pareja en la playa
Amor & Polvos

6 tipos de polvos veraniegos para olvidar

Raffaella Maria Roberta Pelloni, doña Raffaella Carrá, no dudamos de tu gran sabiduría y de que eres una diva máxima, pero, me da la sensación que lo de hacer el amor en el sur, o en cualquier sitio que no sea el sur, pero, que alcance estas temperaturas, no es tan buen consejo. Incluso me arriesgo a decir que la OMS debe tener algún artículo desaconsejando lo mismo.

Llega el veranito y empiezas a ver que se nota el calor, con el calor sube la temperatura, y obvio, en verano hay más ganas de darle caña al sexo. 

Hay menos ropa, amores de verano, todos somos más sexys en esta época del año, estamos más felices, dedicamos más tiempo al ocio, a conocer gente, a la diversión ¡A vivir!

Las revistas te sacan esos artículos ideales “Lugares para hacer el amor en verano”: En la playa, bajo un cielo de estrellas, en el camping, la naturaleza, la piscina … Es todo tan “Total”.

La realidad del sexo veraniego es tan distinta a lo que nos venden, que no logro entender cómo seguimos idealizando esos artículos, luego llega la hora de ponerlo en práctica y ahí te quiero ver, Maribel.

No nos pueden crear más falsas expectativas, no más.

La gran verdad de triscar en verano es que el roce hace el cariño, pero, también hace el sudor, el olor, el calor ¡Y es pegajoso!

 

El polvo acuático:

Comienza el espectáculo del Circo del Sol, tú que lo intentas rodear con los pies por la cintura, a él le flota el cuerpo y se le levantan las piernas, y a ti ya se te está yendo el cuerpo hacia atrás. Ahora vuestras partes están juntas, pero, vuestras caras ni se ven, dejando evidencia a todos los posibles espectadores, sin ningún disimulo, lo que estáis pretendiendo hacer, que no logrando. Y las partes de vuestros cuerpos que intentáis juntar.

De pronto se te puede ocurrir presionar con tus pies sus muslos e intentar acercarte así, a la vez que con la presión de tus pies, sus piernas queden erguidas, ahora solo te queda agarraros las manos y puede parecer que ya lo tenéis, pero, empiezan a resbalarse tus pies, viene una ola y lo único que conseguís es llevaros un centrifugado de campeonato y que tu chico tenga que esperar un rato para salir del agua, sin haber conseguido nada, ya que de vuestro intento de polvo acuático solo queda la evidencia de que el tanque apunta al campanario…Un puto desastre.

 

El polvo croqueta:

En la playa, en la arena, mejor cuando ya no quede nadie, por supuesto, evitando playas urbanas, mejor las calitas, todo muy romántico, aunque siendo pleno verano, no se te quita el susto que pueda aparecer alguien.

Todo puede parecer muy romántico, con el sonido de las olas de fondo y la luz de la luna alumbrando vuestros cuerpos…Un buen meneo en esas condiciones, puede ser algo que recuerdes para siempre, pero, en la vida real, ese revolcón en la arena, te hace que quedéis rebozados, con arena en orificios del cuerpo que no recordabais que teníais. Y no olvides que luego está el momento de volverse a casa, caminando por la calle o bien hasta el coche como dos croquetas envueltas en pan rallado.

El polvo veraniego en el coche:

De por sí, el follar en un coche es un arte. Un arte que muchos a base de carrilear, conocen y dominan a la perfección, pero, un arte difícil e incómodo, que ha generado más tendones encogidos en los gemelos y dedos de los pies, que todas las elípticas del mundo. A veces pienso, que lo de los calentamientos preliminares deberían incluir estiramientos, pero, no es el tema ahora.

El tema es que por mucho aire acondicionado que pongáis, el coche es un espacio bastante cerrado, y si doblas las piernas, sudan las corvas de las rodillas, hasta parecer que se van a derretir, si estiras las piernas y las sacas por la ventanilla, el aire se va, y das bastante el cante. Si os ponéis sentados, ya sabes lo que ocurre con el techo…Quizá logréis rematar la faena y de paso perder las kcal de la cena. Por supuesto, este polvo no está recomendado bajo ningún concepto antes de las nueve de la noche.

