Querido diario

Momentos que todos debemos vivir

Hace unas semanas cayó una tormenta tremenda. Al principio me resguardé pero después decidí salir. Y en ese momento, empapada de lluvia y saltando en los charcos, me sentí tremendamente feliz. Hacía mucho que no lo hacía, que no saltaba sin importar mojarme los pies. Puede que hubiesen pasado años porque se supone que no se tiene que hacer, porque “ya soy mayor”, porque blablablá. Y miré hacia todos los que estaban resguardados. Tal vez nunca habían hecho eso. Tal vez no compartían lo mismo que yo. O, sencillamente, no sabían que algo así podía alegrarte el día.

Y pensé en todas esas cosas, esos momentos, que sí o sí, deben hacerse, que te alegren días y te asientan por dentro.

–          Saltar en los charcos/ andar bajo la lluvia

Soy de las que nunca llevo paraguas. Vale, con el frío a veces es un problema. Pero con el buen tiempo, por favor, camina y bailotea bajo la lluvia. Sí, te empapas por fuera pero por dentro se va todo lo malo que se te acumuló durante la semana. Da igual la edad que tengas, salta en los charcos.

–          Di cosas bonitas a los demás

Parece una tontería decir “qué guapo estás hoy” o “qué vestido tan bonito” pero ver la sonrisa inesperada que le sale a la otra persona hace que deje de serlo. Deja una nota o unos caramelos sobre la mesa.

–          Ahora, mírate al espejo y di esas cosas buenas a ti

Con la cara lavada, desnúdate y ponte frente al espejo. Mírate. Mira las arrugas, los granos, la celulitis, las estrías. Mira tus ojos grandes, los hoyuelos que te salen al reír, las ojeras de haberte quedado tomando algo en vez de dormir. Eres tú. Mírate y no te digas nada malo, mírate y quiérete.

–          Practica sexo

Con protección. Con quien quieras. Cuando te apetezca. Hazlo y disfrútalo. Folla hasta que te tiemblen las piernas, hasta que al día siguiente te tengas que sentar en el metro porque no tienes fuerzas para ir de pie. Disfruta de la otra piel, de caricias y besos. De sentir a la otra persona lo más cerca que nadie puede estar. Después del sexo las caderas se te quedan contentas y los andares son vaivenes más llevaderos.

2014-12-05-giphy.comsally2-thumb

–          Enamórate

Yo no soy de mariposas en la tripa, eso lo dejo para las pelis y los cuentos. Yo soy de cortocircuitos y de elefantes bailándome en la tripa y en el pecho. Que se me erice la piel con sólo pensar en un nombre. Que me salga sonrisa tonta con un mensaje por la noche. Que cuando le abraces no quieras separarte nunca. Encontrar a un compañero para el viaje del día a día.

–          Desenamórate

Que una historia se termine es difícil, duro. Parece que el mundo se derrumba pero no, no lo hace. Parece que te vas a romper. Pero no, sigues en pie. Llora todo lo que puedas llorar, pero lávate la cara y sigue adelante.  Lo que te conoces al recomponerte el corazón y colocarlo a tu gusto es algo duro pero que se debe vivir.

–          Viaja

Para mí es algo indispensable, obligatorio. Recorre el mundo, ándalo, pruébalo. Sí, depende de dinero, pero trata de visitar ese lugar que mueres por conocer. Yo no pido una vida de lujos, pido una mochila o una maleta y billetes en avión o en tren. Viaja a lugares lejanos, al otro lado del mundo o a un pueblo que tienes al lado. Y cuando no se pueda, recorre las calles de tu ciudad, mira hacia arriba y fíjate en los edificios que nunca habías visto. Aprende a mirar lo que ya conoces.

–          Exprésate

Canta, baila, dibuja, súbete a un escenario, escribe. Da igual que lo hagas mal. Escríbete a ti. Saca todo lo que tienes dentro. Así recolocarás todo lo que sientes y piensas. Escríbete y vuelve a leerte en unos años, cuéntate todo lo que nunca te atreves a decir, ni a ti mismo.

5aa58-once-3

–          Viste como quieras ir

Vístete de colores, rápate la cabeza, tatúate, lleva sólo ropa negra… Sé cómo quieras ser. No importa lo que digan, no importan los años, no importa nada. Importas tú. Manifiéstate cómo quieras, muéstrate como quieras ser. Atrévete a cambiar.

–          Ve al concierto que siempre has querido ir

Que la piel se te erice. Canta las canciones. Llora con el temazo. Emociónate con la última canción. Aplaude hasta que te duelan las manos.

–          Baila mal

Sola o acompañada. En público o en privado. Baila como si nadie te estuviese mirando. Como si fuese la última vez que vayas a bailar. Haz playbacks por casa (o en cualquier lugar). Es la actuación de tu vida. Hay que darlo todo.

–          Lee

Lee. Por dentro todo cambiará.

–          Ve al museo

Ve a un museo. Da igual que no tengas a nadie con quien ir. Da igual que no hayas dado clases de Arte. Ve, camina por los pasillos y observa los cuadros. Para cuando uno de esos cuadros te haga clic por dentro. Obsérvalo y deja que te hable.

–          Vuelve a grabar CDs

Graba un CD con una selección de canciones. Regálaselo a alguien.

Submarine-cassette

–          Escribe cartas

Olvida los mails. Vuelve a coger papel y tinta. Recibir y enviar cartas es lo más cercano y lejano a una conversación que puede haber y es de las cosas más bonitas que la gente ha olvidado hacer.

IMG_20160705_141251

Estas son sólo algunas de las cosas que creo que deben hacerse siempre. Y hay muchas más, claro.

 ¿Cuáles son las tuyas?

images

Imágenes de People react to being called beautiful (Shea Glover), (500) Days of Summer, OnceGirls, Submarine, Amèlie, Garden State.

Compartir:

Login