Un error que cometemos las personas muy a menudo es pensar que una vez que tenemos pareja nuestra sexualidad depende ya única y exclusivamente de esa persona para los restos. Algo que puede ser bastante peligroso y hasta aburrido si me apuras.

Está claro que la actividad sexual se trasforma por completo cuando se tiene pareja, esto nadie lo va a discutir, pero que cambie no quiere decir que tengamos que renunciar a una parte de esta, y menos a una tan importante como es la masturbación.

Muchas personas incluso piensan que la masturbación cuando se tiene pareja es un problema, debido a una serie de falsas creencias:

  • Si lo hace es porque no está satisfecha conmigo: No eres el centro del mundo de nadie y no deberías serlo. Con el placer y el sexo pasa lo mismo, una persona puede disfrutar muchísimo de sus encuentros sexuales en pareja, pero en ocasiones le puede apetecer hacerlo ella sola, tu pareja no está pegada a ti las 24h del día, o simplemente porque es diferente.

    si de verdad, no todo tiene que ver contigo

  • Si se masturba se va a acostumbrar a esa estimulación y yo no voy a ser capaz de igualarlo: Esto lo piensan sobre todo cuando hay juguetes sexuales de por medio. Siento deciros que es totalmente falso. Está claro que un hombre nunca va a vibrar o moverse como un juguete, por eso la estimulación puede ser diferente. Pero el deseo y la excitación que se produce cuando se está con otra persona no hay juguete que la iguale. El sexo con otra persona tiene mil matices y puede ser mucho más placentero sin necesidad de las opciones que da un juguete, y si os apetece podéis haceros un trío con el vibrador, ¡puede ser lo más!
  • Si se masturba luego no tendrá ganas de hacerlo conmigo: vamos a ver, vamos a ver, que el deseo sexual no es una “cosa” que se acaba, me refiero, a que hoy puedes tener mucho deseo sexual y masturbarte o acostarte con una persona, y al día siguiente, a las horas o cuando sea ese deseo puede volver igual, ¡Que no se gasta!
  • Yo no lo hago bien: está claro que como se toca uno mismo nunca va a ser comparable ha como lo hace otra persona, pero volvemos a lo mismo, las situaciones son totalmente diferentes. Lo mismo tú te tocas solo de una forma y la otra persona te toca puntos que tu ni sabias y te mueres también del placer.

 

Por eso, hay que empezar a desterrar todos estos mitos tan negativos sobre el placer y la masturbación. Además, ¿sabías que si te masturbas tendrás un deseo sexual más alto en pareja?

Si, si, como lo oyes. Son muchas las personas que se quejan de que el deseo de su pareja ha decaído o que no es tan alto como le gustaría, y es que desconocemos al final como funciona el deseo.

Yo a mis pacientes se lo explico en consulta de la siguiente manera, tu deseo sexual óptimo es como una carrera de fondo, si tu quieres correr 20km antes tienes que entrenar ¿no?, pues con el deseo pasa lo mismo. Si tú te dedicas a fantasear, leer o ver películas eróticas, te recreas en lo que te gustaría hacer o que te hagan y si te masturbas, estás moviendo y entrenando tu deseo.

En cambio, si solo piensas en sexo en el momento de hacerlo, y por lo general son encuentros más o menos rápidos y/o mecánicos, ¿Cómo esperas que tu deseo sexual sea alto?

No podemos olvidar que el deseo llama al deseo, no podemos pretender obviar esa parte de nosotros, no usarla ni recurrir a ella prácticamente nunca, y luego querer correr la maratón del deseo, es totalmente imposible.

Por eso, mediante la masturbación, lo que hacemos es fomentar y trabajar ese deseo, con las fantasías, con el pensamiento y con el placer de la masturbación lo que hacemos es “lubricar el cerebro” que es el órgano sexual más importante de todos.

Sigue incluyendo la masturbación en tu vida, independientemente de que tengas o no pareja, está claro que en pareja se tiene que reajustar el ritmo, pero eso ya es cosa de cada uno y de cómo te quieras apañar, pero no olvides lo positivo y sano que es.

Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de Pareja

correo: [email protected] instagram: @aidavallesconsulta_