El polvo en la tienda de campaña:

Otro que tampoco se recomienda antes de las nueve de la noche. Ese polvo ansiado, que llevas todo el día queriendo desahogar en la playa, pero, que no habéis podido porque ya sabéis que no es factible.

Ese polvo llega después de la ducha, donde el agua fría os está haciendo evaporar el calor de vuestros cuerpos todo el día al sol ¿Qué es lo mejor que puedes hacer cuando te estás evaporando? Por lógica, meterte en un invernadero, que es lo que viene siendo una tienda de campaña. Modo ironic on…

Ríete tú de Rose y Jack en Titanic en el momento del empañado de cristales del coche…El vapor que se genera dentro de esa tienda, puede abrir mejillones (ja,ja,ja nunca mejor dicho), puede mover locomotoras de vapor del siglo pasado, puede darte para cultivar tomates como un invernadero de Almería…Y lo más beneficioso, toda la ropa que tengáis dentro de la tienda queda planchada…Ahora que lo pienso, este polvo tiene muchas ventajas ¿Y los inconvenientes al final cuáles son? ¿Un golpe de calor de nada? ¿Unos leves mareos? ¿Acaso todo eso no compensa con la apertura de poros efecto sauna?

El polvo en la naturaleza:

Escondidos entre unas retamas, echáis una mantita en el suelo… ¿Perdona? En verano, incluso de noche, la retama está seca, el suelo, aun con la mantita, pincha, los mosquitos se mueven en escuadrones, los sonidos de los animales a lo lejos, algo que aúlla, que grazna, que croa, que zumba,…Y lo peor, algo que se mueve. Escuchas movimientos, ves un arbusto moverse, o dos ojillos iluminarse en la oscuridad…Un fuerte aplauso de mi parte a todos y todas los que logréis concentraros así, pero, yo en esos casos, me ha podido más el miedo que el placer. Aunque bien es cierto, que, en tiempos de guerra, cualquier agujero es trinchera. Y más de una vez, si hay que ir se va, aunque las condiciones no sean las mejores, total ¿Qué son unas cuántas picaduras de mosquito en el culo?

El polvo en la ducha:

Y con este concluyo, que bien podría seguir.  Ahora, me quiero poner seria, los polvos en las duchas y bañeras, por muy chulos que salgan en la tv, nunca son los más cómodos, ahora bien, pueden ser de los más placenteros. Yo estoy muy a favor de los polvos bañeriles , sin restarles dificultad, pero, hay que distinguir follar en la ducha como lugar y follar en la ducha pretendiendo que la vez que triscas te refresque o reste calor de algún modo. Te lo digo ya, NO.

El agua le da a uno u a otro, y al que le cae continuamente el chorro, bien podría ahogarlo. A las chicas, si tenemos el pelo largo, se nos empieza a pegar por la cara cuando nos cae el agua, eso por no contar lo dura que está la pared de la ducha cuando te empotran la espalda una y otra vez ahí, ojo con desnucarse. 

Al que está bajo el chorro, se le pueden arrugar los dedos, y el que no, está pasando calor.

Otra cosa muy importante, que ya la mayoría hemos averiguado, es que, en una bañera convencional, NO CABEN CUATRO PIERNAS ALINEADAS, ni dos adultos de tamaño medio tumbados uno encima del otro…Ojito con los encajonamientos.

 

Señoras, señores, a estas alturas diréis que se me queda detrás el tema del folleteo en piscinas, y no, no me he olvidado. Follar en una piscina, con escaloncitos, una privada, claro, en veranito, con tu crush, tu amor de verano, tu ligue o con quien te de la gana…Eso es una auténtica maravilla.

Para todos los demás, y para mi admirada Rafaella, para hacer bien el amor, hay que venir al sur, tener un aire acondicionado y elegir posturas que no friccionen demasiado ciertas partes del cuerpo con pliegues, para evitar que se peguen, den tirones o se agarren los vellos. Esa, y no otra, es la realidad del folleteo veraniego. Que ustedes (y yo) lo disfruten mucho este año.

Herse H.

 

Compartir:

Login