probablemente de lo que ya no tienes ganas de esos encuentros monótonos basados en el aquí te pillo aquí te mato, que claro al principio de la relación con todo el deseo y los fuegos artificiales que aparecían solo con mirarnos, bastaba y era muy placentero… Pero claro el tiempo pasa y esos fuegos tardan más en aparecer, y es aquí cuando entramos en un bucle sin fin.

Aquí os dejo una serie de motivos por los que tu pareja ya no quiere tener relaciones contigo

1. El deseo del principio ha bajado bastante, es decir, los dos, tres o hasta los 5 años primeros de relación si me apuras, la pasión está en lo más alto, solo con rozarnos ya nos activamos y el revolcón es legen….dario. Con el paso del tiempo esta pasión baja (no en todos los casos es igual y no se presenta de la misma forma), por lo que simplemente hay que trabajar el deseo y la excitación un poco más, podemos llegar al mismo punto que antes pero ahora en vez de en 2 minutos lo mismo necesitamos 10 o 15, simplemente hay que darse tiempo.

2. Los aquí te pillo aquí te mato, rápidos, sin preparación de nada, y por lo general muy centrados en la penetración. Como os comentaba antes, esto al principio de la relación tiene su encanto, con el paso de los meses, necesitamos dedicar tiempo al buen sexo, algo rapidito puede estar muy bien pero de vez en cuando, cuando se convierte en norma general suelen aparecer los problemas.

3. La monotonía, la gran enemiga del sexo, la importancia de innovar es casi una obligación en este sentido, cambiar de posturas, de sitio (cama, ducha, cocina, en un parque…), introducir juguetes eróticos es más que recomendable ya que no solo cambiareis si no que descubriréis un mundo muy amplio de placer, buscar sorprender al otro ya sea con lencería o una escapada romántica, los límites los ponéis vosotros.

4. Problemas de pareja, cuando una pareja atraviesa por un mal momento, por lo general lo primero que se resiente es el sexo, pero también hay parejas que tienen problemas porque aparece alguna dificultad en el sexo. Este sería el claro ejemplo de ¿qué fue antes el huevo o la gallina? En este caso hay que analizar muy bien que puede estar afectando, si hay un problema de pareja identificarlo e intentar solucionarlo ya sea solos o con ayuda de un terapeuta de pareja (que suele ser la mejor opción), y si en cambio aparece algún problema en el sexo como dolores o algún tipo de disfunción, igualmente hay que identificarla y tratarla (un sexólogo en este caso también es la mejor opción)

pareja-discutiendo

5. Solo es una racha, el estrés, la ansiedad, sucesos trágicos, cansancio, anticonceptivos y un largo etcétera son factores que atacan directamente al deseo sexual, por lo que puede que en algún momento de su vida tu pareja pase por uno de estos procesos y solo es cuestión de tiempo que todo vuelva a su ser, aprende a ser paciente, es algo muy frecuente.

6. El problema soy yo, pensar que mi pareja ya no me desea o que está con otra persona, suele ser el pensamiento que más fácil que se nos viene a la mente, y no tiene por qué ser el indicado. Si tenéis sospecha de que este puede ser el causante aseguraros de descartar los anteriores pues son los más frecuentes. Si seguís con la duda lo más sencillo es preguntarle a vuestra pareja directamente. Solo ella os puede decir que es lo que le está pasando.

Realmente si nos ponemos a pensar la lista de posibles porqués podría ser infinita, estas son a grandes rasgos los factores que más se suelen dar. No olvidéis que el sexo y el deseo forman una parte de la relación que no toda, y que aunque en algunos momentos no vaya tan bien como deseáramos no significa que vuestra pareja vaya mal o que sea el momento de romper.

Si os encontráis en esta situación, lo mejor y lo más fácil es hablar de una forma clara y sincera con vuestra pareja, siempre desde el cariño y el respeto, ya que es muy fácil atacar a la otra persona con esto, y es totalmente contraproducente. E incluso si veis que esto persiste no dudéis en consultar con un sexólogo o un terapeuta de parejas, os puede arrojar bastante luz sobre vuestro problema.

Compartir:

Login