Querido diario

Porque ser realista no está reñido con ser soñador

 

Si quieres volar, vuela.

Si quieres follar, folla.

Haz lo que quieras, cuando quieras, como quieras.

Hemos venido a este mundo a ser felices, y no hay nada lo suficientemente importante como para no serlo.

No dejes de ser quien eres, ni de hacer lo que quieras hacer por miedo, por temor a lo que otros piensen de ti.

Se sincero contigo mismo, honesto y claro. Lo demás, sobra.

Vivimos en una sociedad en la que nos sentimos juzgados a cada paso que damos. No finjas ser quien no eres.

No seas lo que otros creen que debes ser porque nadie mejor que tú sabe lo que quieres y necesitas.

Vive, disfruta, lucha y ama.

Canta, grita y llora.

Folla, baila, salta.

Si no quieres echar un polvo en la primera cita, no lo hagas, y si te mueres por besarle, bésale.

Si quieres montarte un trío, hazlo, y si quieres cerrar el ‘chirringuito’ hazlo también.

Da igual lo que piensen. Si eres demasiado clara y asusta, es que aún no has encontrado a esa persona lo suficientemente buena, o a lo mejor no tienes intención de encontrarlo, y está bien también.

Sé como eres, deja los miedos a un lado, fluye, sonríe y quédate con quien te haga volar, con quien valore tus defectos y los convierta en virtudes.

Sé realista y soñador, ambos conceptos no están reñidos. Lo más importante es sentirse bien con uno mismo, al final es lo único que nos queda. Sé feliz contigo porque eres quien te va a acompañar el resto de tu vida. Nadie más lo hará. No te falles, date una oportunidad.

Recuerda: No hay nada lo suficientemente importante como para no ser feliz.

La felicidad es una actitud. Levántate con fuerzas y camina pisando fuerte. Sal ahí fuera, construye tu mundo y vuela como un cohete, lleno de energía, capaz de llegar a la luna o a cualquier otro planeta.

Recuerda: Vida solo hay una, y hemos venido a ser felices, intentemos serlo, al menos el tiempo que nos queda.

M.

Compartir:

Login