Querido diario

Una gorda embarazada y una doctora Rottweiler


Cuando me quedé embarazada de mi primera hija pesaba 80 kgs y estaba estupenda, pero antes de dar a luz vi los 3 números en la báscula y, pese a que los primeros días fui bajando bastantes kilos, con la ansiedad postparto y la lactancia me puse en 96. Decidí que no quería ir a por el segundo hasta recuperar mi peso inicial y, tachan, a los 9 meses de dar a luz me encontraba en el baño con un predictor en la mano y… podéis imaginaros el resultado.

Cuando llegué a la primera consulta de mi segundo embarazo lo primero que me preguntó la encantadora doctora (modo ironic on) fue cuanto pesaba y yo le dije que 90 kgs. Y su respuesta fue:


– ¿Y a ti te parece normal?


Yo, que ya iba preparada para cualquier clase de desplante en relación al tema del peso le contesté que, teniendo en cuenta que nunca había estado delgada y que tenía un bebé de 10 meses de cuyo embarazo no me había dado tiempo a recuperarme, pues sí, ¡me parecía normal!


La mujer se quedó como chafada, creo que esperaba hacerme sentir fatal y que le pidiera perdón por cometer el pecado de la gula, pero obtuvo una respuesta sin ápice de vergüenza. Me dijo que más me valía no coger más de 6 kgs en todo en el embarazo (teniendo en cuenta que en el anterior cogí 20kgs, sabía que eso significaría adelgazar porque eso es sólo lo que pesa la barrigota). Pasaron los primeros meses y todo iba fenomenal sin ganar peso, hasta que a los 6 meses cogí 4,5 kgs de golpe y porrazo, menudo susto me dio la báscula. Cuando me tocó la siguiente cita iba ya esperando que me pusiera a dieta estricta la señora, pero por suerte para mi, una ginecóloga joven la sustituía y me dijo que iba fenomenal de peso.


Al final del embarazo cogí 11kgs y la Rottweiler no me llegó a poner a dieta, solo me miraba con cara de desaprobación al decirle el peso y me amenazaba con que no me pasara que me ponía a régimen.


¿Por qué a las embarazadas gordas/obesas se nos trata siempre como si fuéramos personas con malos vicios a la hora de comer y sedentarios? No solo la sociedad tiene que abrir su mente, sino también los profesionales sanitarios, que las gordas también podemos tener hijos sanos y criarlos, ya vale de ser tan  despectivos con estos temas. Yo a día de hoy no me encuentro a gusto en mi cuerpo, llevo 8 meses de lactancia y estoy como una bola, entre los kilos y las lorzas en sitios en los que jamás tuve… Pero os digo una cosa, este cuerpo ha traído dos vidas al mundo, sanas y maravillosas. Estoy segura de que en un tiempo volverá a parecer el que era antes,y me seguiré preocupando de mi salud,  aunque jamás a ser el mismo porque cada marca estará para recordarme lo que he sido capaz de hacer, ser madre de dos bebés que llenan cada segundo de mi vida de felicidad.

Mamá Gordi

Compartir:

Login