Querido diario

Eres demasiado lista para mí

Esta historia comienza como las de casi siempre. Chica conoce a chico en una discoteca. Cuando llega el calor los chicos se enamoran, es la brisa y el sol, acércate, ven mi deseo, te confesaréeeee.Bueno, no como las de casi siempre porque yo soy una chica poco convencional. Soy gorda y transexual. Por lo de trans los chicos no se suelen dar cuenta, por lo de gorda sí se nota, aunque lleve faja, es difícil disimularlo. Pero a mí me encanta ser como soy y tener curvas. Y a quien no le guste, que me coma un michelín.El caso es que a este chico obviamente no le importaban para nada mis curvas porque vino a mí como un toro al color rojo. Me gustó porque era mono y ligaba sin ser pesado ni baboso, así que cuando ya llevábamos un tiempo hablando le solté que era trans.

– Mira, tengo que decirte que yo soy una chica diferente. Yo soy trans.
– Ok, yo soy Javi.


Y me dio dos besos sin hacer ninguna pregunta más. ¿Cómo os quedáis? Pues sí, sorprendentemente hasta la fecha y a pesar del desconocimiento, ningún chico me ha rechazado en directo tras decirle que soy trans, aunque el miedo siempre está ahí.

– Pero has entendido lo que te he dicho? No me llamo trans, quiero decir que soy transexual.
– Ya. Sé lo que es trans. Me gustas tú.


En ese momento hubiera podido sacarme las bragas y tirarlas al techo. Tengo que decir que a mí la sensibilidad en un hombre me pone los pezones como para cortar cristales. Nos liamos a ritmo de Maluma, aunque yo hubiera preferido a Bruce Springsteen para ese momento. Pero en fin, Javi se separó y me dijo al oído.

– No te quiero para un polvo. Quiero conocerte de verdad.

Bueno Javi, vamos a ver. Que aquí nadie ha puesto límite a la cantidad, pero como el chico parecía majete quedamos para conocernos más a base de cafés y cañas a lo largo de la semana. SIN ACOSTARNOS. El chico era mecánico en un taller, bastante divertido y mirad por donde, ya había estado con otra chica trans. Cuál es mi sorpresa cuando al cabo de los días recibo un whatsapp de él en el que me decía:

Lucía, te tengo que contar algo, espero que no te enfades. Sabes que yo estoy buscando algo serio, pero con alguien compatible conmigo, y tú eres demasiado inteligente. Me siento muy tonto cuando hablamos y soy una mierda comparado contigo. Lo siento, pero busco alguien más de mi nivel.
giphy (6)

WHAT????? Osea, esto es el colmo. No me rechazaba por gorda, no me rechazaba por trans. No. Me rechazaba por lista. POR LISTA. Tócate los cojones Mariloles. Encuentro a uno que normaliza la talla grande y la transexualidad, pero lo que quiere es una tonta. Es que a este paso para ligar voy a tener que disfrazarme de oveja.
Pues yo no lo entiendo. No entiendo ese complejo de alguna gente ante la inteligencia en su pareja. A mí me fascinan las mentes brillantes, me quedo embobada oyendo a alguien hablar de un tema que desconozco. En la evolución humana no sé, pero en la involución de algunos creo firmemente. Venimos del mono, pero no hay por qué volver, ¿vale?Así que si te acompleja que alguien sepa más que tú, puerta. Si la inteligencia no te pone, es que eres tonto. 

@LuciaLodermann
 .

Foto destacada

Compartir:

Login