A veces pensamos que esto del sexo en pareja es fácil, que es ponerse y ya, pero nada más lejos de la realidad. En realidad compenetrar con alguien en un ámbito tan íntimo es bastante más complicado de lo que pensamos. Para no parecer un pulpo en un garaje, he creado un par de listas, una con las cosas que no deberíamos hacer en un encuentro erótico en pareja, y otra con las que sí, por si acaso hay por ahí algún/a despistado/a.

QUÉ COSAS NO DECIR NI HACER EN UN ENCUENTRO SEXUAL

No menciones al ex

NO, NO, NO Y NO.

Vamos a ver, no la líes. Hay momentos para todo, incluso para hablar del ex, pero te garantizo que éste no es uno de ellos. Incluso si lo que quieres decir es que tu ex te hacía tal o cual cosa. NO. Puedes decir directamente qué te gusta y el resto te lo ahorras. De verdad, no es necesario.

Hacer todo lo que te apetezca sin preguntar si está gustando y sin saber si la pareja está receptiva a esa estimulación o práctica

Esto podría ser una perfecta definición de violación o abuso sexual, así que NA-NAI.

Decir <<no sabes hacerlo>>, <<no te enteras>>, <<así no>>

¿Quién eres? ¿La Srta Rottenmeier? En su lugar di la opción que sí, no remarques y machaques con la que no. En psicología el refuerzo funciona mucho mejor que el castigo, no daña la autoestima y permite la mejora de la conducta, o dicho de otra forma, si comunicas de forma positiva, la pareja no se sentirá frustrada y aplicará e integrará mejor las prácticas que te gustan.

Tener el móvil encendido.

Y mucho menos coger llamadas y responder a mensajes.

Yo es que esto nunca lo he entendido. O sea, follas pero un poco sólo porque si el móvil suena estás más pendiente de la notificación. NO. O FOLLAS O NO FOLLAS. Hacer las cosas a medias no mola.

Fingir que algo te gusta cuando en realidad no.

Esto es lo más contraproducente del mundo. Si finges que algo te gusta te lo van a seguir haciendo, tontis. Piensa que, a largo plazo, es mejor comunicar dejar claro las cosas que fingir y que tu satisfacción y deseo sexual caigan en picado.

Acceder a mantener relaciones sexuales siempre que a tu pareja le apetezca, aunque a ti no.

Esto es otra vez violación.

Responsabilizarte del placer de tu pareja o dejar que tu pareja se responsabilice de tu propio placer.

Pues no veas tú la carga mental y en cansancio que supone cargar con una responsabilidad que no te corresponde. Cada uno se debe responsabilizar de su propio placer.

Si eres de esas personas que dice cosas como “es que mi pareja no me da orgasmos”, que sepas que esas palabras reflejan más cosas de ti que de tu pareja. No es que tu pareja no te de orgasmos, es que tú no sabes cómo conseguirlos. Bastante tiene tu pareja con tener que descifrar el jeroglífico de tu cuerpo.

Demostrar tus ganas de que la otra persona llegue al orgasmo.

Meter prisa a la otra persona para llegar al orgasmo o mostrar impaciencia hace que la otra persona se desespere y tarde más en llegar al orgasmo.

Hacer gestos insinuando que algo te está cansando.

Personalmente, si estoy con una persona en la cama y se pone, por ejemplo, a resoplar, la echo de mi casa. Nunca me ha pasado, pero si me pasara, no me cortaría un pelo.

Querer recibir placer de la otra persona por mucho tiempo y dar placer por poco tiempo porque no te gusta mucho la práctica.

Si no te gusta es preferible que no lo hagas, si lo haces a desgana la otra persona lo notará y se sentirá mal.

Decir <<esto no me gusta>> y esperar a que aparezca el Espíritu Santo y obre el milagro para que tu pareja adivine qué sí te gusta sin que tú se lo digas.

No compares la realidad con la ficción y te frustres porque no se parezca la primera la segunda

Esto ya lo he dicho muchas veces, pero vamos, que yo lo repito las veces que haga falta: EL PORNO ES FICCIÓN, NO REALIDAD.

No preguntes cosas como <<¿Quién te ha enseñado a hacer esto?>> o <<¿dónde has aprendido a hacer tal cosa?>>

Porque perfectamente tu pareja te puede contestar un <<¿y a ti qué te importa?>> y tener toda la razón del mundo.

QUÉ COSAS SÍ DECIR Y HACER EN UN ENCUENTRO SEXUAL

Decir lo que te gusta y lo que no te gusta

Que cansina soy con esto, pero es que no canso de repetirlo porque aún hay gente que piensa que esto es una tontería. A ver, chiquis, aquí nadie es adivino (con permiso de Aramís Fuster), habrá que hablar para entenderse, ¿no?

Preguntar en el momento si algo está gustando o no

Porque claro, tú imagínate que estás ahí con toda la emoción mientras el otro está mirando el techo con cara de sepia.

Guiar a la pareja con palabras o gestos en tu estimulación propia para que aprenda el movimiento ritmo y presión exacta que a ti te gusta.

Por ejemplo, coger su mano y acompañar con ella el proceso de estimulación estaría bien.

Establecer contacto visual.

Nada une más emocionalmente en un encuentro sexual que eso. Ya sabéis que hay miradas que lo dicen todo.

 

Basado en el capítulo – <<Déjate llevar>> en compañía – del libro “Inteligencia Sexual” (2017). María Esclapez.

 


 

Autora: María Esclapez Cartagena. Psicóloga, Sexóloga y Terapeuta de Parejas.

Contacto: info@diariodeunasexologa.es